14F | Elecciones en Cataluña

Los candidatos al 14F discrepan sobre los límites del diálogo, la ley, la democracia y la unilateralidad e insisten en sus líneas rojas sobre pactos postelectorales

Los candidatos al 14F discrepan sobre los límites del diálogo, la ley, la democracia y la unilateralidad e insisten en sus líneas rojas sobre pactos postelectorales

infoLibre

Los candidatos a las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero han discrepado este domingo sobre los límites del diálogo, la ley, los niveles de democracia en Cataluña y en el resto del Estado, y la posibilidad de una declaración unilateral de independencia en el bloque sobre el encaje territorial de Cataluña del debate organizado por RTVE, ha recogido Europa Press.

En el debate han participado el candidato de Cs, Carlos Carrizosa; la de Junts, Laura Borràs; el de ERC, Pere Aragonès; el del PSC, Salvador Illa; la de los comuns, Jéssica Albiach; el número dos de la CUP, Carles Riera; el del PP, Alejandro Fernández; la del PDeCAT, Àngels Chacón; y el de Vox, Ignacio Garriga.

Borràs ha adelantado que lo primero que hará si gana las elecciones es reunirse con ERC y CUP para impulsar una resolución que reactive la declaración unilateral de independencia (DUI), lo que ha levantado recelos de varias formaciones que no le han dado credibilidad.

El primero ha sido Illa, que directamente le ha contestado: "Laura, no te lo crees ni tú que lo harás. Ni una parte se puede imponer sobre la otra ni al revés. Hay que reencontrarse y dialogar dentro de la ley", ha dicho y ha alertado de las falsedades que se pronuncian que están fuera de la ley y que ha comparado con lo sucedido con el trumpismo en EEUU.

Aragonès ha asegurado que el socialista sólo busca los votos de Cs, ha reducido las elecciones a una competición entre él e Illa —al que ha tachado de ser el candidato del PSC, pero también "del PP, de Vox, del Ibex y de la monarquía"— y ha asegurado que el conflicto político solo avanza cuando gana ERC.

Albiach ha concretado que la propuesta de los comuns se basa en una Cataluña republicana fraterna con el resto de pueblos de España y ha advertido de que las vías unilaterales como la que defiende Junts dejan "a medio país atrás".

El cupaire Carles Riera ha criticado por un lado la propuesta de Borràs, y le ha advertido de que no quieren "más independentismo mágico", y por el otro la propuesta que atribuye a Aragonès de la mesa de diálogo, que ha tachado de estéril, y ha exigido un Govern que ejerza la soberanía de Cataluña para garantizar derechos fundamentales para todos.

Carrizosa se ha referido a Junts como la casa grande de la hispanofobia por defender la DUI y ha cuestionado la propuesta de Illa de dialogar dentro de la ley porque considera que el PSC está buscando reeditar un tripartito, además de cuestionar que ERC vaya a seguir los cauces legales cuando esgrimen el lema Ho tornarem a fer (Lo volveremos a hacer).

El conservador Alejandro Fernández ha asegurado que desde el independentismo se ha producido una ruptura de la convivencia entre catalanes y se ha perdido el prestigio de las instituciones y ha asegurado que la situación "solo se puede solucionar con alternancia política real y no con un tripartito".

Chacón también ha criticado la propuesta de Junts: "En qué quedamos, ¿hacemos la DUI el 15 de febrero o en 2025? Basta de engañar a la gente. No nos merecemos más frustración", ha lamentado, y ha apostado por defender la amnistía de los presos del 1-O, tejer una estrategia unitaria del independentismo y un referéndum vinculante con reconocimiento internacional.

Por parte de Vox, Garriga ha replicado a Illa que no se puede dialogar contra "delincuentes metidos a políticos", como define a los líderes independentistas, y ha descrito el proceso independentista como la opresión de una minoría a la mayoría de los catalanes, en sus palabras.

Vetos cruzados

Los candidatos, además, han mostrado durante el debate los vetos cruzados que alejan la posibilidad de un acuerdo que habilite la investidura de un presidente de la Generalitat en un Parlament que se augura atomizado. Así, Carrizosa ha alertado de la posibilidad de que el PSC pacte un tripartito con ERC y los comuns, y se ha ofrecido a Illa para hacer un gobierno constitucionalista: "¿Me cogerá el teléfono?", le ha preguntado tras decir que tiene previsto llamarle tras conocer los resultados del 14 de febrero.

Illa se ha comprometido con hacer un gobierno "de unidad y de reencuentro" que sea nítidamente progresista, aunque no ha concretado con quién pactaría, y ha insistido en que, si gana las elecciones, se presentará a la investidura, a diferencia de lo que hizo Inés Arrimadas (Cs) cuando ganó en 2017.

Aragonès ha insistido en su propuesta de hacer un gobierno amplio con Junts, comuns y CUPcomuns , ya que reivindica a ERC como el único capaz de aglutinar los partidos que defienden la autodeterminación y la amnistía, y ha reprochado a Borràs que alerte de un hipotético tripartito: "Parece de Convèrgencia obsesionada con el tripartito", y ha vuelto a negar un posible pacto con el PSC.

Por su parte, Borràs ha replicado que es ERC quien parece convergente por su política en Madrid de apoyo a algunas medidas del Gobierno, se ha erigido como "la garantía contra tripartitos por activa y por pasiva", y ha recalcado que sólo pactará con partidos independentistas, pero no para conseguir simplemente un Govern con independentistas, sino que sirva para avanzar realmente hacia la independencia.

Pactos sin "xenófobos"

Albiach ha defendido su propuesta de un gobierno progresista con PSC y ERC, y ha reprochado a Aragonès que se plantee formar gobierno con Junts, que lleva en sus listas a miembros "xenófobos", a lo que el candidato republicano ha dicho que en su gobierno no habrá nadie xenófobo, y la candidata de los comuns ha entendido este comentario como un veto a miembros de la lista de Borràs.

Riera no ha especificado con qué partidos pactar, pero se ha postulado como la garantía de que Illa no sea presidente de la Generalitat y de que habrá un gobierno independentistas, en sus palabras, pero que repita el "fracaso" del último Govern formado por Junts y ERC.

Chacón ha planteado al PDeCAT como un "partido clave para el futuro Govern" que esté comprometido con la independencia, pero no a cualquier precio y que no dependa de la CUP.

Desde el PP, Fernández ha insistido en la posibilidad de un cambio que no pase ni por otro gobierno independentista ni por un tripartito de izquierdas, y ha recriminado a Carrizosa que diga tan claramente que quiere pactar con el PSC: "Le advertí de que no se entregara tan abiertamente a Illa porque le dejaría tirado. Lo acaba de hacer".

Garriga, por su parte, ha afirmado que solo pactará "con todos aquellos dispuestos a garantizar la libertad, la prosperidad y la seguridad de los catalanes".

Una encuesta da hasta 32 escaños al PSC con el 22,5% de los votos y hasta 33 a ERC con el 21,2%

Una encuesta da hasta 32 escaños al PSC con el 22,5% de los votos y hasta 33 a ERC con el 21,2%

Más sobre este tema
stats