La portada de mañana
Ver
Tres lecciones comunes de Galicia y Euskadi: los proyectos a largo plazo tienen premio

26M | 'Superdomingo' electoral

El CIS prevé el mayor terremoto político en las comunidades autónomas desde 1995

Pedro Sánchez y Albert Rivera, hace unos días en la Moncloa.

Es un sondeo y, como tal, hay que tomarlo con cautela. Pero, de cumplirse el pronóstico del barómetro del CIS hecho público este jueves para las elecciones del 26 de mayo, España experimentaría la mayor sacudida política a nivel autonómico desde las elecciones de 1995, en las que el PP accedió por primera vez al gobierno de una gran cantidad de comunidades como prólogo a su victoria en las generales del año siguiente. El sondeo del CIS solo garantiza a la derecha el poder en la Región de Murcia, donde podrían sumar las tres derechas para un Gobierno a la andaluza. La izquierda, por su parte, mantendría sus feudos, pero además podría recuperar plazas como la Comunidad de Madrid o La Rioja.

Sin embargo, aunque el pacto del trío de Colón no tendría opciones en ninguna comunidad a excepción de la murciana, Ciudadanos podría erigirse –siempre según el CIS– como el partido clave para pactar al menos otros cinco gobiernos, descontando la Comunidad de Madrid y Baleares, donde ya ha asegurado que nunca apoyaría al PSOE. Es el caso de Castilla y León, donde el barómetro estima que Ciudadanos podría dar la mayoría absoluta al PP en uno de los escenarios más optimistas para ambos, pero donde el partido naranja también sumaría con el PSOE en el supuesto más pesimista para Ciudadanos y más optimista para los socialistas. 

La formación de Albert Rivera también sumaría con el PP en Castilla-La Mancha y La Rioja, en ambas regiones con en el escenario más favorable a los dos partidos. Pero sus votos también podrían servir al PSOE para gobernar, y ese pacto PSOE-Ciudadanos podría darse en otras dos autonomías. Son Asturias (en el escenario más optimista para ambos partidos), y Extremadura (donde los socialistas y la formación naranja tendrían suficiente para sumar sacando el peor resultado de la estimación). No obstante, en esas cuatro comunidades el PSOE no estaría obligado a pactar con Ciudadanos para gobernar, sino que también podría llegar a acuerdos por su izquierda para alcanzar la mayoría absoluta. De hecho, estos pactos le ofrecerían una mayoría más amplia junto a Podemos –y, eventualmente, IU– en el caso de Asturias y Extremadura.

El resto de comunidades, para la izquierda

El PSOE, aunque podría gobernar con Ciudadanos en cuatro autonomías, vería como en otras cuatro solo podría pactar con partidos a su izquierda. Es el caso, por ejemplo, de Aragón, donde a los socialistas les bastaría con llegar a un acuerdo con Podemos, en el escenario más optimista para ambos partidos, aunque también podría tener que recurrir a IU e incluso a la Chunta, si consiguiese el único escaño que se juega.

En Baleares y Canarias, de igual manera, solo habría un pacto viable, según las cifras del barómetro. En el caso del archipiélago balear, la socialista Francina Armengol tendría una cómoda mayoría absoluta pactando con Podemos y los nacionalistas de Més, mientras en el canario la única suma que alcanzaría la mitad más uno de los escaños del parlamento sería la de PSOE, Podemos y Nueva Canarias. Eso sí: en esa comunidad, las tres formaciones tendrían que mejorar el pronóstico más desfavorable de los que incluye el CIS.

De la misma forma, en la Comunidad de Madrid la única suma viable con las estimaciones del barómetro es la que alcanzarían PSOE, Podemos y Más Madrid, que podrían alcanzar la mayoría absoluta incluso casi en el peor de los escenarios para ellos. La derecha de PP, Ciudadanos y Vox no sumaría en ningún caso en uno de los principales feudos conservadores en las últimas décadas: en su previsión más optimista, se quedarían a dos escaños de poder gobernar.

Chequeo a las autonomías antes de las urnas del 26M: del salto económico de Baleares al déficit disparado de Murcia

Chequeo a las autonomías antes de las urnas del 26M: del salto económico de Baleares al déficit disparado de Murcia

Navarra y Cantabria, dos casos particulares

Navarra es la única comunidad en el que el PSOE podría elegir, según el CIS, entre apoyar un gobierno de otro partido o buscar apoyos a su izquierda para alcanzar la presidencia. La suma de sus escaños con los de Navarra Suma (la coalición de UPN, PP y Ciudadanos, que ganaría las elecciones) reuniría la mayoría absoluta, pero el PSOE también podría hacerse con la batuta del Gobierno foral si reuniera el apoyo de Geroa Bai y Podemos, en el escenario más proclive a sus intereses. En el peor de los casos para los socialistas, a esa suma tendrían que unirse los votos de EH Bildu e IU, pero en ningún caso el cuatripartito Geroa Bai–EH Bildu–Podemos–IU que ha gobernado en la última legislatura podría reunir mayoría absoluta.

En Cantabria, por el contrario, la única opción del PSOE para llegar al Gobierno sería ser socio menor del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) de Miguel Ángel Revilla, que sumaría mayoría absoluta si pactase con los socialistas y con Podemos o con Ciudadanos, indistintamente.

Más sobre este tema
stats