Educación

Colegios privados pagan por sus propios informes PISA y se promocionan con los resultados

Aula de un colegio.

El 7 de marzo, en pleno periodo de presentación de solicitudes de matriculación en Andalucía, el colegio privado concertado Nuestra Señora del Pilar, popularmente conocido como Los Marianistas, de Jerez de la Frontera (Cádiz), lanzó la publicación en su página web de los resultados del Informe PISA. No del famoso Informe PISA internacional que la OCDE realizó a alumnos de 15 años de 72 países en 2015 y cuyos resultados, presentados en diciembre del año pasado, se convirtieron en noticia de relumbrón en el ámbito educativo, sino de su propio Informe PISA. "El Pilar-Marianistas obtiene resultados en la prueba 'PISA para centros educativos' similares a los de Finlandia", titulaba el centro en su web y en su nota de prensa, que tuvo repercusión en los medios provinciales. Los Marianistas, centro sostenido con fondos públicos de la Junta de Andalucía, publicita que sus resultados son mejores que los obtenidos por España y Andalucía en el Informe Pisa Internacional.

¿Cómo funcionan estos informes PISA particulares? Aparte del PISA general o internacional, los centros educativos que lo deseen pueden solicitar a la OCDE que se evalúe a sus alumnos de 15 años en el conocido como PISA for Schools. Es por encargo y tiene, como rasgo diferenciador, que no es gratuito, si bien la OCDE no aclara su coste. "Los centros educativos tienen que pagar los costos asociados a la logística de evaluación y elaboración de los informes. La tasa de participación se abona directamente a 2E, Estudios, Evaluaciones e Investigación, empresa acreditada por la OCDE como proveedora de servicios en España. La OCDE no recibe ninguna tasa de participación por parte de los centros educativos", explica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico a infoLibre. Los centros pueden dar publicidad a los resultados, con la única condición –aclara la OCDE– de que se publique el informe completo. Se trata, en teoría, de que la obligación de presentar el informe completo disuada a los centros de hacer una presentación manipulada de sus resultados.

"El principal objetivo de la evaluación es ayudar a preparar planes de mejora", señala la OCDE. No obstante, "los centros educativos pueden compartir sus resultados si lo desean con la condición de que también hagan disponible todo el informe", añade. Nada impide a los centros que contratan el PISA for Schools elaborar sus propias informaciones comparando sus resultados con los obtenidos por los institutos elegidos al azar para el PISA general. "Es interesante conocer que en PISA 2015, son 72 países los que han participado, y en total, más de medio millón de alumnos. En España, el estudio ha abarcado a más de 37.000 alumnos, de un total de 980 centros. En El Pilar-Marianistas fueron 85 alumnos los que se sometieron a la prueba, elegidos al azar por la empresa encargada de realizar el estudio", señalan Los Marianistas en su nota de prensa, en un texto que mezcla los resultados del informe general con el suyo propio. Y añaden: "El Pilar-Marianistas de Jerez obtiene una puntuación de 536, muy por encima de la media española, y de todas las comunidades autónomas, incluso superando por la mínima la mejor media obtenida entre los países participantes en el estudio". Luego la información se detiene en el detalle de cómo Los Marianistas superan en las distintas disciplinas a España y a Andalucía, entre otras comunidades.

En contraste con esta muestra pública de los resultados, la pauta general de las autoridades españolas con respecto a los resultados del Informe PISA es no revelar los nombres de los centros en los que se realiza la evaluación y mucho menos los resultados en cada uno de ellos, con el objeto fundamentalmente de evitar comparaciones y rankings. También a diferencia de la prueba internacional PISA, los centros que realizan el PISA por encargo "reciben un informe individual con información específica del centro comparado con otros centros a nivel nacional e internacional", explica la OCDE. "Además de las puntuaciones en Matemáticas, Lectura y Ciencias, también se proporciona información sobre el ambiente de aprendizaje y el compromiso y la motivación de los estudiantes", añade dicho organismo.

Un informe cuestionado

A pesar de ser objeto de frecuentes críticas provenientes del ámbito educativo, el Informe PISA se ha convertido en el medidor más conocido para evaluar la calidad de la enseñanza. Sus resultados ponen en aprietos a las autoridades de los países y comunidades en los que los resultados son malos y les permiten sacar pecho si son buenos. Los medios de comunicación ofrecen una amplísima cobertura de sus resultados. Los detractores del Informe de la OCDE critican lo que consideran un estrecho alcance de los elementos que son objeto de medición, establecidos sin tener en cuenta las particularidades de los distintos sistemas educativos, que se ven empujados a reordenar sus prioridades para salir bien en la foto del PISA.

El PISA, cuyo rigor metodológico es comúnmente admitido, suele ser en cambio objeto de cuestionamientos por subordinar aspectos clave de la educación pública como la salud, el desarrollo artístico, la conciencia ciudadana, los aspectos creativos y participativos. Los detractores también ponen el énfasis en que el informe, que por lógica acaba ofreciendo mejores resultados en países con mejor renta per cápita, se centra en aspectos cuantitativos y tiene un claro sesgo a favor del papel económico de la educación. La OCDE es una organización dedicada al desarrollo económico, no a las políticas educativas.

300 centros, más de la mitad privados

El PISA for Schools, que cuenta con el reconocimiento expreso del Ministerio de Educación, se ha convertido en un producto especialmente atractivo para centros privados y concertados. Desde 2013, año en que empezó a realizarse en España, lo han solicitado "más de 300 centros", según la OCDE. Alrededor del 40% son públicos, el 42% privados concertados y el 18% privados, explica el organismo para el desarrollo económico.

Las autoridades educativas no realizan un control de qué centros, en base al PISA for Schools, realizan comparaciones y las publican. No obstante, es una práctica que no se da –o es muy desconocida– entre los centros públicos, señalan fuentes educativas. La Asociación de Colegios Privados e Independientes-Círculo de Calidad Educativa (Cicae) sí ha realizado comparaciones. Integrada por más de una veintena de centros privados, esta asociación contrató un informe para 15 de ellos que se hizo público en junio del año pasado y que también tuvo notable resonancia en los medios de comunicación. El aspecto más destacado era siempre que los centros de Cicae superan a Finlandia, país considerado ejemplo de políticas educativas de éxito.

La información elaborada por Cicae sobre la base del informe, que realiza una comparación con respecto a los resultados de España y de las comunidades autónomas en el PISA internacional, continúa encabezando su página web, una práctica que también realizan colegios participantes en sus propias páginas.

"Información importantísima para los padres"

Cicae, consultada por este medio, destaca a través de un portavoz que sus centros obtuvieron "unos resultados espectaculares, y que decidieron utilizarlos como herramienta de comunicación". "Es una información importantísima para los padres a la hora de elegir", señala Cicae, que destaca que se trata de un acto de "transparencia". La intención de Cicae es que sus centros se sometan al estudio cada "dos o tres años". El coste del informe es de unos 3.500 euros por cada centro, según Cicae. No obstante, puede haber descuentos por grupos de centros.

La práctica de la publicidad de resultados de informes PISA por encargo, todavía incipiente, ha sido ya motivo de crítica en el ámbito político. IU denunció públicamente, en el caso de Los Marianistas, su "uso con fines publicitarios en época de matriculaciones”. infoLibre preguntó a la Consejería de Educación, que suele hacer una defensa a ultranza de la discreción en el uso de los datos del Informe PISA, por su opinión acerca de una práctica de estas características en un centro religioso sostenido con fondos públicos, pero no hubo respuesta.

La dirección de Los Marianistas-El Pilar explicó que su propósito es "contar con una evaluación externa, que resulta muy útil para saber cómo van las cosas y mejorar el colegio". Su prioridad, afirma, es "conocer los resultados", no difundirlos. Aboga por ser "muy cautelosos" con el tratamiento de los datos, no comparando colegios con colegios, pero no ve problema en comparar el suyo con la media andaluza y española en el Informe PISA. "Sabemos cómo son nuestros resultados en Bachillerato, porque tenemos la referencia de la selectividad, pero de la ESO no hay evaluaciones externas. Por eso el PISA es muy útil", señala la dirección, que asegura que es importante contar con esta evaluación por "la tranquilidad de los padres". 

Tres colegios concertados católicos de Canarias lanzan una oferta de trabajo de profesores en la que se prima a los hombres

Tres colegios concertados católicos de Canarias lanzan una oferta de trabajo de profesores en la que se prima a los hombres

Más sobre este tema
stats