Barómetro del CIS

El conflicto catalán no altera la posición de los españoles sobre el modelo de Estado

Vecinos del barrio del Born de Barcelona realizan una cacerolada.

El conflicto catalán apenas ha influido en las preferencias de los ciudadanos sobre el modelo de organización territorial. Así lo refleja el barómetro de octubre [consultar, aquí] publicado este martes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que muestra un apoyo mayoritario al Estado de las autonomías. La mayoría de los ciudadanos sigue siendo partidaria de dejar las cosas como están. Esta es la preferencia del 39,2% de los encuestados y, de hecho, esta opción ha experimentado un ligero aumento de 0,9 puntos respecto al mismo sondeo de hace dos años (del 38,3% al citado 39,2%). 

Por otro lado, los partidarios de un Gobierno central sin autonomías se han reducido de manera leve. Si en octubre de 2015 –justo después de las últimas elecciones catalanas a las que las fuerzas soberanistas intentaron dar un aire plebiscitario– un 18,5% de los encuestados apostaba por esa opción, ahora lo hace un 17,5%, apenas un punto menos. Sí ha aumentado, aunque también de forma poco significativa, el porcentaje de ciudadanos que abogan por un modelo en el que las comunidades tengan menor autonomía que ahora. Lo hace en 0,8 puntos porcentuales, desde el 9,9% de hace dos años hasta el 10,7% actual.

En contraposición, un 13,4% responde que prefiere un Estado en el que las autonomías tengan más capacidad de autogobierno que en la actualidad. Este porcentaje sí se ha reducido en tres puntos respecto a hace dos años, cuando estaba en el 16,4%. En conclusión, la opción de mantener el actual marco o incluso con unas comunidades con más autonomía suma un 52,6%, frente al 28,2% de las alternativas más centralistas. Además, un 10,2% de los encuestados apuesta por la opción de un Estado en el que se reconociese a las comunidades autónomas la posibilidad de ser independientes.

El debate sobre la modificación de la organización del Estado empezó a intensificarse en 2012, cuando el entonces president de la Generalitat, Artur Mas, planteó la necesidad de que Cataluña tuviera estructuras de Estado y puso sobre la mesa la posibilidad de convocar un referéndum de autodeterminación. No obstante, el llamado procés soberanista ha llegado a su momento álgido en los últimos meses con la culminación de esa estrategia independentista

El citado estudio del CIS se realizó entre los días 2 y 11 de octubre, de modo que no recoge el efecto de los últimos acontecimientos políticos. Es decir, la proclamación de independencia del Parlament de Cataluña y la tramitación y aplicación del artículo 155 de la Constitución. Y tampoco el encarcelamiento de ocho miembros destituidos del Govern y de los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, así como la huida a Bélgica de Puigdemont y cuatro cosellers cesados.

Variables sociodemográficas

De acuerdo con los datos del CIS, las fórmulas recentralizadoras extremas tienen más apoyos entre sectores rurales, de mayor edad y menos formación. De hecho, la opción de un Estado sin autonomías sólo tiene un respaldo superior al 20% (la media está en el 17,5%) entre los mayores de 65 años, las personas que viven en municipios de hasta 2.000 habitantes, los que no tienen estudios o sólo han completado la educación primaria, así como los agricultores, los trabajadores del sector servicios, los obreros cualificados y los jubilados.

Por ejemplo, entre las personas de mayor edad, casi una de cada cuatro (24,2%) querría un Estado con un único Gobierno central sin comunidades autónomas. Entre los que tienen entre 18 y 24 años esta opción sólo la respalda el 9,7% y entre los que tienen entre 25 y 34 años, el 10,6%. También más del 25% de las personas sin estudios o los trabajadores del campo consideran que sería mejor liquidar el actual modelo autonómico. 

En contraposición, la opción de una organización menos centralista en la que se aumenten las competencias regionales también cuenta con mayor respaldo entre los sectores más dinámicos de la sociedad: los jóvenes de entre 18 y 24 años, las personas que han completado estudios de secundaria, los cuadros medios y las clases altas. Por ejemplo, entre los profesionales y técnicos por cuenta ajena uno de cada cinco defiende esta opción. 

Estas mismas clases altas también son las que admiten en mayor grado que se reconozca la posibilidad de independencia de las comunidades autónomas. Respalda esta opción de 17,4% de los encuestados de esta clase social, por el 10,2% del total. La posición proclive al derecho de autodeterminación también tiene predicamento entre las personas de entre 25 y 34 años, los habitantes de grandes ciudades y los que tienen estudios superiores. 

Por otro lado, la mayoría de los consultados (53,7%) declara sentirse tan español como de su comunidad autónoma; el 16,1%, únicamente español, y el 6,2%, solo de su comunidad. Tampoco estos porcentajes han variado de forma considerable en los últimos dos años. 

Puigdemont emplaza a la UE a apoyar la república catalana frente a Rajoy si el 21D gana el independentismo

Puigdemont emplaza a la UE a apoyar la república catalana frente a Rajoy si el 21D gana el independentismo

Más sobre este tema
stats