PORTADA DE MAÑANA
Ver
El fiscal general se apoya en la sentencia del 'procés' para desmontar las tesis de los fiscales díscolos

La situación en el PP

Los críticos del PP se revuelven contra Montoro

Los críticos con el PP se revuelven contra Montoro

A lo largo de la X legislatura y en lo que va de esta peculiar XI legislatura Cristóbal Montoro ha demostrado tener un don especial. No hay duda, y los diarios de sesiones del Congreso de los Diputados así lo demuestran, de que ha sido el ministro más sacudido por la oposición en las sesiones de control al Gobierno. Pero tampoco hay duda de que ha sido uno de los que más críticas se ha llevado puertas adentro del Partido Popular. En la última semana, estas voces discrepantes o molestas, las de sus propios compañeros, han aflorado con fuerza.

El ministro de Hacienda en funciones se ha convertido de nuevo en el enemigo interno para algunos que comparten con él carné del PP. Su fría reacción al ya bautizado como caso Soria y la filtración de la multa al expresidente José María Aznar ha hecho que, en privado, varios de sus compañeros sospechen de que hay en marcha una campaña de "ajuste de cuentas". Una especie de batalla que, en última instancia, se entiende en clave sucesoria. A Montoro se le incluye entre el grupo de fieles a Mariano Rajoy y a su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, y según interpretan algunos de estos críticos, el entorno del presidente del Gobierno está "muy sensible" a cualquier tipo de movimiento que pueda ser interpretado como un intento de erosionar su liderazgo en un momento político tan delicado. "Estamos en la última fase de negociación para la formación de Gobierno. O, en caso contrario, a las puertas de unas elecciones", señala un destacado dirigente conservador subrayando la importancia de la situación.

"Un hombre de Jaén sin hipotecas"

En el entorno del ministro no entienden las críticas, esa especie de fuego amigo. Y recuerdan que la Agencia Tributaria no atiende a órdenes políticas porque actúa igual con todos. En su entorno apuntan que a Montoro le gusta recordar una frase que Mariano Rajoy le dijo cuando le nombró ministro: "Eres un hombre de Jaén sin hipotecas". "No debe favores a nadie", señala un dirigente que le conoce muy bien.

La reacción de Montoro el viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, cuando se le preguntó por José Manuel Soria, acabó de indignar a quienes creen que desde su posición al frente de Hacienda ha saldado rencillas internas.  "Nadie que haya operado desde paraísos fiscales puede estar en el Gobierno", respondió a una pregunta que inicialmente iba destinada a la número dos del Gobierno. Soraya Sáenz de Santamaría se limitó a suscribir sus palabras, a asentir a su lado. Ella se libraba de verbalizar esa sentencia contra uno de los suyos. Pero ahí quedaba dicho para las hemerotecas.

Montoro, no obstante, puntualizó que está por confirmar que su excompañero haya incurrido en esas prácticas. Pero dejó claro que aquel contra quien haya "indicios legítimos de sospecha" no puede estar en un Gobierno en esa situación. Soria ya le ha contestado en las entrevistas que ha concedido desde que renunció a su cargo señalando que le parece estupendo que le investiguen. Pero que Hacienda no va a encontrar nada en esas pesquisas.

Si las palabras de Montoro ya fueron contundentes por sí mismas, en clave interna fueron interpretadas como un golpe de Montoro y Santamaría al denominado G-8, su sector rival dentro del propio Gobierno y en el que militan, entre otros, el ya exministro de Industria, el ministro de Exteriores o la ministra de Fomento. Durante toda la legislatura han sido frecuentes estas tensiones. De un lado, los más veteranos se han quejado del control que Santamaría ha querido tener sobre todos los aspectos de Moncloa. De otro, los fieles de la mano derecha de Rajoy, no han visto con buenos ojos que los miembros del G-8 se hayan arrogado siempre ser amigos personales del jefe del Ejecutivo para salirse del discurso oficial. José Manuel García-Margallo (Exteriores) ha sido uno de los más censurados por los más jóvenes por "ir por libre".

El 'caso Aznar'

En ese mismo Consejo de Ministros, el titular de Hacienda fue preguntado por la información, adelantada por Okdiario, que apuntaba a que, a raíz de una inspección abierta en 2014, la Agencia Tributaria impuso a Aznar una multa de 70.403,96 euros, por utilizar una sociedad instrumental para ahorrarse el pago de la mitad de los impuestos. Esto, según la citada fuente, le obligó a abonar una liquidación complementaria de 199.052,19 euros por diversas irregularidades fiscales cometidas en los ejercicios 2011 y 2012.

"El Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas no habla de casos concretos. Está prohibido por ley. La información tributaria está reservada. Es confidencial y no puede ser hecha pública", subrayó Montoro en esa rueda de prensa días después de que ya hubiese reconocido una reunión con Aznar en la que, según su versión, habían hablado de política.

En el PP recuerdan que, al igual que con Rajoy, Aznar tiene una relación complicada con Montoro desde hace tiempo. Al titular de Hacienda no le sienta nada bien que el presidente de Faes y su entorno hayan criticado siempre que han tenido la oportunidad su política fiscal.

La red Floridablanca

Montoro no disimuló que los puentes estaban rotos.  Tras dedicarle un "No moleste, estamos operando" en una entrevista concedida al diario El Mundo el pasado 14 octubre, pocos días después se ratificaba así ante un grupo de periodistas: "Esto es como un tiovivo en el que vamos todos, pero hay uno que se bajó y, en vez de irse, se queda mirando y se pone a aconsejar. Ya no está en el caballito blanco, pero no hay manera de que se vaya a su casa".

¿Por qué sale ahora esta información de Aznar? Los fieles al expresidente, pero sobre todo los rivales del ministro, llevan días defendiendo una tesis. Según esta, en el entorno del presidente del Gobierno, y a Montoro se le incluye en este círculo, relacionan al expresidente del Gobierno con los movimientos que piden un congreso del PP urgente para elegir a un nuevo líder. Esta corriente se aglutina en torno a una red denominada Floridablanca, entre cuyos promotores hay antiguos colaboradores de Faes y algún asesor de Esperanza Aguirre en el Ayuntamiento de Madrid.

Para cerrar el círculo de críticos con Montoro está Esperanza Aguirre. La líder de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid no ha ocultado esta semana sus diferencias con Montoro. “La Agencia Tributaria es muy poderosa y cuando está decidida a matar a alguien, lo mata”, titulaba Okdiario la entrevista concedida por la lideresa para promocionar su libro Yo no me callo.

Aguirre se alinea con Aznar

"Me parece impresentable. Que se dé información sobre los contribuyentes, sean quienes sean, me parece totalmente impresentable. Como me ha pedido mi opinión se la doy. No sé quién la ha filtrado, pero me chocaría que el señor Aznar filtrara esta información", respondía preguntada por la noticia sobre Aznar al medio que le había destapado.

Acto seguido se hace a Aguirre la siguiente pregunta: "¿Quién filtró su declaración de la renta?", en alusión a la información desvelada por infoLibre el pasado mayo según la cual, de acuerdo con los datos que constan en Hacienda en 2013, Aguirre ganó 369.000 euros como cazatalentos en Seeliger & Conde y otros 5.000 en juegos de azar.

Aznar acudirá a la Fiscalía por la revelación de su multa y acusa al Gobierno de no defenderle

Aznar acudirá a la Fiscalía por la revelación de su multa y acusa al Gobierno de no defenderle

Nada más conocerse la información, Aguirre telefoneó a Montoro para exigirle la apertura de una investigación interna y, además, planteó una denuncia en Fiscalía. El 2 de julio, Hacienda concluyó que los datos desvelados no habían partido de la Agencia Tributaria.

Esta misma semana, en la presentación de su libro, Aguirre se mostró de nuevo abiertamente a favor de la celebración de primarias para la elección del líder del PP y del candidato a las elecciones y se quejó de que en 2008, en el XVI congreso nacional del PP, se reformaran los estatutos "con nocturnidad" para que Rajoy, además de presidente del partido, fuese candidato a las elecciones que se fuesen a celebrar a partir de ese momento.

Consciente de que no hay tiempo para la convocatoria de un congreso del partido si se celebrasen elecciones el 26 de junio, Aguirre asegura ahora que vería con buenos ojos que se celebrasen unas primarias "no vinculantes" a la presidencia del PP y a candidato a las urnas. A su juicio, esto reforzaría a Mariano Rajoy. No opinan lo mismo desde Génova, sede nacional de la formación conservadora, donde estos días cruzan los dedos para que el caso Soria no les siga salpicando y no estallen nuevos escándalos ni disputas internas.

Más sobre este tema
stats