Elecciones 26J

Podemos culpa de sus resultados a la “campaña del miedo”, el “hastío” y su gestión tras el 20D

Podemos culpa de sus resultados a la "campaña del miedo", el "hastío" y su gestión tras el 20D

Podemos identifica tres factores como los grandes causantes de su mal resultado el pasado 26 de junio: la "campaña del miedo" lanzada contra ellos por sus adversarios políticos, un planteamiento de "polarización" de la campaña electoral que no les funcionó por el "hastío" de parte de los votantes y, también, un trabajo parlamentario tras el 20 de diciembre que pudo desmovilizar a una parte del electorado. Así lo analizaron en sus informes ante la dirección estatal del partido tres dirigentes de primera fila como Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Pablo Echenique, según confirmaron fuentes de Podemos.

La formación morada celebró este sábado una reunión de su Consejo Ciudadano –su máximo órgano entre congresos– con un doble objetivo: sentar las bases de lo que debe ser la nueva estrategia de Podemos y examinar y analizar las causas de unos resultados electorales que no cumplieron las expectativas de la coalición Unidos Podemos, que aspiraba a adelantar al PSOE y convertirse en la fuerza hegemónica de la izquierda en España. En su discurso inicial, el secretario general, Pablo Iglesias, no ha querido ahondar en las causas del batacazo, pero los informes posteriores –debatidos en privado– sí han profundizado en el tema.

El informe más detallado, al estar basado en un estudio demoscópico, fue el que desgranó Bescansa como secretaria de Análisis Político y Social. Fuentes presentes en la reunión explicaron que la dirigente insistió en que el grueso de los votantes que perdió Unidos Podemos en comparación con el 20D –más de un millón con respecto a la suma de Podemos e IU en esas elecciones– optó por abstenerse el 26J, si bien Bescansa admitió que fue en los meses de febrero, marzo y abril cuando se produjo buena parte de esta desmovilización.

El informe de la secretaria de Análisis planteó, no obstante, que es difícil "explorar" las motivaciones concretas que llevaron a esta desmovilización durante esos tres meses, si bien este periodo estuvo protagonizado por las fallidas negociaciones para formar Gobierno. Tal y como adelantó infoLibre, el partido achaca a su gestión de estas conversaciones tras el 20 de diciembre el hecho de que algunos electores –que, según estas fuentes, Bescansa identifica en parte con los que habitualmente no votan– no eligieran por segunda vez su papeleta el 26 de junio. 

Bescansa, además, hizo referencia en su discurso a la efectividad de la "campaña del miedo" desarrollada por los oponentes de Podemos, aseguran las mismas fuentes, que señalan que la dirigente planteó que los ataques "corales" a Unidos Podemos provocaron una movilización de los votantes del PP que perjudicó las aspiraciones de la coalición. A eso se sumó, según sostiene el estudio, el clima de hastío de parte del electorado por la repetición de las elecciones y la sensación de que una mayoría progresista no serviría para desbloquear la situación política por los recelos que existen entre el PSOE y Podemos, que se recrudecieron durante la campaña.

Para la secretaria de Análisis, sin embargo, la coalición con IU no ha sido uno de los factores que ha llevado al mal resultado de la coalición, pese a la correlación que existe entre las zonas donde IU tuvo más apoyo el 20D y aquellas en las que Unidos Podemos ha perdido más votos, según desveló el politólogo Ignacio Sánchez-Cuenca. Fuentes de la dirección sostienen que, para Bescansa, este elemento únicamente permite explicar una pequeña parte de la desmovilización.

"Disonancia" entre las negociaciones y la campaña

El informe de Errejón, por su parte, recoge conclusiones similares, ya que el secretario de Política incluye en sus conclusiones que existió una "disonancia" entre el discurso y el tono empleados durante las negociaciones de investidura y los que Podemos utilizó después en la campaña electoral. Pese a que en ningún momento el informe de Errejón hizo referencia directa a la decisión de Podemos de no apoyar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, el dirigente sí que sostuvo en su discurso que el partido subestimó "el peso de lo institucional", ya que, a su juicio, parte de los electores –fundamentalmente los más mayores y los de zonas más rurales, puntos flacos de Podemos– tienen necesidad de tener "certidumbres" a la hora de votar a un partido que no les ha ofrecido aún suficiente confianza.

Además, Errejón también defendió que la desmovilización, provocada por el "hastío", ha perjudicado fundamentalmente a Unidos Podemos, una fuerza que a juicio del dirigente es más dependiente de los votantes que acuden a las urnas más movilizados e ideologizados por las consignas y argumentos de la formación. Según el informe del secretario de Política, la campaña funcionó bien en términos de polarizar las opciones entre las de un Gobierno de derechas y uno de izquierdas, pero sin embargo fracasó porque no pudo desactivar la movilización de los votantes del PP para apostar por el "orden".

En su informe, Errejón planteó asimismo que, a nivel porcentual, fueron más los votantes de IU –unos 923.000 en diciembre– que de Podemos –casi 3,2 millones, sin contar las confluencias– que optaron por abstenerse el 26J, aunque en términos absolutos las tornas se dan la vuelta. No obstante, el secretario de Política aseguró que la confluencia no ha sido la causa del mal resultado, aunque no haya funcionado como los dirigentes de Podemos e IU esperaban.

Las bases critican los guiños al PSOE

Echenique, por su parte, colgó íntegra su intervención en Facebook a media tarde del sábado. Según informó el secretario de Organización, unos 400 círculos participaron en la encuesta que Podemos realizó entre sus bases para conocer su opinión en relación a los motivos de los malos resultados. Para la militancia, la causa fundamental ha sido "el miedo a que Podemos pueda gobernar", pero también "el discurso socialdemócrata y la mano tendida al PSOE", las noticias que relacionaban a Podemos con Venezuela y "la gestión de las conversaciones de investidura después del 20 de diciembre".

Las bases de Podemos critican, según señaló Echenique en su intervención, el "cambio de discurso" y de "actitud" de la formación a lo largo de los últimos meses, especialmente en relación a los socialistas. "Hablan de que en la breve legislatura se planteó de una manera confrontativa con el PSOE y sin embargo en la campaña le hablábamos de otra forma", señaló el dirigente, que resumió que las bases "piden un discurso más cañero, porque entienden que no lo ha sido y echan de menos" que Podemos no haya tratado de "impugnar los marcos" que sus oponentes políticos dibujaron sobre ellos.

La alianza con IU, que el conjunto de los inscritos en Podemos aprobó de forma aplastante, no es sin embargo tan bien vista por los militantes más movilizados, a tenor de los datos expuestos por Echenique. El secretario de Organización señaló que la coalición es vista como un factor "neutro, ni positivo ni negativo" a la hora de explicar los resultados electorales, pero afirmó que "la coalición no es tan mayoritariamente aprobada" entre los afiliados más involucrados, que se han "quejado de la convivencia con otros partidos", salvo con Equo.

Iglesias: “A veces hemos podido ser víctimas de nuestra propia lucidez”

Iglesias: “A veces hemos podido ser víctimas de nuestra propia lucidez”

Más sobre este tema
stats