La portada de mañana
Ver
El Gobierno sacará adelante el plan de reparación para víctimas de abusos con o sin la Iglesia

Elecciones 26J | Análisis de los resultados

El desplome de Unidos Podemos se concentró en ocho provincias donde perdió casi medio millón de votos

El desplome de Unidos Podemos se concentró en ocho provincias donde perdió medio millón de votos

Las elecciones del 26J se saldaron con el desplome de Unidos Podemos y sus confluencias territoriales, que experimentaron acusados descensos en comparación con los pasados comicios del 20D. La confluencia liderada por Pablo Iglesias perdió más de un millón de votos en relación al mes de diciembre, cuando Podemos e IU se presentaron por separado.

En las ocho circunscripciones donde sufrió un descenso más notable en el porcentaje de votos, la coalición se dejó casi medio millón de sufragios. Se trata de las siguientes: Islas Baleares, Las Palmas, Asturias, Zaragoza, Santa Cruz de Tenerife, Málaga, Cádiz y Madrid, donde la formación acumuló una pérdida de 486.043 votos. Si se tiene en cuenta las provincias donde cayó más de cuatro puntos porcentuales en comparación con el pasado mes de diciembre, la cifra sube hasta 18.

El partido únicamente mejoró el porcentaje de voto en seis provincias o territorios, todos ellos pertenecientes a Cataluña, Euskadi y Navarra, donde el nacionalismo se encuentra tradicionalmente más arraigado. Pese a recabar leves subidas en esas circunscripciones en términos porcentuales, Unidos Podemos no logró ganar votos en ninguna de las 52 del mapa estatal.

LAS OCHO provinciaS críticas

La coalición de izquierdas vivió su mayor desplome en ocho provincias: Islas Baleares, Las Palmas, Asturias, Zaragoza, Santa Cruz de Tenerife, Málaga, Cádiz y Madrid. Proporcionalmente, fueron estas las circunscripciones donde Unidos Podemos sufrió de forma más acusada el fracaso electoral del pasado domingo. Y precisamente en algunas de ellas fue donde IU había obtenido sus mejores resultados tras el 20D, como es el caso de Asturias, Málaga o Madrid.

En Madrid, el apoyo electoral cayó un total de 4,93 puntos porcentuales, uno de los mayores descalabros de la coalición. En número de votos fueron 216.580 papeletas menos para la candidatura.

Cádiz sobrepasó la barrera de los cinco puntos de descenso, con un total de 5,07 menos que en el 20D, lo que se tradujo en 39.751 votos perdidos. Por detrás, otra provincia andaluza se posicionó como uno de los territorios donde Unidos Podemos perdió más apoyo. Málaga dejó a la formación de Iglesias y Garzón con 5,10 puntos menos, perdiendo un total de 46.118 votos.

En Santa Cruz de Tenerife, la coalición perdió 5,30 puntos en comparación con los comicios celebrados hace seis meses, lo que les dejó con una brecha de 25.801 votos menos. A niveles similares a los de la isla, Zaragoza registró una caídas de 5,51 puntos porcentuales, equivalentes a 34.107 sufragios menos. Por su parte, la situación en Asturias para la formación supuso un descenso de 6,01 puntos y 45.509 votos.

Finalmente, otras dos islas destacan en el ranking de los peores resultados para la formación: Las Palmas y Baleares. La primera, con 6,92 puntos menos que en el 20D –39.033 papeletas–, y la segunda con 7,06 puntos por debajo del resultado cosechado en diciembre –39.144 electores menos–.

18 circunscripciones bajan más del 4%

La caída generaliza de la formación es especialmente llamativa, además, en otras diez provincias donde el pasado domingo registró descensos de cuatro o más puntos porcentuales. La capital andaluza, Sevilla, sufrió exactamente una bajada de cuatro puntos respecto al 20D, cuando la suma entre Podemos e IU había conseguido el 24,75% del apoyo electoral. 

En Huesca, la formación de izquierdas descendió en 4,08 puntos porcentuales, de modo que pasó del 23,23% de los votos al 19,15%. A muy poca distancia, Valencia quedó marcada por un descenso de Unidos Podemos de 4,09 puntos, pasando de un 31,79% al actual 27,70%.

En Soria la coalición entre Garzón e Iglesias mudó del 19,61% de electores al 15,26%, lo que supuso una caída de 4,35 puntos. Valladolid, por su parte, registró un descenso de 4,46 puntos, tras pasar del 20,73% a no superar el 16,27% de apoyos.

En Ceuta, uno de los mayores feudos del Partido Popular, el partido había conseguido el 15,38% de los votos tras las elecciones del 20D. El pasado domingo, la coalición perdió 4,48 puntos porcentuales, quedándose con el 10,9% de las papeletas. Un descenso similar fue el que se registró en Burgos, territorio en el que perdió 4,58 puntos, pasando del 21,77% al 17,19% de los sufragios.

Otra de las circunscripciones donde Unidos Podemos bajó más de cuatro puntos fue Cantabria, donde la coalición quedó 4,6 puntos por debajo de los resultados alcanzados en diciembre: pasó del 22,29% de los votos al 17,69%. En Zamora la caída para la coalición fue de 4,81 puntos –del 18,89% al 14,08%–, mientras que en León fueron 4,84 puntos de descenso –del 22,38% al 17,54%–.

Resistencia en territorios nacionalistas

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se mostró categórico en su valoración tras el escrutinio del pasado domingo: "No son unos buenos resultados" ni los que la coalición "esperaba". Si se atiende al porcentaje de votos, la coalición obtuvo ligeras mejoras en seis territorios, aunque el número de sufragios obtenido no medró en ninguna de las 52 circunscripciones electorales que existen en España. Únicamente dos provincias registraron pérdidas por debajo de los mil votos: Lleida –con un descenso de 564– y Melilla –con 943 sufragios menos que hace seis meses–.

La formación, por contra, sí registró mejoras en seis circunscripciones en cuanto al porcentaje de votos. Todas ellas, precisamente, territorios donde existe un mayor arraigo nacionalista. En Lleida, la confluencia En Comú Podem consiguió un ascenso de 1,27 puntos respecto al 20D, seguida de cerca por Navarra, con una mejora de 1,24 puntos, y por Tarragona, donde se registró una subida de 1,20 puntos.

También en Cataluña, En Comú Podem logró una leve subida de 1,04 puntos en la provincia de Girona, que pasó del 16,26% de votos en diciembre al 17,30% en junio. Por debajo de ellas, Gipuzkoa experimentó un ascenso de Unidos Podemos con el 28,54% de los votos, casi medio punto más que durante los pasados comicios –concretamente 0,49 puntos–. De nuevo en Euskadi, Álava registró un ligero aumento para la coalición, de 0,05 puntos, pasando del 30,82% al 30,87% del apoyo electoral.

Este cuadro se completa con las provincias de Bizkaia y Barcelona, que si bien no alcanzaron ascensos en el porcentaje de votos, fueron las dos circunscripciones con un descenso menor: 0,06 puntos menos en la primera y 0,65 en la segunda.

En definitiva, las ocho provincias donde Unidos Podemos resistió mejor fueron las cuatro catalanas, las tres vascas y Navarra, exactamente aquellas donde existe una tradición nacionalista consolidada.

El PSOE mantiene la segunda plaza en escaños y votos ante Podemos

El PSOE mantiene la segunda plaza en escaños y votos ante Podemos

___________________

EDICIÓN:

En varios pasajes de la primera versión de este artículo se utilizó por error el término "décimas" cuando en realidad se trataba de "puntos", como amablemente nos hizo saber uno de nuestros lectores, Jordi Grau.

Más sobre este tema
stats