Consulta catalana 2014

La Diada vuelve a mostrar las contradicciones dentro del PSC

Miquel Iceta vota con los miembros de su nueva ejecutiva, presidida por Àngel Ros, en la clausura del congreso extraordinario del PSC, este 19 de julio.

El 11 de septiembre, habrá varias Diadas y varios PSCDiadas . Un PSC acudirá a la manifestación soberanista –y que formará una V en el centro de Barcelona–, otro asistirá a las movilizaciones alternativas convocadas por Societat Civil Catalana –una entidad contraria a la independencia de Cataluña– y otro se quedará en casa. El 11-S volverá a evidenciar las distintas sensibilidades dentro de un partido muy azotado ya por el debate público sobre la consulta del 9 de noviembre. La dirección del partido, sin embargo, cree que las distintas posiciones no son prueba de división, sino de la "pluralidad" interna y recuerda que el nuevo primer secretario, Miquel Iceta, anunció que dejaría libertad a la militancia para acudir a la marcha que quisiera, con la intención de no disparar la tensión con los críticos.

Ayer viernes Societat Civil Catalana (SCC) confirmó una información avanzada por La Vanguardia: que la exministra de Defensa Carme Chacón, actual secretaria de Relaciones Internacionales en la ejecutiva socialista de Pedro Sánchez, acudirá a la movilización que la entidad organizará en Tarragona bajo el lema Recuperem el seny, recuperem la senyera, en defensa de una enseña que "une a los catalanes", por contraste con la estelada independentista. La marcha en Tarragona contará también con la asistencia de miembros de otros partidos, como Albert Rivera, líder de Ciudadanos (C's), Enric Millo (PP) y Ramón de Veciana (UPyD). Asimismo, el exministro socialista Josep Borrell dará apoyo a SCC en su presentación en Lleida el próximo 19 de septiembre, en la Seu Vella. 

La secretaria de Organización del PSC, Assumpta Escarp, enmarcó la noticia relacionada con Chacón como una decisión personal. La exdiputada "puede ir a la manifestación de la Diada que más encaje con su pensamiento a título personal". Escarp añadió que el PSC acudirá a los actos institucionales convocados por la Generalitat. Y "luego, a título individual la gente puede ir donde quiera". Fue la responsable del aparato la que recordó que Iceta había advertido de que no se sancionaría a aquellos que optasen por ir a la manifestación promovida por las organizaciones soberanistas en apoyo de la consulta del 9-N, Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. Ambas han diseñado una concentración con forma de V en la capital condal, entre la avenida Diagonal y la Gran Via de les Corts Catalanes para la que no habría aún suficientes inscritos

"Lo que ha ocurrido es que la ANC ha monopolizado las celebraciones de la Diada. Pero la de SCC también expresa la visión catalanista del PSC. A fin de cuentas, el vicepresidente de la entidad, Quim Coll, es un militante nuestro. Tenemos a gente que se siente más cómoda en la manifestación de Societat Civil Catalana, y otros que están de acuerdo con la V, por la defensa de la consulta, del derecho a decidir –esgrimen fuentes próximas a Iceta–. Los argumentos de unos y otros serán muy parecidos, cambiar el statu quo, la relación entre Cataluña y España". Para el equipo del primer secretario, la presencia de sus dirigentes en actos totalmente contrapuestos "enriquece". "Muestra lo que somos: un PSC que siempre ha encarnado la transversalidad, la pluralidad", abundan estas fuentes. 

Manifiesto redactado por Ros y Balmón

El PSC abandera, de la mano del PSOE, una reforma constitucional para hacer de España un Estado federal. Pero también está a favor –y esto le separa de Ferraz– de la consulta, siempre que sea legal y acordada. Una posición que quedará plasmada de nuevo en el manifiesto que los socialistas están preparando para el 11-S, para remarcar su apuesta propia, distinta al soberanismo de los partidos proconsulta (CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP) y al "inmovilismo" de PP y Ciudadanos. De la redacción del texto se encargan el presidente del PSC, Àngel Ros –alcalde de Lleida–, y el secretario de Coordinación Institucional, Antonio Balmón, representantes de las dos almas del partido, la soberanista y la más oficialista. 

La cúpula del PSC no ha decidido aún qué hará el 11-S, más allá de asistir a los actos convocados por el Govern, aunque fuentes de la dirección avanzan que lo más probable es que el núcleo duro no acuda a ninguna movilización. Ni a la de ANC y Òmnium ni a la de SCC. También podría decidir enviar una pequeña comitiva a cada una de ellas. El lunes se fijará posición en la reunión del secretariado de la formación. 

La V en Barcelona sí contará con la presencia activa de Moviment Catalunya, una plataforma nacida el pasado julio y que agrupa a dirigentes y exdirigentes críticos del PSC, como las diputadas Marina Geli y Núria Ventura; los exconsellers Antoni Castells, Joaquim Nadal y Montserrat Tura y el propio presidente del PSC, Àngel Ros. Moviment pidió su ingreso en el Pacte Nacional pel Dret a Decidirpidió –la mesa de diálogo en la que se sientan el Govern y los partidos y entidades que apoyan la consulta– a su coordinador, Joan Rigol, y este dio su visto bueno. Fuentes de la plataforma confirmaron ayer a este diario que los organizadores de la cadena humana ya les han asignado un tramo de la V. Desde el otro lado, en el entorno de Chacón se subraya que el PSC "no es independentista" y que ha decidido sumarse "a la Diada del entendimiento y contra la ruptura". 

Primer paso hacia la fusión de NECat y Avancem

La celebración de 11-S discurrirá en paralelo a la recomposición de la minoría del espacio socialista de cara a las municipales de mayo de 2015. El próximo 28 de agosto Palamós (Girona) acogerá una jornada de debate, titulada La Catalunya que ve, la democràcia que volem, organizada a medias por Nova Esquerra Catalana (NECat) y Avancem. El primero es el partido fundado en 2012 por el exconseller Ernest Maragall, hermano del expresident Pasqual Maragall, y la segunda es una asociación que aglutina a parte del minoritario sector crítico del PSC, encabezado por el diputado Joan Ignasi Elena, que en junio anunció su marcha de la formación, aunque no dejó su escaño en el Parlament. El encuentro servirá para visualizar los primeros pasos hacia la confluencia de las dos marcas. Una convergencia que, previsiblemente, se sellará en un congreso fundacional en noviembre. Como reconocieron Elena y Maragall a este diario, la fusión de NECat y Avancem sería el camino óptimo y hacia el que están dirigiéndose. 

Ambas desearían poder atraerse a Moviment Catalunya. Pero esa opción es mucho más complicada, dado que la plataforma aún no ha decidido qué hacer. El 6 de septiembre celebrará una asamblea en las Cotxeres de Sants (Barcelona) para dibujar su estructura y su ponencia política y comenzar a despejar la incógnita de si se presenta con el PSC en las municipales o si compite electoralmente con él. Distintas fuentes de Moviment reconocían este viernes que hay división de opiniones. Ros ya ha remarcado cuál es su línea roja: no participará en ninguna iniciativa que suponga enfrentar listas con el PSC. Como ayer reiteraba a infoLibre, cree que Moviment ha de servir para "ampliar el espacio socialista", para presentar candidaturas en aquellas zonas donde la marca del partido está más desgastada, pero no para rivalizar con él, porque Cataluña sigue necesitando "un PSC fuerte", más ahora que CiU, la otra formación troncal de la comunidad, "está más débil" por el caso Pujol. Ros, confirmado como cabeza de lista para Lleida, no descarta no obstante la escisión dentro de la plataforma. 

Alianzas con ERC o ICV

La posición del regidor leridano es compartida, con matices, por su compañera Marina Geli, pero no por otros miembros de Moviment como Tura, Nadal o Jordi Martí, que compitió (y perdió) en las primarias a la Alcaldía de Barcelona. "Es verdad que el hecho de que Chacón vaya a la manifestación de Societat Civil resulta contradictorio y difícil de digerir. Pero tenemos que gestionar la cuestión de qué hacemos en el futuro en un panorama nuevo totalmente, como es el caso Pujol, que ha debilitado mucho a CiU. Hay muchas cosas en juego, y además hay gente que creemos que no debemos casarnos con ERC, como entienden en Avancem y NECat", aseguraban desde el círculo de la exconsellera y diputada Geli. Martí ve en cambio "probable" la competencia electoral con el PSC "sobre todo en algunas zonas", porque aunque las formas de la dirección hayan cambiado con el relevo de Pere Navarro por Miquel Iceta, "el fondo es el mismo", el no a la consulta. 

En Avancem y en NECat están persuadidos, mientras, de que el choque será inevitable. Ambos inciden en que lo que ahora se está gestando es la "reconstrucción del espacio socialista", horadado, a su juicio, por el rechazo a la consulta impulsado por la dirección. Maragall incide en que ese nuevo espacio "no puede conformarse con ser un elemento decorativo del PSC". Es decir, no cabe la pretensión, defendida por Ros, de que Moviment pueda ser algo semejante a Ciutadans pel Canvi, la plataforma que nació en 1999 para ayudar a la victoria de Pasqual Maragall y que se disolvió en 2011. "Se trata de construir una gran fuerza de las izquierdas catalanas, autónoma, sin subordinación [al PSOE], a lo grande", apuntaba el exconseller. Él es uno de los defensores de una eventual alianza de la nueva formación socialista con ERC o ICV, dado que son los "socios naturales". Nada sorprendente, porque él mismo concurrió como número dos en las europeas en la lista de los republicanos, y obtuvo con ella escaño de eurodiputado. 

¿Y qué va a hacer el PSC? Intentar presentar el mayor número de listas posible en toda Cataluña. "No veríamos mal que los candidatos se presentasen bajo el nombre de Moviment Catalunya si se sienten más cómodos con esas siglas. Pero la línea roja es que Moviment no compita con el PSC. Si compite, no hay nada que hacer", afirman desde el entorno de Iceta. En la dirección no prevén muchas más fugas tras la marcha reciente de Avancem y la pasada de NECat, porque las cartas están sobre la mesa y la posición del partido, pese al aterrizaje del nuevo primer secretario, no ha cambiado respecto a la consulta. "Quien ha tomado la decisión de irse ya lo ha hecho". Los socialistas catalanes estiman que lo peor de su temporal interno ha pasado y que su camino, el federalismo, acabará engrosándose y abriéndose hueco. 

50 miembros de PxC se van de la ofrenda sin oír el himno porque la orquesta se niega a tocar

50 miembros de PxC se van de la ofrenda sin oír el himno porque la orquesta se niega a tocar

Más sobre este tema
stats