18º Congreso del PP de Galicia

Feijóo pide al partido “proteger” la “máquina imparable del PP” de Ayuso

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en la. clausura del 18º Congreso del partido en Galicia.

Alberto Núñez Feijóo está encantado con la potencia del PP de Madrid y, sobre todo, con el entusiasmo que despierta la presidenta Isabel Díaz Ayuso entre sus seguidores y la inmensa mayoría de la derecha. 

La sintonía entre ella y el nuevo líder del PP quedó patente este sábado en la clausura del 17º Congreso regional del partido, igual que la voluntad de Feijóo de pasar por alto las disonancias con su propio discurso de las que hace gala Ayuso, muchas de ellas de fondo. 

De ello volvió a hablar este domingo en Pontevedra para dejar claro que, ni por asomo, va a prestarles atención.“ Ayer estuve en Madrid”, la ciudad a la que acaba de mudarse y “donde francamente nos lo pasamos muy bien”. “Muy bien”, enfatizó para despejar cualquier duda sobre su comunión con Ayuso. “Yo ya sé que a algunos les molesta. Pues que esperen”, zanjó. “Porque Madrid es una máquina del PP imparable y nosotros vamos a proteger las máquinas del PP”, sentenció en el 18º Congreso del partido en Galicia.

Con las encuestas soplando a favor, el nuevo líder del PP se siente cómodo con el PP que tiene. Prueba de ello es que este lunes la dirección confirmará las portavocías de Cuca Gamarra en el Congreso, de Javier Maroto en el Senado y de Dolors Montserrat en el Parlamento Europeo, los mismo que eligió el defenestrado Pablo Casado.

 El congreso gallego era una ceremonia de trámite, organizada para oficializar el traspaso de poder a Alfonso Rueda, quien fue durante trece años el escudero de Feijóo, primero en el partido y después en la Xunta, y a quien quiso traspasar el poder evocando las palabras de Manuel Fraga en el congreso que hizo presidente del PP a José María Aznar: “Aquí no hay tutelas ni tu tía; hay un presidente, un líder y un proyecto”, proclamó dando a entender que, a partir de ahora, será su sucesor, Alfonso Rueda, quien tome las decisiones en Galicia y, sobre todo, quien asuma la responsabilidad de reconquistar las ciudades gallegas en las municipales del año que viene, el principal fracaso que Feijóo deja en su comunidad antes de asumir la responsabilidad de liderar el partido en toda España. 

Y no sólo eso. No habrá elecciones en Galicia hasta 2024, pero igual que hizo con Ayuso el sábado en Madrid, Feijóo le puso deberes a Rueda: conseguir una quinta mayoría absoluta consecutiva. Un objetivo que, en realidad, en el PP gallego todo el mundo da por seguro si Feijóo conquista la Moncloa en 2023, pero que puede estar en peligro si es él el que fracasa.

Para conservar el poder y avanzar allí donde todavía no lo ha conquistado, Feijóo propuso una receta aparentemente simple. “Unirnos mucho”, ponerse “a trabajar y a construir un proyecto” como el PP gallego hizo bajo su mandato porque “no se vota por inercias, se vota si hay una expectativa de mejora. Nadie tiene los votos de hace cuatro años, los contadores están a cero”, advirtió. “Cuando perdemos la unión, el servicio y la confianza nos va mal”.

Prepararse para las elecciones

El partido, advirtió el líder del PP, debe estar preparado, porque según él habrá elecciones en cuanto Esquerra, Bildu o Yolanda Díaz quieran, en referencia a los socios con los que el PSOE de Pedro Sánchez está sacando adelante la legislatura.

Teniendo eso presente, Feijóo reclamó “un partido formado por los mejores. Con principios. No se trata solo de llegar, se trata de cuidar cómo se llega. Para permanecer en la meta mucho tiempo”. Un partido en el que “quepa más gente” porque es de forma inclusiva como “se construyen mayorías”. “Estamos para gobernar mejor, para gestionar mejor, para respetar más, para no insultarnos nunca, para proteger las instituciones, para que el Gobierno no esté por encima del Estado y para que el presidente del Gobierno sea el primer español. No para estar, estamos para servir”, proclamó.

“Cuando haya dificultades en España, Galicia será un camino”, subrayó Feijóo, prometiendo que su compromiso es “seguir haciendo una buena política autonómica” desde la Presidencia del Gobierno de España. “Así fortaleceremos España, la nación, la Constitución y el pueblo español“, argumentó.

Alfonso Rueda, su sucesor y desde hace algo más de una semana el nuevo presidente de la Xunta, preñó de exigencias su primer discurso al frente del PP de Galicia. Desde un sistema de financiación “justo” a un reparto de los fondos europeos sin “discriminación”.

Rueda, cuyo historial está íntimamente ligado al de Feijóo, que le fichó cuando estaba en la oposición y le hizo su número dos en la Xunta durante trece años, obtuvo este domingo el cargo de líder del PP gallego con el 97,2% de los votos —era el único candidato—. Nadie ha osado discutir las decisión de Feijóo de dejarle el partido en herencia. El único que amagó con hacerlo, el presidente del partido en A Coruña y responsable del comité electoral del PP nacional, Diego Calvo, aplaudió con desgana el discurso del nuevo presidente del PP gallego. Su momento, según la mayoría de los observadores consultados por infoLibre, llegará en 2024 si Rueda no consigue conservar el Gobierno de la Xunta. 

“No podemos tolerar la más mínima discriminación, no podemos tolerar cómo se trata a Galicia en el reparto de los fondos” europeos, censuró Rueda saliéndose como Ayuso del guion marcado por Feijóo, que deja a los barones libertad absoluta para combatir como les plazca al Gobierno central.

Cerrada su sucesión, Feijóo tomó un avión y aterrizó definitivamente en Madrid.

Feijóo fija como objetivo para Ayuso conseguir mayoría absoluta en las elecciones de Madrid de 2023

Feijóo fija como objetivo para Ayuso conseguir mayoría absoluta en las elecciones de Madrid de 2023

Más sobre este tema
stats