Caso Serrano

Francisco Serrano deja Vox tras la querella de la Fiscalía por el fraude de subvenciones destapado por infoLibre

El parlamentario andaluz Francisco Serrano.

Acorralado por un caso de posible fraude de subvenciones, Francisco Serrano, hasta ahora presidente del grupo parlamentario de Vox en Andalucía, ha anunciado que deja dicho grupo y la militancia del partido de Santiago Abascal. Lo hace después de que la Fiscalía Superior de Andalucía presentase una querella criminal contra él por fraude de subvenciones, un caso desvelado por infoLibre [ver aquí el dosier]. Serrano no deja su escaño, lo que le permitirá mantener su condición aforado. El juez, en el arranque de su trayectoria política, afirmaba: "Lo peor que le puede" pasar "a un político corrupto no es que le pillen sino perder su aforamiento y ser juzgado por jueces independientes". Serrano, que se había presentado a sí mismo como azote de las "paguitas" y guardián de la limpieza en política, está en una situación difícil de sostener. Ha optado por una solución intermedia: sigue en su escaño, pero sale de Vox.

Serrano, dos veces candidato del partido ultraderechista a la presidencia de la Junta, en 2015 y 2018, ha anunciado este miércoles que abandona el grupo, aunque mantendrá el acta como diputado no adscrito. También anuncia que se ha dado de bajar del partido de Santiago Abascal, todo después de que la Fiscalía Superior de Andalucía haya formulado una querella contra él por presunto fraude de subvenciones.

El juez en excedencia y abogado de familia, en un escrito remitido a Europa Press, asegura que toma estas decisiones "para evitar que la necesaria labor de regeneración que necesita Andalucía y que abandera Vox se vea manchada por las acusaciones de las que estoy siendo víctima". Serrano sigue sin aclarar interrogantes clave del caso, como cuál fue el destino del dinero público recibido por su empresa, casi 2,5 millones de euros.

Serrano se va al grupo de no adscritos para proteger a Vox, según su explicación. También ha solicitado su baja como afiliado de Vox para que su pertenencia política a esta formación no pueda ser usada "como arma contra el partido". La decisión de Serrano llega después de que la Fiscalía Superior de Andalucía haya informado de que ha interpuesto este miércoles una querella ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) contra Serrano al atisbar indicios de un presunto delito de fraude de subvenciones con relación a la ayuda estatal recibida en 2016 por la sociedad Bio Wood Niebla.

Serrano es el segundo diputado que accedió a la Cámara autonómica de la mano de Vox que ha decidido dejar el grupo parlamentario. De 12 diputados, han pasado a diez. Antes que él, Luz Belinda Rodríguez, que concurrió por la provincia de Almería, decidió a principios de año romper relaciones con el partido de Santiago Abascal y solicitó pasar a ser no adscrita tras interponer una denuncia ante la Policía Nacional contra sus compañeros y asegurar que ha sufrido "acoso laboral".

Una ayuda sin devolver

La investigación policial y luego penal parte de las informaciones publicadas desde el mes de octubre por infoLibre, que desvelaron que Bio Wood Niebla SL, con un capital inflado por una aportación falsa de maquinaria industrial, recibió una ayuda pública de casi 2,5 millones que no ha devuelto para construir una fábrica que quedó sin terminar. Los hechos destapados hicieron saltar las alertas de la Policía Nacional, que los puso en conocimiento del Ministerio Público. La Fiscalía ya consideró en noviembre que había material suficiente para investigar un posible fraude de subvenciones, que Serrano siempre ha negado [ver aquí una cronología].

El caso Serrano arranca con una convocatoria de apoyos financieros del Ministerio de Industria hace ya más de cuatro años. Las ayudas fueron convocadas el 9 de marzo de 2016. Sólo 21 días después, el 30 de marzo, Serrano –a través de su despacho de abogados– y un socio, Enrique Pelegrín, constituyeron Bio Wood Niebla SL, con un capital inicial de 1.245.000 euros. El 60% de la empresa era propiedad del bufete legal de Serrano y el 40% de Pelegrín, su socio en esta aventura empresarial. Hay un tercer impulsor de la empresa, Javier López, que no figura como administrador de Bio Wood Niebla pero que el propio Serrano cita como "promotor e ideólogo" del proyecto.

El 99,43% del valor de la empresa (1.238.000 euros) radicaba en la maquinaria: un secadero para biomasa aportado por el despacho de Serrano y tres granuladoras aportadas por Pelegrín. Una maquinaria que, según admitió Serrano a raíz de la primera información sobre el caso publicada por este periódico, en realidad no había sido adquirida ni cuando la ayuda fue solicitada ni cuando fue concedida. Esta información, que fue trasladada en una denuncia a la Policía por Rubén Sánchez, vicepresidente de Facua, llamó la atención del grupo de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF).

Bio Wood Niebla SL solicitó un préstamo a Industria para una fábrica de pellets en la localidad de Niebla (Huelva). Industria le concedió la ayuda el 24 de noviembre de 2016. Al mes siguiente, concretamente el 30 de diciembre, Bio Wood Niebla SL hizo una reducción de capital, consistente en la devolución a los socios de la maquinaria aportada, con lo cual el valor de la empresa se reducía de 1.245.000 a 7.000 euros. Se trataba, según ha declarado Serrano, de un movimiento para "ajustarnos a la legalidad". El problema es que el “ajuste” se produjo una vez concedida la ayuda de 2,48 millones de Industria (24 de noviembre de 2016), que no ha sido devuelta. El falseamiento del capital de la empresa fue clave para obtener la ayuda. Todos estos hechos los fue desvelando este periódico en sucesivas informaciones.

La factoría tendría que estar terminada desde mayo de 2018 y la inversión tendría que estar justificada desde agosto de 2018, según el Ministerio de Industria. Pero no ha ocurrido a tiempo ni lo uno ni lo otro, por lo que Industria reclamó el dinero a Bio Wood Niebla SL, sin éxito. Industria también ha presentado una denuncia de los hechos, según la Fiscalía Superior.

Hacienda también reclama el dinero, cuyo destino no está aclarado. Este periódico desveló que una segunda empresa de Serrano montó una filial en Extremadura con un millón de euros cuyo origen se niega a desvelar. El juez, que salió de las empresas del grupo en 2017, y sus antiguos socios nunca han respondido si el origen de ese dinero era el préstamo de Industria.

Vox insta a Serrano dejar el acta: "Nos comprometimos a devolverla si dejábamos el partido"

Vox insta a Serrano dejar el acta: "Nos comprometimos a devolverla si dejábamos el partido"

Más sobre este tema
stats