PORTADA DE MAÑANA
Ver
El Gobierno busca fórmulas para garantizar que la enmienda de ERC no afecte a la lucha contra la corrupción

Las cuentas oscuras de Fundeste

La fundación de IU Madrid compró dos locales a una cooperativa controlada por el tesorero del partido

El candidato de IU a la Alcaldía de Madrid, Ángel Pérez, durante su intervención en un acto de partido.

Fundeste, la fundación de IU Madrid presidida durante 18 años por Ángel Pérez, adquirió en 2005 dos locales en Leganés y Fuenlabrada a una cooperativa denominada Geservi, que estaba controlada por el entonces responsable de Finanzas de IU, Pedro Orgaz, a través de diversos testaferros. Esa cooperativa nunca presentó sus cuentas en el Registro y no consta que haya tenido jamás ninguna actividad.

Ángel Pérez ha sido durante las últimas dos décadas el hombre fuerte de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid (IU-CM). Pérez ha llevado la organización a la quiebra económica –debe unos 2,5 millones de euros, la mayor parte a Hacienda y la Seguridad Social– y a un importante desprestigio social por su política de apoyo continuado al PP en la gestión de la Caja Madrid de Miguel Blesa. IU federal asegura que lo ha expulsado por el escándalo de la caja, pero lo cierto es que sigue como portavoz de la federación en el Ayuntamiento de Madrid. Como persona de máxima confianza para todos los asuntos económicos de IU-CM, Pérez eligió a Pedro Orgaz, secretario de Finanzas de la organización desde los años noventa hasta su fallecimiento en 2011.

En las finanzas de IU ha desempeñado un papel clave Fundeste, una fundación presidida por Pérez entre 1996 y 2014, y cuya gestión ha estado marcada por la opacidad. De hecho, estuvo 20 años sin presentar sus cuentas (entre 1989 y 2008). Entre las operaciones más oscuras de Fundeste –al menos de lo que se conoce hasta ahora– destaca una compra de inmuebles desvelada por infoLibre hace un mes. Caja Madrid concedió en 2005 dos préstamos hipotecarios a la fundación para que adquiriese sendos locales en las localidades madrileñas de Leganés y Fuenlabrada. La entidad bancaria, presidida entonces por Miguel Blesa, permitió que la compra y la hipoteca no fuesen inscritas en el Registro de la Propiedad. Diez años después, los inmuebles siguen figurando a nombre del anterior propietario.

Ese anterior propietario es una cooperativa denominada Geservi que, según ha podido comprobar ahora infoLibre, estaba controlada por Pedro Orgaz a través de diversos testaferros.

Este periódico ha intentado, sin éxito, conocer la versión de la dirección de IU-CM y de Fundeste sobre estos hechos (ver al final del reportaje La caja negra).

¿Quién es Geservi?

La escritura de constitución de Geservi lleva fecha de 10 de febrero de 1999. La crearon seis socios, entre los que destacan tres: Francisco Sánchez-Pascuala Pedraza, hermano de la mujer de Pedro Orgaz; José Antonio Martínez Sánchez-Pascuala, también familiar político de Orgaz; y David López Pisonero, militante de IU en el barrio madrileño de Villaverde y en aquella época un joven de 25 años que tenía una excelente relación con el secretario de Finanzas de la federación. López Pisonero fue elegido presidente.

Como capital social desembolsaron 901,5 euros, repartidos en seis partes iguales (cada socio puso 150,25 euros, 25.000 pesetas de la época). En el artículo 4 de los estatutos se indicaba que la actividad económica de la cooperativa era "la gestión de prestación de servicios a empresas, particulares y administraciones públicas".

Geservi declaró como domicilio social la calle de Villastar, 27, de Madrid. En esa misma dirección se encuentra domiciliada otra cooperativa, denominada Setraser Asesores, creada en 2002 por Pedro Orgaz y por su hijo. También existe una sociedad limitada del mismo nombre, Setraser, de la que Orgaz fue administrador al mismo tiempo que llevaba las finanzas de IU-CM. Es más, incluso el teléfono móvil de contacto que López Pisonero dejó en el Registro Cooperativas es utilizado a día de hoy por Setraser.

El control de la cooperativa por parte de Orgaz no se demuestra sólo por el hecho de que la creasen familiares suyos y militantes de IU de su órbita o porque tuviese su domicilio en la misma dirección que otra cooperativa que él mismo promovió. El secretario de Finanzas se ocupaba directamente de realizar gestiones ante el Registro de Cooperativas. Así, el 22 de octubre de 2001, López Pisonero firmó una autorización para que Orgaz pudiese "retirar en su nombre de la Dirección General de Empleo de la Comunidad de Madrid el acta relativa a la inscripción de la renovación de cargos de dicha cooperativa". Y, efectivamente, semanas después Orgaz firmó un "recibí" tras llevarse los documentos de Geservi, tal y como consta en el expediente de esta cooperativa.

una cooperativa sin actividad

Geservi fue inscrita en el Registro de Cooperativas el 29 de abril de 1999. Un par de años después, el 5 de febrero de 2001, celebró una asamblea extraordinaria, en la que se produjo una renovación parcial de cargos. Pero López Pisonero siguió como presidente y el cuñado de Orgaz de vocal. Además, fue nombrado secretario Aurelio Castillo Moreno, otro militante de IU que estuvo trabajando en la federación hasta el año pasado.

Desde 2001, Geservi no logró registrar ningún documento más de forma oficial. Hizo un par de intentos para adaptarse a la Ley 27/1999 de Cooperativas, pero poco afortunados ya que el Registro rechazó la documentación presentada por defectos formales. Además, Geservi jamás depositó sus cuentas en el Registro.

Por tanto, al igual que ocurre con Fundeste, la opacidad de sus cuentas durante décadas impide conocer algunos aspectos muy relevantes. Por ejemplo, ¿cómo pudo comprar Geservi, con un capital social de 901 euros y sin actividad económica conocida, los dos inmuebles que luego revendió a Fundeste? ¿Y qué ocurrió con el dinero que Fundeste pagó a Geservi por los locales de Fuenlabrada y Leganés?

La venta de los inmuebles a Fundeste

Pese a ser una cooperativa sin actividad conocida y que no podía inscribir documentos en el Registro por no estar adaptada a la legislación vigente –dicho de otra forma: no podía funcionar–, Geservi adquirió dos inmuebles y se los revendió a Fundeste. Esa operación se realizó en 2005 y en los dos extremos de la mesa estaban Ángel Pérez, como presidente de Fundeste, y Pedro Orgaz, como persona que controlaba Geservi. Orgaz, por cierto, nunca formó parte del patronato de Fundeste, a pesar de que dirigentes de IU-CM próximos a Pérez le echan la culpa en conversaciones privadas por el caos de la contabilidad de la fundación. Una práctica que, por otra parte, no es novedosa: echarle la culpa a una persona ya fallecida.

La doble transacción se firmó ante el notario Emilio López Melida el 28 de marzo de 2005. El local de Fuenlabrada tiene una superficie de 90 metros cuadrados y el precio oficial de compraventa fue de 103.000 euros. Caja Madrid concedió ese mismo día a la fundación un préstamo por importe de 92.400 euros. La finca estaba calificada como de protección oficial. En cuanto al local de Leganés, con una superficie de 79 metros cuadrados, el importe de la compraventa fue de 135.000 euros y la hipoteca concedida por Caja Madrid ascendió a 105.140 euros.

La entidad bancaria, presidida entonces por Miguel Blesa, permitió que la compra y la hipoteca no fuesen inscritas en el Registro de la Propiedad. Diez años después, los inmuebles siguen figurando a nombre de Geservi. ¿Por qué aceptó Caja Madrid mantener en la opacidad las dos hipotecas concedidas a la fundación de IU-CM? El propio Banco de España destaca la importancia de registrar las hipotecas para que queden válidamente constituidas. Y Bankia, después de que este periódico desvelase los hechos, admitió que lo ocurrido con las hipotecas de Fundeste era "un caso único".

Esa decisión política de favorecer a una fundación de IU, por parte de Caja Madrid, se entiende mejor al analizar el contexto de la época. En 2003, Miguel Blesa revalidó su cargo como presidente de Caja Madrid con el apoyo de IU-CM y esta organización logró que renovase como consejero de la entidad financiera José Antonio Moral Santín gracias al respaldo del PP. Moral Santín, que está ahora imputado por el uso presuntamente delictivo de 456.500 euros con su tarjeta black de Caja Madrid, siempre ha sido una persona de la máxima confianza de Pérez. Los pactos entre el PP e IU-CM en Caja Madrid se siguieron renovando a lo largo de los años. El último lo firmaron en 2009. La gestión de la entidad financiera provocó un agujero de más de 20.000 millones de euros, tapado con dinero de los contribuyentes en 2012.

los fines de Fundeste

Más allá de la decisión de mantener oculta la operación inmobiliaria por parte de Fundeste, con la complicidad de Caja Madrid, la fundación incumplió la obligación legal de destinar el patrimonio a los fines fundacionales. Los dos inmuebles no se dedicaron a realizar actividades de Fundeste, sino que funcionaron siempre como sedes de Izquierda Unida en Leganés y Fuenlabrada.

Hay que tener en cuenta que IU-CM fue acumulando, desde el año 1999, una deuda creciente con Hacienda y con la Seguridad Social. Esa deuda llegó a superar los dos millones de euros. De hecho, Hacienda le embargó en 2007 los cuatro locales que figuraban a nombre de IU-CM en la Comunidad de Madrid. Lógicamente, los dos inmuebles que utiliza la federación en Leganés y Fuenlabrada no han podido ser embargados por Hacienda, al ser propiedad de Fundeste. Es más, si la Agencia Tributaria consultase las bases de datos oficiales ni siquiera sabría que dichos inmuebles pertenecen desde 2005 a la fundación de IU, al no estar inscritos en el Registro de la Propiedad a su nombre.

Dicho de otro modo: al ser la titularidad de los inmuebles de Fundeste, y no de IU, la federación de izquierdas evitó que Hacienda pudiese embargar los locales para cobrar la deuda.

Los hechos probados

Saber qué ocurrió con las cuentas de Fundeste es una tarea extremadamente complicada. La fundación no presentó cuentas entre 1989, año de su fundación, y 2008. Las primeras presentadas fueron las de 2009. Durante esos 20 años, tuvo importantes ingresos, especialmente procedentes de Caja Madrid. En los tres años cuyas cuentas han sido depositadas en el Registro –2009, 2010 y 2011–, Caja Madrid subvencionó a Fundeste con 373.885 euros. Ello da una idea del dinero que ha podido manejar la fundación en sus 25 años de historia.

Pese a la opacidad, las informaciones ya desveladas por infoLibre permiten extraer las siguientes conclusiones respecto a la fundación presidida durante casi dos décadas por Pérez:

1. En 2005, cuando IU-CM llevaba varios años sin pagar lo que debía a Hacienda y a la Seguridad Social, su fundación compró dos locales en Leganés y Fuenlabrada.

2. Fundeste destinó 238.000 euros de su patrimonio a comprar dos inmuebles que puso al servicio de Izquierda Unida, incumpliendo así sus fines fundacionales.

3. La operación se realizó en la más absoluta opacidad, al no inscribirse en el Registro de la Propiedad ni la compra ni las hipotecas que concedió Caja Madrid a Fundeste. Diez años después sigue figurando como titular de los locales el anterior propietario (la cooperativa Geservi).

4. Esa opacidad se logró gracias a la complicidad de Caja Madrid, presidida por Miguel Blesa, quien contó durante años con el apoyo de IU-CM.

5. Hacienda no pudo embargar dos locales que siempre han funcionado como sedes de IU-CM. O, en otros términos, la federación de izquierdas camufló bienes a Hacienda para no hacer frente a sus deudas con el fisco.

6. Los inmuebles se los compró Fundeste a una cooperativa controlada por el responsable de Finanzas de IU-CM, quien puso a testaferros al frente de la misma.

7. Esa cooperativa tampoco depositó jamás sus cuentas en el Registro. No consta que haya tenido actividad alguna. No se sabe de dónde salió el dinero para comprar los inmuebles que luego revendió a Fundeste, ni qué pasó con el dinero que recibió de la fundación por los locales.

8. Desde que infoLibre publicó la primera información sobre Fundeste, el 15 de noviembre de 2014, ha intentado de forma reiterada conocer la versión de Ángel Pérez, como máximo responsable de la gestión de Fundeste, y de la dirección de IU-CM. Pero llevan más de cuatro meses sin dar explicaciones.

Bankia pedirá a la fundación de IU que “normalice la situación” de las hipotecas no inscritas en el Registro

Bankia pedirá a la fundación de IU que “normalice la situación” de las hipotecas no inscritas en el Registro

Más sobre este tema
stats