LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así camuflan los diputados los datos sobre sus intereses económicos y esconden su agenda de reuniones

Marruecos

El Gobierno responsabiliza a la Embajada en Rabat de la lista en la que se incluyó al pederasta

Dos manifestantes marroquíes protestan contra el indulto de Mohamed VI al pederasta Daniel Galván, en Kenitra, cerca de Rabat, el pasado domingo.

Quien confeccionó la lista en la que se incluyó el nombre del pederasta Daniel Galván Viña fue la Embajada de España en Rabat. El Gobierno de Mariano Rajoy responde así cuando se le pregunta quién se encargó de dar el nombre del reo a las autoridades marroquíes. Y se encargó la legación diplomática porque es ella "la que tiene conocimiento sobre el terreno", la que tiene un "conocimiento directo" de la situación de todos los presos españoles en cárceles del país magrebí. Son las explicaciones que ofrecieron fuentes conocedoras del proceso consultadas por infoLibre ayer lunes, día en que se produjo la detención de Galván en Murcia.

Según el relato hilado por las citadas fuentes, tras el buen clima que presidió la visita del rey Juan Carlos a Mohamed VI el mes pasado, Rabat se dirigió a la embajada y le pidió una "propuesta" de personas a las que quería que se indultase o trasladase a España. Fue entonces cuando se presentaron al Gobierno marroquí dos listas. En una se contenían las peticiones de indulto para 18 presos, y en la otra las solicitudes de traslado de otros 30 reos, tal y como confirmó a Efe el mismo embajador en Rabat, Alberto Navarro. En el segundo listado aparecía el nombre de Galván Viña, de 63 años, condenado a 30 años de cárcel por abusos a 11 menores de edad. El monarca alauí, sin embargo, ordenó la liberación de los 48 reclusos el pasado 30 de julio. De modo que fue una "metedura de pata" de Marruecos que el pedófilo fuera puesto en libertad. 

La excarcelación generó polémica y protestas en las calles de varias ciudades del país, hasta el punto de que Mohamed VI se vio obligado a aclarar que "jamás" fue "informado" de la "gravedad de los crímenes abyectos" de Galván y, después, a revocar su propia decisión y anular el perdón. Dos decisiones sin precedentes. Ayer, 5 de agosto, la orden internacional de detención cursada por Rabat a través de Interpol hizo posible que la Policía española pudiera arrestar al pederasta en un hotel de Murcia, para ponerlo hoy a disposición de la Audiencia Nacional.

El ministerio confirma que obedeció a "criterios consulares"

¿Con qué criterio se elaboraron las listas? Según dijo a Efe Navarro, el Ministerio de Asuntos Exteriores español verificó que "no hubiera ninguna persona con delito de sangre". En Madrid, las fuentes conocedoras del proceso señalaban que "normalmente" se piden medidas de gracia o traslados para "personas de avanzada edad o que estén enfermas, que vayan a cumplir su pena próximamente o que estén en prisión por delitos menores", como el tráfico de drogas. Galván, en cambio, fue condenado en 2011, por lo que aún le restaban 28 años de pena. El mismo reo ni pidió su indulto, aunque sí su repatriación.

Las citadas fuentes insistieron en que, quien conoce "el terreno", la realidad de los más de 200 reclusos españoles en Marruecos, es la propia Embajada. El secretario de Estado de Exteriores, Gonzalo de Benito, confirmó en Hora 25, en la Ser, que la elaboración de los estadillos partió de la Embajada, según "criterios consulares", técnicos, en virtud de los cuales se incluyó en los listados a aquellos que cumplían los requisitos que exige "el convenio de traslado de personas condenadas". Desde la Moncloa, fuentes oficiales consultadas por este diario se aferraban asimismo a la versión de Exteriores: fue la legación la directamente responsable de la confección de las listas, porque ese es el "procedimiento habitual". Este periódico no pudo contactar con la representación diplomática en el país magrebí.

No obstante, esta versión no fue ni mucho menos la que emergió en un primer momento. El pasado 1 de agosto, cuando ya se había desatado la indignación entre los marroquíes, fuentes de Exteriores subrayaron a Efe y Europa Press que correspondió a Rabat la elaboración de la lista de indultados y añadieron que España no propuso ningún nombre. La intervención del ministerio, reseñaron, se limita a la atención consular a los liberados para agilizar los trámites que les permitan volver a España.

Reunión en Madrid de las dos delegaciones

Así operó, de hecho, el Consulado General en Rabat con Galván. Este se dirigió allí en cuanto fue liberado y, como su pasaporte "estaba caducado", se le concedió "un salvoconducto" para que pudiera salir de Marruecos y regresar a nuestro país. "No se le dio un pasaporte exprés, como dice el PSOE, sino un salvoconducto", precisaron las fuentes consultadas.

Quienes también se descargaron de toda responsabilidad fueron el Ministerio de Justicia y la Casa del Rey. El departamento que dirige Alberto Ruiz-Gallardón, según fuentes oficiales, no hizo "ninguna gestión": ni elaboró ninguna lista ni facilitó ningún documento al pederasta excarcelado. Su intervención arranca a partir de que Mohamed VI revocara el indulto, pues el rey alauí dio órdenes a su ministro de Justicia, Mustafá Ramid, para que examinara con su homólogo los pasos a seguir tras la retirada del perdón real. Ramid y Gallardón acordaron que hoy martes se vieran en Madrid dos altos funcionarios marroquíes –el jefe de Gabinete del ministro y el director general de Asuntos Penales– y el director general de Cooperación Jurídica Internacional del Ejecutivo de Rajoy, Ángel Llorente. Las dos delegaciones estudiarán qué opción es la óptima: la devolución de Galván a Marruecos, que cumpla su condena en España...

La Zarzuela, por su parte, insistió en que el rey, durante su visita al reino alauí, simplemente "se interesó" por la situación de los presos españoles en Marruecos, sin hacer ninguna petición de indulto colectivo. Sí solicitó expresamente el traslado del recluso Antonio García Vidriel, un camionero mayor condenado a seis años de cárcel por un delito de tráfico de drogas en Tánger. Los familiares de García Vidriel se habían dirigido a la Jefatura del Estado para buscar la mediación del monarca y que este demandase su repatriación por razones humanitarias, por sus problemas de salud. El departamento de Gallardón ya había enviado a Rabat la comunicación para el inicio del expediente de traslado en abril. El monarca recordó la situación de García Vidriel al primer ministro marroquí, Abdelilah Benkirán, y este respondió enseguida. Al término del viaje oficial, el Ministerio de Justicia remitió toda la documentación a Madrid, así que lo único que falta es que Rabat lo entregue a España. El reo no se encontraba en la relación de 48 indultados de Mohamed VI. 

Destitución del director de Prisiones marroquí

En el Gobierno y en la Zarzuela recalcaron ayer que Juan Carlos no tuvo nada que ver en todo el proceso. Sin embargo, el comunicado difundido por la agencia oficial MAP el pasado 30 de julio se indicaba que Mohamed VI había concedido el perdón a 48 reclusos "en respuesta a la petición" del rey español. El jefe del Estado correspondió llamando al soberano marroquí agradeciéndole "profundamente" su gesto. En ese momento, según un portavoz, la Casa Real y el rey "no tenían ni idea" de quiénes eran los 48 indultados. "Se entendió que era un gesto de buena voluntad, como también lo tenía Mohamed VI. Él tampoco sabía era consciente del error. Pero al final se revocó el indulto e incluso se ha cesado a un responsable". Ayer, el soberano alauí destituyó al delegado general de la Administración Penitenciaria marroquí, Hafez Benhachem, a quien atribuyó la "total responsabilidad" de la liberación de Galván. Desde el Ejecutivo, no pudieron precisar en qué momento se trasladó a la Zarzuela la identidad de los indultados.

Fuentes gubernamentales añadieron, no obstante, que el amplio perdón otorgado a una cincuentena de reclusos españoles es otra prueba de la "fabulosa relación" entre los dos países. Pero no es esta la primera vez en la que Mohamed VI indulta a reos de nuestro país. En 2009, en el décimo aniversario de su coronación, el soberano liberó a 178 presos españoles. Dos años antes, en 2007, esta vez por el nacimiento de su segundo vástago, la princesa Lalla Jadiya, excarceló a 52 internos. En abril de 2005, cinco de los 7.179 beneficiados de las medidas de gracia anunciadas por el rey para celebrar la circuncisión de su hijo eran españoles. Ese año también concedió medidas de gracia a 456 condenados (ninguno extranjero) con ocasión de los festejos religiosos del Mulud.

El Gobierno se escuda en la Ley de Protección de Datos para no dar la lista de los indultados

El Gobierno se escuda en la Ley de Protección de Datos para no dar la lista de los indultados

La oposición pide cuentas

Mohamed VI concede tradicionalmente indultos o reducciones de pena en fiestas nacionales o religiosas –el pasado 30 de julio tocaba la Fiesta del Trono– o coincidiendo con acontecimientos familiares. De hecho, el mayor perdón de su reinado se produjo con el nacimiento de su primogénito y heredero, el príncipe Mulay Hasán, el 8 de mayo de 2003. Entonces, 47.988 presos se beneficiaron del indulto total o parcial. Las medidas de gracia sirven además para descongestionar las prisiones del país, que suelen estar bastante saturadas. 

La oposición ya ha demandado explicaciones al Ejecutivo sobre lo ocurrido. El PSOE, aunque se felicitó de la detención de Galván ayer en un hotel de Murcia, siguió pidiendo cuentas y recordó que ya ha registrado una pregunta oral para el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. IU extendió su solicitud al director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz, ya que ve "evidente" que los servicios secretos españoles, en connivencia con los marroquíes, fueron los que empujaron a la puesta en libertad del pedófilo, según denunció el diputado Gaspar Llamazares. De Benito, sin embargo, negó en la Ser que la inclusión del delincuente obedeciera a la intervención del CNI, la agencia en la que, según se ha publicado, trabajó Galván como espía. Alfred Bosch, de ERC, también registró una batería de preguntas en el Congreso en la que pide saber las conexiones del CNI o cómo se le concedió la nacionalidad a Galván, dado que este nació en Irak. Rosa Díez, de UPyD, reclamó asimismo explicaciones al Gobierno. 

Más sobre este tema
stats