Energía nuclear

Greenpeace pide el desmantelamiento inmediato de Garoña

Acción de Greenpeace en la central nuclear de Garoña.

INFOLIBRE

Una treintena de activistas de Greenpeace con diez camiones se han desplegado a las 9 de la mañana de este miércoles en el entorno de la central nuclear castellanoleonesa de Garoña (Burgos) para pedir que comiencen "ya" las obras de desmantelamiento de las instalaciones nucleares.

Los manifestantes, ataviados con monos de trabajo naranjas, portaban pancartas con los lemas "Garoña desmantelamiento ya" y "Garoña riesgo nuclear" para pedir que "no se demoren" las obras.

Según ha explicado un portavoz de la organización, el colectivo pretende evitar que, de acuerdo con lo que permitiría el Real Decreto aprobado el pasado mes de febrero por el Gobierno, la central vuelva a entrar en funcionamiento. "Es muy vieja y está obsoleta", ha explicado, por lo que considera que su eventual puesta en marcha podría suponer un "peligro".

La organización ha insistido en que "además de envejecida, la central no ha sido evaluada para una hipotética ampliación desde 2009, y desde entonces han variado los criterios de seguridad a raíz del accidente de Fukushima, se han modificado los requerimientos ambientales para la utilización del agua de refrigeración procedente del Ebro y ha cambiado su estado de funcionamiento, ya que permanece en estado de parada desde hace más de un año".

La acción se lleva a cabo de forma simultánea con las que, al mismo tiempo, están realizando grupos de activistas de la organización en Bélgica, Holanda, Suecia, Suiza y Francia.

Greenpeace ‘amordaza’ a los leones del Congreso

Greenpeace 'amordaza' a los leones del Congreso

Más sobre este tema
stats