Directo
Ver
La gran paradoja del 21A: un Parlamento más soberanista, una ciudadanía menos independentista

Cataluña

Podemos, ICV y EUiA se resisten a disolver sus siglas en el nuevo partido que prepara Ada Colau

Ada Colau dice que PP y PSOE son "criminales" a los que Podemos desahuciará del Congreso

Los partidos a la izquierda del PSC en Cataluña avisan: están a favor de la confluencia, pero no contemplan abandonar sus siglas. Pese a que la intención de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, es crear una nueva fuerza política que integre de manera permanente a ICV, EUiA, Podemos y Barcelona en Comú –su partido–, las tres primeras organizaciones se muestran reacias a eliminar sus estructuras y disolverse dentro de esta nueva formación, y pese a que aún no se ha debatido la fórmula final, apuestan por mantener sus órganos de dirección.

Desde que Colau planteó el pasado mes de enero que su intención era crear un nuevo partido para aunar a ICV, Podemos, EUiA y Barcelona en Comú tras el éxito de la coalición En Comú Podem, no ha vuelto a haber anuncios públicos al respecto. El debate ha sido en clave interna en cada una de las organizaciones, explican fuentes conocedoras del proceso, que señalan que pese a que la construcción de este nuevo sujeto se encuentra aún "muy verde", sí que existe un consenso entre los tres partidos mayoritarios –Barcelona en Comú únicamente se circunscribe a esa ciudad–: hay que "superar el modelo de coalición", pero no "disolverse, al menos en una fase inicial".

"Nadie plantea ir hacia un partido que suponga la disolución total de los actores que lo compongan", afirman estas fuentes, que señalan que Colau "se ha dado cuenta" de que su intención inicial, una formación sin cuotas y con una integración muy estrecha, tiene pocos visos de prosperar. "Todos defendemos que hay que delegar competencias en el nuevo espacio, pero también que hay que hacerlo despacio, ir lento", abundan estos dirigentes, que señalan, además, que el debate tomará impulso cuando los partidos "lleven a cabo sus congresos".

Y es que, tras un agitado 2015 en el ámbito electoral, en 2016 tanto Podemos como EUiA tienen previsto convocar a sus máximos órganos. ICV, por su parte, lo hizo hace apenas unas semanas: fue entonces cuando se decidió que el eurodiputado Ernest Urtasun se convirtiera en el nuevo portavoz y hombre fuerte del partido –su nombramiento se oficializará el próximo abril–. El mensaje entonces fue claro: la idea es fundar una "cooperativa política" que respete el "bagaje que aporta ICV".

El modelo de IU es una opción

"La cooperativa es una estructura suficientemente flexible para adaptarse a culturas políticas diferentes y trayectorias organizativas diversas", aseguraba el partido ecosocialista en la ponencia política que se aprobó. Y en la misma dirección camina EUiA: fuentes de la formación aseguran que, pese a que no se ha definido todavía un modelo organizativo concreto, una posibilidad que verían con buenos ojos es la de que la formación se configurara como una suerte de federación de partidos en la que, además, puedan militar personas que no lo hagan en ninguna de las formaciones.

Ese modelo es similar al de IU, en el seno de la cual conviven partidos como el PCE o Izquierda Abierta sin que eso sea óbice para que la mayor parte de sus afiliados sean exclusivamente de la federación. "Hay que dar mucho protagonismo a la gente que no milita en ningún partido", sostienen estas fuentes de EUiA, que aseguran que esa es una idea que genera consenso entre los partidos y explican que la posición de su partido se fijará durante su próxima Asamblea Nacional –su congreso–. Según este dirigente, la idea es convocar este órgano para el mes de julio, aunque una eventual repetición de las elecciones generales retrasaría la celebración del congreso hasta septiembre.

Podemos, por su parte, se encuentra ante una segunda disyuntiva: saber quién dirigirá el partido a nivel autonómico tras la celebración de sus primarias internas. Pese a que no se ha anunciado oficialmente la fecha de este proceso, fuentes de la formación dan por hecho que se celebrará en mayo, y pese a que no han confirmado sus candidaturas, ya hay dos favoritos para ocupar la Secretaría General de Podemos en Cataluña: Raimundo Viejo, diputado en el Congreso y cercano a Pablo Iglesias, y Albano Dante Fachín, parlamentario autonómico y más próximo a la corriente crítica del partido morado.

El nuevo líder de Podemos será determinante

Las dos candidaturas –que tratarán de pactar una lista única después de Semana Santa– comparten la neceisdad de articular un frente común junto a ICV, EUiA y Barcelona en Comú, y también plantean que Podemos debe jugar un papel central en esta confluencia. No obstante, existen diferencias de método entre ambas: Viejo y sus partidarios son más reticentes a dejar de lado la marca de Podemos, mientras que Fachín quiere avanzar más rápidamente en la integración con el resto de las formaciones.

Joan Josep Nuet, reelegido coordinador general de EUiA con el 66% de los votos

Joan Josep Nuet, reelegido coordinador general de EUiA con el 66% de los votos

El diputado en el Congreso y sus compañeros más cercanos hicieron público hace días un manifiesto en el que alertaban de que "a nadie se le escapa que el modo en que se confluya (o se deje de confluir) puede tener efectos muy dispares sobre el cambio". "Nadie puede dudar que, como dijo Juan Carlos Monedero, Podem sea 'la nave nodriza' de la confluencia catalana", señala este documento, en el que los partidarios de Viejo plantean "una hoja de ruta que respete, en primer lugar, los ritmos internos de todos los confluyentes".

Fachín, de igual manera, plantea en el documento de propuestas de su candidatura que "Podemos ha de ser el actor principal de cualquier alternativa real de cambio en Cataluña", y también coincide en que el partido morado debe mantener "la autonomía para decidir" su futuro. No obstante, el escrito rechaza que la confluencia se convierta en una "suma de siglas", y apuesta por construir la nueva formación a través del "trabajo hecho desde los círculos territoriales y sectoriales".

Según avancen las negociaciones para levantar el nuevo partido, otro elemento en disputa será si la formación que integren –de una u otra manera– ICV, EUiA, Barcelona en Comú y Podemos tendrá o no como referente estatal al partido morado. Fuentes de EUiA aseguran que su partido y el de Colau se muestran más reticentes a ello, si bien un dirigente de Podemos quita hierro a este asunto: "No ha habido problemas en tener un grupo confederal en el Congreso, así que no creo que lo haya en el futuro", sostiene.

Más sobre este tema
stats