Fractura en Podemos

Iglesias y Montero critican a Errejón pero la dirección de Podemos aplaza la decisión sobre la candidatura en Madrid

Reunión del Consejo Ciudadano de Podemos celebrada el 30 de enero de 2019..

La dirección de Podemos gana tiempo. El Consejo Ciudadano decidió este miércoles dejar el posible pacto con Más Madrid, la plataforma formada a raíz de la alianza entre Íñigo Errejón y Manuela Carmena, en manos de la gestora que dirige el partido en la Comunidad de Madrid tras la dimisión de Ramón Espinar. Esta dirección provisional responde ante el secretario general, Pablo Iglesias, pero nominalmente será la encargada de negociar con el ex número dos, aunque el plan de Podemos sigue siendo alcanzar primero un pacto con IU bajo la marca Unidos Podemos para, posteriormente, intentar que Errejón se una.

En la reunión de este miércoles, a la que no acudió Errejón, no se produjo ninguna votación para avalar la hoja de ruta que hace unos días adelantó la portavoz parlamentaria del partido, Irene Montero, con la idea de cerrar la crisis en la Comunidad de Madrid: negociar primero con IU y, solo cuando ese pacto esté cerrado, sentarse con Más Madrid. La única decisión que salió de una reunión que duró más de cinco horas fue la de dejar en manos de la gestora madrileña las conversaciones, una exigencia de los secretarios generales autonómicos que hace unos días firmaron una carta pidiendo a Iglesias no confrontar con Errejón. No obstante, el acuerdo parece lejano, ya que el ex número dos rechaza concurrir a las elecciones bajo la marca de Unidos Podemos.

Los barones autonómicos tratan así de circunscribir el cisma a Madrid en un intento de que la crisis no traspase las fronteras de esa comunidad y termine salpicando a Podemos en otras autonomías. En este sentido, el secretario general de Podemos Castilla-La Mancha, José García Molina, que fue el promotor del encuentro que mantuvieron hace unos días varios líderes territoriales, confirmó a la salida del Consejo Ciudadano que había habido "coincidencia total en que las decisiones sobre la negociación" con Errejón deben adoptarse por parte de los órganos madrileños de Podemos.

La decisión se tomó tras más de cinco horas de debate en una de los Consejos Ciudadanos más trascendentales que se han celebrado en Podemos, dada la gravedad de la fractura abierta en Madrid. Fuentes de la dirección aseguran que "la mayoría de las intervenciones" de los dirigentes han coincidido en que "el movimiento secreto de Iñigo Errejón ha sido un error y ha hecho mucho daño", y dan por hecha su salida del partido. "Una vez que se ha ido de Podemos y ha montado otro partido, toca pasar pantalla y ponerse de acuerdo con su partido y con otros actores", afirman estas fuentes.

En esa línea transcurrió la intervención de Irene Montero, aunque según sostuvo posteriormente el secretario general de Podemos Aragón, Nacho Escartín, "todo el mundo reconoce" que "nadie puede pensar un espacio del cambio ganador en Madrid sin contar con Carmena y con Errejón". Según el dirigente, en lo que no ha habido acuerdo es en la fórmula concreta que hay que utilizar para presentarse a las elecciones autonómicas: "Algunos defienden que lo mejor es una única papeleta para que todos depositemos [el voto] en el mismo proyecto político; otros piensan que diferentes propuestas con diferentes programas, no son negativas con tal de que se coopere", planteó.

Por su parte, Pablo Iglesias, que no acudió a la reunión a causa de su permiso de paternidad, intervino por teléfono. El secretario general indicó que la decisión de Errejón suponía no respetar los mecanismos y las decisiones del partido y actuar por la vía de los hechos consumados, y criticó que no hubiera abierto el debate de renunciar a las siglas de Podemos para las próximas elecciones en la Comunidad de Madrid dentro del propio partido. El propio Errejón, por su parte, no acudió a la reunión y justificó su ausencia por el veto que impuso contra él Montero hace unos días, aunque fuentes presentes en la reunión confirman que hubo fuertes críticas de algunos dirigentes a los partidarios del ex número dos por su movimiento.

Errejón "no es un traidor"

La telefónica no fue la única vía a través de la que se expresó Iglesias. A través de un comunicado hecho público una hora antes de que diera comienzo la reunión, el líder insistió en la estrategia que ha promovido en los últimos días el partido: Errejón "no es un traidor" y debe ser un "aliado", pero la alianza con él para las próximas elecciones deberá establecerse, en todo caso, bajo la marca de Unidos Podemos y no con el nombre de Más Madrid, como plantea el ex número dos. "Debe hablarse de programa, de proyecto para Madrid y también de procedimientos de participación y decisión con IU y con los actores con los que hemos construido Unidos Podemos", y posteriormente también "con el partido de Íñigo y Manuela", afirmó Iglesias.

En su comunicado, el líder de Podemos insistió en la idea que reafirmaría posteriormente: que Errejón ha abandonado la formación "por la vía de los hechos consumados". "La propuesta de superar Unidos Podemos como referencia política del cambio, que representa lo poco que conocemos del nuevo partido de Íñigo y Manuela, es un planteamiento que me parece erróneo pero que es legítimo", admitió Iglesias, que sin embargo apuntó que esa decisión "no se ha discutido ni en los órganos ni en ningún proceso de participación en Podemos". Y "hacer las cosas en secreto, por sorpresa y sin contar con los espacios colectivos" es "incompatible con formar parte de Podemos y sus espacios colectivos", sostuvo. "Con todo, es legítimo que, por la vía de los hechos consumados, haya compañeros que abandonen nuestra formación. Hay que asumirlo con naturalidad y madurez".

Iglesias también argumentó que la plataforma de Errejón y Carmena es "una izquierda amable escindida de Podemos" que funcionaría, según su interpretación, como pata izquierda de "un modelo macroniano de gran centro con un PSOE susanista y Ciudadanos como protagonistas". Y es que, según Iglesias, los "adversarios" de Podemos quieren "destruir el bloque de la moción de censura" para evitar que "se convierta en un gobierno de coalición entre Unidos Podemos y el PSOE que sea un referente europeo de políticas de protección del Estado del bienestar y que afronte la crisis territorial desde el diálogo y la negociación política".

La Junta Electoral deberá decidir si entrega a Carmena la subvención para la campaña de Ahora Madrid

La Junta Electoral deberá decidir si entrega a Carmena la subvención para la campaña de Ahora Madrid

Más sobre este tema
stats