PORTADA DE MAÑANA
Ver
Más de 13.500 condenados por violencia de género se sometieron a programas de reeducación en 2023

Juegos Olímpicos

Lo que se juega Madrid: siete claves sobre su candidatura

Siete claves sobre Madrid 2020. ¿Qué se juega Madrid?

La candidatura de Madrid a sede olímpica para los Juegos de 2020 se decide la noche de este sábado en Buenos Aires. Se trata del tercer intento consecutivo de albergar esta cita deportiva. ¿Qué se juega la ciudad más endeudada de España?¿Supondría un impulso a una ciudad que tendría que desembolsar más de 1.500 millones de euros? Para sus organizadores, que ven en el evento un impulso decisivo para la economía de España, todo son ventajas. Pero la historia de las citas precedentes demuestra que no siempre ocurre así porque son múltiples variables las que entran en juego.

A continuación, se analizan algunos puntos de esta candidatura que compite con Tokio y Estambul. 

1. Las cifras de partida: 4.000 millones para el Ayuntamiento más endeudado

Según los cálculos oficiales de la candidatura, serían necesarios casi 1.520 millones de dinero público para poner la ciudad a punto. El desglose es el siguiente: 366, 9 millones en infraestructuras de transporte, 277,3 en sedes de competición, 652,1 en la villa olímpica, 21,7 en la villa de medios y 197,7 en la adecuación del anillo olímpico.

A estos 1.520 millones habría que sumar unos 2.418 millones de euros. Es el presupuesto del Comité Organizador de los Juegos (COJO), que estaría financiado por ingresos privados. El porcentaje más alto de estos ingresos (29%), unos 702 millones de euros, tendría su origen en la venta de entradas.  El resto, vendría por la vía de los patrocinadores y los derechos televisivos.

Sumando ambos presupuestos, el de ingresos del COJO y el de inversiones públicas, el coste del evento deportivo supera los 4.000 millones entre inversiones públicas y privadas. La deuda del Ayuntamiento de Madrid, más de 7.000 millones, es la más elevada de los más de 8.100 consistorios españoles.

2. ¿Está la ciudad preparada para albergar este evento?

La ciudad de Madrid no es novata en lo que a la presentación de candidaturas a este tipo de eventos se refiere. Pese al empeño del Ayuntamiento a la hora de insistir en que el 80% de las infraestructuras necesarias para albergar la cita ya están en marcha, no pasa inadvertida la situación de crisis por la que atraviesa España en general y el consistorio en particular. Y que la puesta en marcha de ese 20% restante de infraestructuras tendrá su coste: los cerca de 1.520 millones reseñados en el capítulo anterior.

Según el informe de la candidatura, "la financiación del desarrollo de todas las sedes de competición permanentes ha sido totalmente garantizada por los tres niveles de Administraciones Públicas (ciudad, región o nación) y "la financiación de las tres sedes temporales y de los trabajos de acondicionamiento olímpico será a cargo de los presupuestos del Comité Organizador del COJO".

Desde la candidatura, insisten en la idea de que, a diferencia de Barcelona 1992, la inversión en Madrid, si es elegida sede definitivamente, irá destinada al desarrollo de las sedes de competición. En lo relativo a transportes, carreteras e infraestructuras de alojamiento, la cantidad a invertir será menor.

3. Apoyo ciudadano

La candidatura no sólo presume del más alto apoyo de las instituciones –que no puede negarse–, también del de la ciudadanía. Hasta esta semana, los organizadores se han guardado un polémico –por lo alto del resultado– as en la manga: el de una encuesta ciudadana que apunta a que del 91% de la población española apoya la candidatura de Madrid para ser sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020.

Así se desprende de un estudio de opinión realizado por la empresa Mediapost para la entidad gestora de los Juegos. La nota oficial hecha pública este mismo jueves insiste en que "este porcentaje de apoyo es superior al de anteriores encuestas".

La ficha de este trabajo de campo refleja que se ha llevado a cabo entre los pasados 12 y 16 de agosto mediante 2.000 encuestas telefónicas aleatorias en toda España, con un margen de error del ±2,2%.

Según las mismas fuentes, el estudio destaca que el 88% de los encuestados creen que la celebración de los Juegos Olímpicos en Madrid en 2020 traerá beneficios para España.

Los sondeos previos a este ubicaban el apoyo ciudadano en torno al 80%, de ahí las críticas, sobre todo vertidas en las redes sociales, a este estudio de Mediapost.

4. ¿Cuáles son los beneficios estimados?

A la hora de vender las bondades de una cita de esta envergadura en Madrid, sus organizadores se han basado en dos pilares: el de que se trata de un evento low cost porque ya hay mucho camino recorrido. Y el de que supondrán enormes beneficios a la ciudad y a España en general.

El broche de oro a esta tesis lo puso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este viernes desde San Petersburgo en el seno de la Cumbre del G-20. "Creo sinceramente que es la mejor candidatura. Se ha hecho un gran esfuerzo. Madrid tiene la práctica totalidad de las inversiones. La inversión que hay que hacer no es mucha...", dijo antes de insistir en que España es el tercer país del mundo en recibir turistas  y alabar la gastronomía y la "simpatía" de los españoles.

A finales de junio, el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, cifró el impacto de los Juegos en casi 4.000 millones de euros, que se sumarían al PIB de España, además de 75.000 puestos de trabajo y un aumento del número de turistas estimado en 800.000 nuevos visitantes.

5. ¿Hay garantías de que se cumplan las cifras de inversión?

La respuesta es evidente. No. Según el informe "Costes y beneficios de unos Juegos Olímpicos: ¿La excepción de Barcelona?" publicado por la Càtedra Pasqual Maragall d'Economia i Territori, los sobrecostes de este tipo de acontecimientos "no son esencialmente distintos de los que se producen en otros grandes proyectos de infraestructuras singulares como aeropuertos, trenes de alta velocidad, autopistas, puentes o túneles". 

Como ejemplo muy cercano los autores del informe –Joan Pasqual, Eloi Serrano y Francesc Trillas– recuerdan que "el presupuesto inicial para los juegos de Londres de 2012 fue de 2,4 miles de millones de libras; para 2008, se había multiplicado casi por 4, hasta alcanzar los 9,35 miles de millones de libras.

"La realidad en la mayoría de grandes acontecimientos deportivos es que una gran parte de los ingresos (venta de entradas, derechos de transmisión televisiva, marketing) va a parar a la federación deportiva organizadora, mientras que la mayoría de los costes corren a cargo del país o ciudad organizadores", añade el mencionado informe.

6. Mitos sobre la actividad económica, empleo y turismo

El citado documento de trabajo dedica un episodio a algunos de los mitos más extendidos sobre los beneficios de albergar unos Juegos Olímpicos. A saber: creación de empleo y subida de salarios, mejora de las infraestructuras de las ciudades gracias a las construcciones que demandan estos eventos y aumento de turistas. Y no oculta que "el gasto público tiene que financiarse mediante impuestos, y los impuestos públicos tienden a ser distorsionantes y reducir la inversión privada".

Como ejemplo de su afirmación, los autores citan ejemplos como los de los Juegos Olímpicos de Montreal en 1976 o Atenas en 2004. "Fueron un desastre económico precisamente porque la enorme carga impositiva debida a la financiación de los juegos no fue compensada por ningún estímulo local al crecimiento causado por el ejemplo en sí".

Por contra, las candidaturas de Los Ángeles (1984), Seúl (1988) o Barcelona (1992) vivieron contextos diferentes y obtuvieron resultados económicos más equilibrados.

En este contexto, fuentes de Equo Madrid consideran que dado que la decisión de que la ciudad concurra a esta cita no fue consultada, si Madrid se convierte en sede, lo "mínimo exigible" es una auditoría de los efectos y de los riesgos que puede suponer la gestión de un evento de este calado, máxime en una situación económica tan delicada como la que atraviesa España.

7. repercusiones políticas

Hoy ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, cambió su despacho del Ayuntamiento de Madrid por un asiento en el Consejo de Ministros sin lograr uno de sus sueños: el olímpico. En julio de 2011, a pocos meses de las generales, el por aquellas fechas todavía alcalde de Madrid anunciaba que la ciudad más endeudada de España volvería a pelear por ser candidata a sede de los Juegos Olímpicos de 2020. A las espaldas de Madrid, 2 fracasos: los de no lograr acoger las citas de 2012 y de 2016. Y en la mochila, según han sostenido los conservadores siempre que se han postulado, muchas infraestructuras hechas. Y, por lo tanto, mucho gasto amortizado.

En la rueda de prensa, que tuvo lugar el 13 de julio, Ruiz-Gallardón sólo contó con el respaldo del socialista Jaime Lissavetzky. UPyD e IU se descolgaron del anuncio. Como telón de fondo: la deuda. El mismo motivo que esgrimieron desde la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP.

Hoy han transcurrido más de dos años de aquella fecha y el escenario es diferente. Ana Botella heredó el puesto que dejó vacante Ruiz-Gallardón a su marcha a Justicia y Esperanza Aguirre abandonó la Comunidad de Madrid y dio paso a Ignacio González. De lo que ocurra esta noche en Buenos Aires difícilmente podrá evitarse una lectura política.

Las últimas encuestas publicadas y el malestar ciudadano que perciben los conservadores de Madrid en cada acto público que presiden dibujan un panorama preocupante para 2015. Perder la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid sería un desastre para la formación. Por ello, en el PP están convencidos de que la dirección nacional del partido tendrá muy en cuenta el resultado de la votación de hoy en Argentina a la hora de mover ficha en la elaboración de las candidaturas a las autonómicas y municipales de 2015. No obstante, como ocurre siempre en el PP, es Rajoy el que tiene la última palabra y aunque suele definirse como un hombre "previsible", a veces sorprende.

Sin órganos oficiales del partido decidiendo todavía los carteles para 2015 –la mayor urgencia ahora son las europeas e ir buscando posibles candidatos en Andalucía– en los corrillos del PP sí se habla ya de quinielas. La mayor parte de las fuentes consultadas apuestas por el hecho de que Ana Botella ganará puntos para encabezar una candidatura si regresa de Buenos Aires con un sí bajo el brazo. 

Aguirre se quita de en medio en el comienzo del curso político

Aguirre se quita de en medio en el comienzo del curso político

En este caso, la duda estaría en que la mujer del expresidente José María Aznar quisiese embarcarse en esta aventura. Cuentan quienes la conocen que siempre se muestra prudente sobre su futuro, sobre todo porque es consciente de que heredó de Ruiz-Gallardón un puesto muy disputado. En los últimos meses han sonado los nombres de Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid, y de Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno, como alternativas.

De hecho, tal y como avanzó infoLibre, los aguirristas están muy pendientes del resultado de la votación y estudian lanzar su candidatura a la alcaldía si Madrid fracasa en este tercer intento consecutivo. Sus fieles están dispuestos a movilizarse para hacer ver que es la mejor opción. "En su día se verá. Pero en las encuestas ganará de calle. Y su candidatura tendría efecto arrastre y beneficiaría al candidato o candidata elegido para el Gobierno regional".

A día de hoy, Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid está intentando escenificar una mayor cercanía a la dirección nacional del PP, algo que su predecesora, Esperanza Aguirre, no logró. Quizá por estos gestos, un sector del PP cree que lo tiene cada vez más fácil para ocupar la cabeza de lista por Madrid para las autonómicas.

Más sobre este tema
stats