Socios de investidura

La licenciatura de Casado recrudece la guerra entre PP y Ciudadanos

Rivera y Rajoy, reunidos en el Palacio de la Moncloa para estudiar la situación en Cataluña tras la toma de posesión de Torra.

Si no hay sorpresas de última hora, este viernes el Partido Popular logrará que Ángel Garrido sea investido presidente de la Comunidad de Madrid gracias a los votos de Ciudadanos. También, si no hay sorpresas, la semana que viene el partido de Albert Rivera dará el visto bueno a los Presupuestos Generales del Estado para 2018 en el Pleno del Congreso. Pero esta sintonía en lo parlamentario no es sinónimo de que la relación entre los conservadores y su llamado "socio preferente" atraviese un buen momento. De hecho, atraviesa uno de los momentos más tensos desde que se aliaron para la investidura de Mariano Rajoy. A las diferencias sobre cuál debe ser la actuación de las llamadas fuerzas constitucionalistas tras la investidura de Quim Torra se ha sumado la polémica sobre las informaciones relacionadas con la licenciatura de Pablo Casado.

Este jueves, la dirección nacional del PP intentó dar por zanjada esta crisis que ha puesto el foco en los estudios del vicesecretario de Comunicación de los conservadores apuntando hacia Ciudadanos como filtrador de las información del diario El Mundo en la que se indicaba que Casado "aprobó de golpe media carrera el curso que logró el escaño".

Para los conservadores hay una relación directa entre la noticia que afecta a su portavoz y el partido naranja puesto que el exdirector del Centro de Estudios Cardenal Cisneros, Alberto Pérez de Vargas, que ha concedido en las últimas horas entrevistas diciendo una cosa y la contraria sobre este caso era, hasta este mismo jueves que renunció, concejal vecino de Ciudadanos en el distrito madrileño de Chamartín. Esta información fue adelantada por okdiario.

"Ya me he ido del partido, de la política y de todo lo que se parezca a la política. He dejado Ciudadanos 'de voz' pero todavía lo tengo que hacer por escrito", admitía el exdirector de este centro de estudios vinculado a la Universidad Complutense en declaraciones a Cuatro. 

La marcha de la que puede considerarse la primera víctima política de este caso no sirvió para rebajar las tensiones entre PP y Cs. Las fuentes consultadas en el Partido Popular sostienen que no pueden pasar por alto lo que consideran una campaña de desprestigio con el único objetivo de bajar a Pablo Casado de las quinielas para optar a encabezar las listas, bien de la Comunidad o del Ayuntamiento, para las autonómicas y municipales de mayo de 2019. Y que son Albert Rivera y Begoña Villacís, portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Madrid, quienes deben dar explicaciones por la actitud de Alberto Pérez de Vargas.

"Designado" por Villacís

Si durante todo el caso Cifuentes, el PP apuntaba a que tenía su origen en "fuego amigo", es decir en las filas conservadoras y su entorno, ahora no exhiben dudas a la hora de señalar al "fuego enemigo". Así lo definió el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, en los pasillos de la Asamblea de Madrid, donde acudió a presenciar el discurso de investidura de Garrido.

El número tres de los conservadores, siguiendo la estela de unas declaraciones del portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martínez Almeida, consideró que era necesario que Rivera y Villacís den explicaciones. Puesto que Pérez de Vargas fue "designado" por ambos.

 

En declaraciones a laSexta recogidas por Europa Press, Martínez-Maillo afeó a Villacís, que tendría que enfrentarse a Casado si este es candidato, que dijera que "no sabía nada" cuando "un concejal vecino es un cargo importante". Dijo que "tiene que acudir a los plenos en representación de Ciudadanos" y que cobran un sueldo de "700 euros al mes".

Para los conservadores no hay comparación posible entre este caso –señalan que "no hay caso"– y el que culminó con Cristina Cifuentes fuera de la política. Tampoco hay comparación en la reacción del partido, que ha mostrado un apoyo, sin fisuras, a su portavoz.

 

Hace unas semanas, Casado tuvo también que defender que había obtenido un máster en la Universidad Rey Juan Carlos, la misma del caso Cifuentes, con todas las garantías y sin verse beneficiado por su posición en el PP. Antes de llegar a la cúpula del PP nacional, el vicesecretario de Comunicación de los conservadores hizo carrera política en Madrid. Fue diputado en la Asamblea y presidente de Nuevas Generaciones del PP de Madrid con Esperanza Aguirre como presidenta.

"Lo que digo es que den las explicaciones, es lo único que pedimos. No se tienen que molestar porque ellos las piden todos los días", dijo Maillo añadiendo que en Cs "parecen inmaculados" y que "no han roto un plato en su vida".

Martínez-Maillo: "Íbamos acertados"

"Ellos sabrán lo que hacen y por qué con tanta rapidez, pero íbamos acertados cuando apuntábamos a Ciudadanos", dijo tras conocerse la decisión de Pérez de Vargas de abandonar la formación naranja.

Recuperando el 'Consejos vendo, que para mí no tengo' que entonó Rajoy contra la oposición en los primeros días de la crisis de Cifuentes, Maillo se mostró convencido de que Pablo Casado va a salir "reforzado" de este proceso y criticó que sea mayor el nivel de exigencia al PP que a los demás partidos. Así. recordó casos como el del currículum de Toni Cantó (Cs) o la beca de Iñigo Errejón (Podemos).

"El nivel de exigencia al PP es muy alto y Ciudadanos ha sido muy exigente con nosotros", añadió, justificando la petición de explicaciones a Rivera.

Desde que Ciudadanos empezó a dar muestras de que iba en serio a la hora de disputarle al PP el liderazgo del dentro derecha, el PP ha debatido internamente qué posición deben adoptar respecto al partido de Rivera con la dificultad de que necesitan sus votos en el Congreso y en varias comunidades autónomas. El tiempo dirá si la reacción de la cúpula del partido ante este caso marca un antes y un después y el inicio oficioso de una larga campaña electoral. Una vez aprobados los Presupuestos, Rajoy tendrá en su mano agotar la legislatura. "Ahí empezará la remontada si nos atenemos a la tesis del jefe [Rajoy] de que lo que dicen las encuestas no va a ser igual a lo que dirán las urnas", dice un diputado. 

Barones regionales y otros cargos de partido no ocultan su sorpresa por la tranquilidad que Rajoy exhibe ante los cada vez peores resultados en las encuestas.

"Ha dado suficientes explicaciones"

Rafael Hernado, como Martínez-Maillo, es miembro del Comité de Dirección del PP, núcleo de poder del partido. También él cargó contra Ciudadanos a cuenta de las informaciones sobre Casado. "Pablo Casado ha dado suficientes explicaciones, claras y precisas, y ahora los que tienen que dar explicaciones son otros, son los que han hecho acusaciones falsas", dijo en alusión a Ciudadanos.

"El señor Rivera tiene que decir qué le parece que un vocal de su partido cause semejante desprestigio sobre el instituto Cardenal Cisneros", dijo. "Si eres del PP se cuestiona cómo has aprobado una carrera pero si eres del PSOE o de Ciudadanos no", denunció.

Así, lamentó que "el diputado de Cs, Toni Cantó, siga presidiendo la Comisión de Calidad Democrática del Congreso cuando falsificó su currículum diciendo que era pedagogo y no lo era, que el número dos de Cs en la Asamblea de Madrid haya ejercido como abogado sin serlo o que el presidente de la Comunidad Valenciana del PSOE, Ximo Puig, dijera que era licenciado en periodismo pero no lo era".

 

Desde Ciudadanos, Villacís negó tener algo que ver con esas informaciones. "El PP lo sabe porque se lo hemos explicado", sostuvo en la Asamblea de Madrid.

 

Las informaciones sobre los estudios de Casado llegan en un momento en el que Génova, que ha tomado el control del PP madrileño ubicando al frente al presidente del Senado, Pío García-Escudero, le ha encargado que nombre a su equipo de confianza. Este mismo jueves, el presidente de la Cámara Alta ha insistido en que cuenta con Casado para ello. Una muestra más de ese apoyo cerrado.

Rivera pide ya la reedición del 155

Mientras, en lo relacionado con la situación en Cataluña, Rivera llegó a su encuentro con Rajoy insistiendo en que el 155, una vez decaiga, su aplicación debe ser extendida. "No es momento de contemplaciones ni de buenismo", dijo en la rueda de prensa posterior.

A Rajoy se le vio más tenso que en su encuentro con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, pero fuentes conservadoras se mostraron satisfechas con el resultado del encuentro si se tienen en cuenta las declaraciones de Rivera de los últimos días y el enfrentamiento de los protagonistas la semana pasada en el Congreso. Rajoy llamó al líder del partido naranja "aprovechategui" y éste le respondió anunciando que Cs se bajaba del pacto del 155.

En todo caso, Ciudadanos no comparte que el presidente del Gobierno no actúe. "En estos momentos, vigilar es actuar", defendió Rivera.

Casado se presenta como el candidato de la "renovación" para recuperar los votantes que se fueron a Cs y Vox

Casado se presenta como el candidato de la "renovación" para recuperar los votantes que se fueron a Cs y Vox

Más sobre este tema
stats