Elecciones generales

Lozano en 2014: PSOE y PP tienen como ideal una “mezcla de Suiza y Sicilia” y usan “métodos mafiosos”

Lozano en 2014: PSOE y PP son una “mezcla de Suiza y Sicilia” que utiliza “métodos mafiosos”

De pensar que el "ideal" de un partido es transformar Europa en "una mezcla de Suiza y Sicilia" a creer que esa misma formación es el lugar indicado para desarrollar un "proyecto de cambio" que es "necesario para el país" hay un largo trecho. O no. Pero es el que ha recorrido Irene Lozano, hasta este viernes diputada de UPyD, que concurrirá como número 4 en la lista del PSOE por Madrid al Congreso de los Diputados en las próximas elecciones generales, pese a que durante los últimos cuatro años sus críticas al "bipartidismo" han sido constantes con respecto a temas como la corrupción o la democracia interna.

Lozano anunció hace apenas unas semanas que abandonaría UPyD –con cuya dirección ha tenido fuertes discrepancias desde la debacle del partido en las últimas elecciones autonómicas y municipales– y la política al final de esta legislatura, y aunque no descartó volver a optar a un cargo público en el futuro, sí rechazó sumarse a otro partido. "Voy a ponerme a buscar trabajo. Eso es lo que me planteo, nada más", señaló entonces. Pero la ya exdiputada ha cambiado rápidamente de opinión, ya que ha decidido recalar en las listas del PSOE y también en el comité de expertos que Pedro Sánchez para aportar ideas en temas de "regeneración democrática".

Precisamente ese ha sido uno de los grandes caballos de batalla de la exdiputada contra los que ahora serán sus nuevos compañeros –a pesar de que ha anunciado que no se unirá a las filas del PSOE como afiliada–: sus prácticas de democracia interna. Y es que, hace tan sólo unos meses, Lozano incluía a los socialistas dentro del grupo de partidos "viejos" que exigían avales a los candidatos que se presentasen a sus procesos de elecciones primarias –a diferencia de UPyD, que no pone este filtro– para "garantizar que pasaban los más cercanos al aparato".

"Predomina en los partidos viejos españoles esta idea de que la lealtad, en el sentido perruno, se antepone en muchas ocasiones a los méritos, a la eficacia, a que el candidato sea realmente bueno", sostuvo el pasado febrero la entonces dirigente de UPyD en un debate en La Sexta, en el que señaló que "la manera de garantizar que no prima ese criterio de lealtad perruna es que la gente se pueda presentar sin avales". "Es obvio que los partidos viejos no creéis en las primarias", espetó Lozano a la diputada socialista María González Veracruz, otra de las contertulias del programa. La exdiputada concurrirá ahora a las elecciones en la lista madrileña del PSOE sin haber pasado por un proceso de elección, gracias al dedazo de Pedro Sánchez.

El PSOE, acostumbrado a "los métodos mafiosos"

Pero Lozano también ha tenido palabras más gruesas para los que, si es elegida diputada, serán sus próximos compañeros en el Congreso. Y es que, en la campaña de las elecciones europeas de mayo de 2014, la entonces dirigente de UPyD aseguró que "el ideal europeo del PP y el PSOE sería que esto fuera una mezcla de Suiza y Sicilia". "Es decir, el secreto bancario, las cuentas ilegales y los métodos mafiosos, que es a lo que nos tienen acostumbrados", concretó Lozano, que tachó a ambos partidos de "élite extractiva".

Y es que el discurso de que PP y PSOE comparten básicamente las mismas ideas ha sido una de las líneas maestras de la estrategia de UPyD desde su fundación, y Lozano ha sido punta de lanza en esa ofensiva. "En el caso del PPSOE, da igual el cristal con que se mira: todo es mentira", escribía en Twitter la exdiputada en octubre de 2012 durante un debate parlamentario. Tan sólo tres meses más tarde criticaba el "pacto PP-PSOE contra la corrupción" y aconsejaba a estas formaciones "que admitan que están rodeados, devuelvan la pasta y entreguen a los malhechores".

De igual forma, en septiembre de 2012 Lozano se defendió de las acusaciones de populismo en el Congreso de los Diputados asegurando que quien hacía "antipolítica" no era UPyD, sino PP y PSOE. "Es algo que han practicado cuando han permitido las prácticas corruptas de cargos públicos, cuando han permitido la impunidad de cargos públicos acusados e imputados por corrupción, cuando han llevado corruptos en sus listas, cuando han utilizado la administración pública y las instituciones para colocar a sus amigos, a los famosos amigantes: amigos y mangantes", denunció en sede parlamentaria. 

Esta connivencia, a juicio de Lozano, quedó patente en la escasez de las medidas tomadas para frenar la oleada de desahucios de los últimos años. Twitter fue de nuevo la plataforma donde la entonces diputada de UPyD, también en octubre de 2012, criticaba que el Gobierno y el PSOE estuvieran "jugando a las casitas", mientras que en marzo de ese mismo año mostraba irónicamente su extrañeza por el hecho de que los socialistas se hubieran abstenido "en un asunto tan importante como la dación en pago", que UPyD defendía.

"La casa corrupta, putrefacta y opaca del bipartidismo"

La gestión del escándalo de las participaciones preferentes también suscitó duras críticas de Lozano al PSOE, que a su juicio facilitó junto a otras formaciones como el PP o IU que se llevase a cabo esta estafa con su participación en los consejos de administración de las cajas de ahorro. "El Gobierno del PSOE decía que teníamos el sistema financiero más solvente del mundo mientras se cometía la estafa", afirmó en abril de 2013 la entonces diputada en el Congreso, donde denunció que "España es el único país del mundo en que las preferentes se comercializaron a minoristas".

"Son ustedes responsables por igual, el PP y el PSOE", afirmó Lozano entonces. Y es que, según ella, las preferentes fueron una "estafa" diseñada "por las cúpulas de los dos partidos, ejecutada desde las cajas de ahorro" que "gobernaban" y "controlaban". "En el año 2009 el Gobierno de España [del socialista José Luis Rodríguez Zapatero] animaba a las entidades financieras a captar lo que llamaban capital de alta calidad, que así es como se llama ahora al botín de un robo", criticó en su intervención la diputada, en la que también dio cifras concretas: "30.000 millones de euros se consiguieron captar en preferentes, casi un rescate europeo".

"Esto no ocurre por casualidad, [...] aquí hay estafadores y cooperadores necesarios en la estafa", concluyó entonces Lozano, que aseguraba que "todo queda en casa: en la casa corrupta, putrefacta y opaca del bipartidismo". "Que el PSOE ponga ahora el grito en el cielo como si acabara de descubrir la estafa de las preferentes es sencillamente patético", afirmaba a este respecto la diputada.

El PSOE, un partido ni "nuevo" ni "transparente"

Y es que el partido en cuyas listas irá Lozano a ella le parecía, al menos hasta ahora, "viejo", anquilosado y renuente al cambio. Y así lo expresó en multitud de ocasiones, tanto en Twitter –"el mismo PSOE desde que eligió a Felipe González en Suresnes, año 1974", criticó en la red social en 2012–, como en declaraciones de viva voz. "Nosotros somos un partido nuevo y transparente y el PSOE no", señaló terminantemente en El programa de Ana Rosa en diciembre de 2014, cuando pidió a los socialistas "menos palabras vacías y más expulsar a sus corruptos".

"El PSOE ha vuelto para seguir siendo lo mismo de antes", señaló en la misma línea en noviembre de 2013, tras la celebración de la Conferencia Política en la que los socialistas elaboraron un extenso documento propositivo que sirvió a su secretario general de entonces, Alfredo Pérez Rubalcaba, para asegurar que el PSOE había "vuelto". Lozano aprovechó entonces para criticar que los socialistas buscaban "blindarse con una justicia dominada y controlada", en referencia a su acuerdo con el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Ahora, Lozano ya no duda de que el PSOE "sigue existiendo", algo que sí hacía en junio de 2012. Pese a todas sus críticas, ha decidido formar parte de lo que en 2012 calificaba de "establishment" y unirse a algo que, desde UPyD, aseguraba combatir: a los verdaderos antisistema, que a su juicio estaban encarnados en PP y PSOE, empeñados en "dinamitar" la estabilidad. "Somos anti-establishment, pero mucho más pro-sistema que el PPSOE", sostenía la exdiputada.

Un discurso muy distinto al que mantuvo este mismo viernes, cuando afirmó que el proyecto socialista es "serio" y "creíble" y que su incorporación como "independiente" es "símbolo" de que el PSOE quiere cambiar algunas de las cosas con las que ella misma ha sido crítica. "A quien le parezca que lo más importante en este momento es estar bajo unas siglas u otras, tiene una opinión muy respetable que yo no comparto", zanjó.

La 'operación Lozano' provoca la mayor crisis interna en el PSOE desde la llegada de Sánchez

La 'operación Lozano' provoca la mayor crisis interna en el PSOE desde la llegada de Sánchez

Más sobre este tema
stats