Los manejos del seudosindicato

Manos Limpias creó para la “lucha contra la corrupción” una asociación paralela de la que no hay rastro

Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias.

La organización Manos Limpias, cuyo líder, Miguel Bernad, permanece en prisión desde abril por presunta extorsión, creó en septiembre de 2011 una asociación homónima cuyo fin declarado era “la lucha contra la corrupción” y de cuya actividad, sin embargo, no hay más rastro que el de su inscripción en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior.

Al frente de la fantasmal Asociación Cívica Española Manos Limpias se sitúa como presidente Miguel Bernad, que en la entidad original solo ocupa formalmente el puesto de secretario. La junta directiva de esta segunda Manos Limpias es casi calcada de la del autodenominado sindicato funcionarial. Pero, a diferencia de lo que sucede con el pseudosindicato matriz, entre sus vocales se encuentra la abogada Virginia López Negrete.

La letrada, que ha ejercido la acusación popular en nombre del colectivo de funcionarios Manos Limpias, ha asegurado a infoLibre que se sumó a la directiva de la asociación porque “en la confianza cliente-abogado” Bernad la invitó a ello “con carácter testimonial y porque además podría ser necesario en algún momento un letrado”.

López Negrete asegura que ni sabía que la asociación había llegado a ser inscrita en el Registro de Asociaciones y que se ha enterado de ello por este diario. Que ella sepa, la entidad “ninguna actividad tiene” ni cree que se haya personado en ninguna causa judicial.

El colectivo de funcionarios Manos Limpias se personó en el caso Nóos en febrero de 2012, un mes después de que la nueva asociación quedase inscrita en el Registro. Este periódico contactó hace una semana con quien oficialmente consta como tesorero tanto del sindicato como de la “asociación cívica”, José Valenzuela.

Cuando infoLibre le preguntó cómo podía acceder a las cuentas de la asociación, Valenzuela respondió, tajante, que no pensaba facilitar ni un solo dato. ¿Son secretos? El tesorero de las dos Manos Limpias ni siquiera contestó.

Los balances y memorias anuales de la entidad, si es que existen, no constan depositados en el Registro de Asociaciones. Resulta por tanto imposible averiguar a través de fuentes públicas si ha recibido donaciones o subvenciones de terceros –en principio, de carácter privado– o si, incluso, ha obtenido fondos de la organización matriz por cualquier concepto. Es decir, del sindicato de funcionarios.

En los últimos años, el sindicato Manos Limpias alcanzó especial relevancia por su personación en el caso Nóos, donde se erigió en la única acusación que ha mantenido hasta el final los cargos contra la infanta Cristina de Borbón.

La difusión de las conversaciones que Miguel Bernad, y sobre todo el dirigente de su asociación colaboradora Ausbanc, Luis Pineda, mantuvieron con algunos subordinados y con personas del entorno de la aristócrata han asestado un mazazo descomunal a su imagen.

Tanto si la iniciativa de cobrar por retirar los cargos partió de Manos Limpias como si tuvo su origen en el grupo afín a la hermana del rey, las conversaciones parecen dejar fuera de toda duda que hubo un intento de negociación. Y que la clave era el dinero. "Este es el tren de nuestra vida", llegó a decir Pineda en una de las conversaciones telefónicas pinchadas por la Policía.

Manos Limpias se querelló contra un juez y una fiscal tras recibir pagos de un imputado al que ambos investigaban

Manos Limpias se querelló contra un juez y una fiscal tras recibir pagos de un imputado al que ambos investigaban

Más sobre este tema
stats