Corrupción

Manos Limpias se querelló contra un juez y una fiscal tras recibir pagos de un imputado al que ambos investigaban

Bernad y Pineda: dos 'ultras' disfrazados de Robin Hood y dedicados a la extorsión

Manos Limpias interpuso hace seis meses una querella contra el juez y la fiscal encargados del macrocaso de corrupción de La Muela (Zaragoza), y lo hizo meses después de que Jorge Embarba Pinilla, uno de los imputados al que ambos investigaban e hijo de la principal acusada en ese sumario, hiciera llegar como mínimo dos transferencias a una de las cuentas del pseudosindicato fundado por Miguel Bernad. ¿Por qué le pagó Jorge Embarba a Manos Limpias? Porque cada uno -ha terminado por responder a infoLibre- gasta "su dinero como le plazca".

Desde abril, Bernad permanece en prisión por presunta extorsión. Este diario solo ha tenido acceso a los movimientos registrados durante varios meses de 2015 en solo una de las cuentas manejadas por Manos Limpias. Ignora, por tanto, si hubo otras aportaciones con el mismo origen.

Las dos transferencias que ha localizado este diario, una de ellas de 1.000 euros y otra de 100, fueron ordenadas por el ya citado Jorge Embarba Pinilla en abril y mayo de 2015. Único registrado en España con ese nombre y esos apellidos, Jorge Embarba Pinilla es el primogénito de Victoria Pinilla Bielsa. Es decir, la mujer que durante veinte años gobernó el pequeño municipio de La Muela (alrededor de 5.000 habitantes) en representación del PAR aragonés y cuyo desbordante enriquecimiento personal y familiar ha pasado ya a los anales de la corrupción. Tanto Victoria Pinilla como su exmarido, Juan Antonio Embarba Laborda, sus hijos Jorge y Juan Antonio y otros 34 acusados del macrojuicio se encuentran ahora pendientes de sentencia por graves delitos de corrupción.

Los investigadores creen que, además de presionar con estrategias clásicas de chantajista, Manos Limpias aceptaba "donaciones" a cambio de interponer querellas contra los enemigos personales o políticos del donante.

Peligro de nulidad

Jorge Embarba envió el dinero a Manos Limpias justo el mes, mayo de 2015, en que Bernad anunció una inminente querella contra el juez Lajusticia y la fiscal Esponera. Y justo cuando otro juzgado acababa de aceptar una querella previa formulada por el pseudosindicato contra un secretario judicial sustituto que había intervenido en la causa, conocida como La Muela o como Molinos. Al secretario, el sindicato le atribuía haber ejercido el cargo sin cumplir los requisitos.

El sábado, y después de múltiples intentos fallidos para conversar con él, Jorge Embarba respondió al mensaje que a través de Facebook le envió este diario. A la pregunta de por qué transfirió dinero a Manos Limpias en 2015, cuando la organización que dirigía Miguel Bernad mantenía una querella contra el secretario judicial del caso Molinos y cuando ya había anunciado otra contra el juez y la fiscal que, por ese mismo caso, investigaban a su familia y a él mismo, el primogénito de Victoria Pinilla escribió esto: "En cuanto a lo que me dice, solo puedo contestar que cada uno con su dinero puede gastarlo como le plazca. Yo no me meto en qué se gastan los dineros las personas, así que respeten también lo que hacemos los demás".

Durante la instrucción, el primogénito la exalcaldesa de La Muela invocó una  supuesta "ludopatía" para explicar de dónde habían salido los seis millones que se embolsó en ocho años.

Manos Limpias pudo seguir adelante con esa primera querella contra el secretario tras abonar una fianza de 3.000 euros. El dinero enviado por Jorge Embarba cubría así al menos un tercio de lo exigido. Tras más de 15 años de investigación, y con el juicio ya en ciernes, aquel paso dio un momentáneo respiro al clan gobernado por María Victoria Pinilla, la mujer que a golpe de recalificación cambió su estatus de dueña de una granja de conejos por el de propietaria de mansiones en la dominicana Punta Cana o  la gaditana Sotogrande, clienta habitual de boutiques de la milla de oro madrileña y viajera por los confines más caros del mundo.

Si hubiera prosperado la querella que el 9 de diciembre interpuso Manos Limpias contra el juez Alfredo Lajusticia y la fiscal Victoria Esponera o si no hubiera sido también archivada la que ya en enero de 2015 había formulado la misma Manos Limpias contra Francisco Sánchez, uno de los secretarios judiciales que intervinieron en la causa, la larga y prolija investigación sobre los desmanes urbanísticos en La Muela habría corrido un grave peligro de nulidad. El caso estalló nada menos que hace 16 años, en 1999. Finalmente, el Tribunal Superior (TSJ) aragonés ni siquiera admitió la querella contra el juez Lajusticia y la fiscal Esponera. Y la interpuesta contra el secretario judicial terminó archivada.

En este caso, y además de 35 años de cárcel, la Fiscalía pide que Pinilla pague 26,6 millones en multas e indemnizaciones. Sobre la exalcaldesa pesan las siguientes acusaciones: soborno (cohecho), revelación de secretos, negociaciones prohibidas a los funcionarios públicos, tráfico de influencias, prevaricación, fraude en las subvenciones, malversación de caudales públicos, exacciones ilegales y blanqueo de capitales.

"Apoyo máximo de Bernad a los imputados del caso"

Una Carta abierta a Miguel Bernad que circula por la red con la firma de un articulista que se presenta como antiguo colaborador de La Gaceta (Intereconomía) ofrece un esclarecedor relato sobre la posición del jefe de Manos Limpias en el caso La Muela. El autor de la Carta, Javier Cordero, dice lo siguiente:"La sensibilidad que me mostraba Miguel [Bernad] en el apoyo que a través del Sindicato daba a todos los imputados del Caso Molinos, era máxima. No entendíamos como se había colocado a un falso Secretario Judicial en la instrucción sumarial y tras denunciarlo a todas las instancias, no se hubiera hecho nada".

Entre los reproches que Manos Limpias hacía a ese secretario figuraba el de haber representado a CCOO, amén de haber trabajado como "cocinero" y "minero" y de haber obtenido luego la licenciatura en Derecho "a través la UNED". Al juez y a la fiscal, la organización de Miguel Bernad les acusaba de no haber investigado a "altos cargos políticos aragoneses".

Pese a los constantes intentos realizados por este diario desde el jueves por la mañana, tampoco ha sido posible recabar la versión de Manos Limpias. El abogado de Miguel Bernad no atendió las llamadas de infoLibre. Y quien consta como tesorero del pseudosindicato, José Valenzuela, tampoco. Hace una semana, Valenzuela ya respondió a este diario que no pensaba dar ni un solo dato sobre Manos Limpias. El viernes ni siquiera descolgó el teléfono.

En el listado de movimientos de la cuenta de Manos Limpias, abierta en una sucursal del Santander situada en el madrileño barrio de Salamanca, aparece alguna otra transferencia ordenada por personas cuyos apellidos coinciden parcialmente con los de la familia de Victoria Pinilla Bielsa. Este diario los omite porque no ha podido verificar si se trata o no de una mera coincidencia.

Bernad tras salir de la cárcel: "Manos Limpias iba a renunciar a la imputación de la infanta por razones de Estado"

Más sobre este tema
stats