PP

Margallo reta a Aguirre a explicar cómo hubiera gestionado ella la crisis

Margallo cree los casos de Aguirre y Rajoy "no son equiparables"

infoLibre

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, retó este lunes a la conservadora Esperanza Aguirre a que explique cómo hubiese gestionado ella la crisis de haber estado en La Moncloa y qué "alternativas" presenta para el momento actual.

Así reaccionó el ministro en declaraciones a Telemadrid, recogidas por Europa Press, al adelanto del libro de Aguirre Yo no me callo, en el que critica un cierto desprecio por parte de la dirección actual del PP respecto del "andamiaje ideológico" de la formación.

Para el ministro García-Margallo en cambio, el PP es un partido "de centro" cuya ideología está "muy definida", no solo a nivel nacional, sino a nivel internacional, pues forma parte del Partido Popular Europeo, "que tiene un grupo propio y una doctrina muy elaborada".

"Aparte están los conservadores, que se sientan en otros escaños en el Parlamento Europeo y están los liberales puros, que también se sientan en otros escaños. Lo que dice Rajoy es que nuestra referencia son los partidos populares de centro, que tienen una gran historia", continuó el ministro.

"No soy liberal en lo económico"

Si Esperanza Aguirre "se define como liberal", recordó el ministro, él no se considera liberal "desde el punto de vista económico", porque el "liberal puro es el que cree en el poder del mercado sin restricciones y sin controles".

Pero la revolución neoconservadora que se inició tras la crisis del petróleo en 1973 "cae en 2007 con Lehman Brothers, porque la gente no entiende que los bancos, las entidades financieras, etc. no tengan ninguna regla, se repartan las cantidades inmensas mientras las cosas van bien y cuando las cosas van mal sean los contribuyentes los que tienen que venir a rescatarlos".

Un partido de centro se diferencia de otro liberal puro, continuó, "en que el de centro dice, oiga, libertad, eficiencia económica, por supuesto, pero además inclusión social porque una sociedad no puede ser feliz si una parte de ella no lo es".

García-Margallo defendió que haya reglas "para evitar concentraciones de poder económico que acaban siempre con la competencia, con el mercado, y acaban en concentraciones de poder político".

Pero también que haya reglas para "la compensación social", para abordar aquellas necesidades sociales "que el mercado no puede resolver", como la atención a determinadas personas que necesitan asistencia. "Eso es el Estado de Bienestar. Por tanto, decir que no tenemos ideología me parece una cosa rara", dijo el ministro en alusión a las críticas de Aguirre.

García-Margallo admite que "no parece" que Aguirre esté muy contenta con los actuales dirigentes del PP. "Pero fue candidata a la alcaldía (de Madrid) por el PP hace unos meses y no parecía tan descontenta", sentenció el ministro.

No obstante, el jefe de la diplomacia destacó que en el PP cada uno puede "tener opiniones distintas". "No somos el Partido Comunista de la Unión Soviética", añadió.

"Ella considera que tiene que decir estas cosas ahora, hombre no es el mejor momento, no nos va a ayudar demasiado, tampoco creo que tenga mucho impacto y si hay que discutir de ideología, yo encantado, no hay cosa que me divierta más", indicó.

Defensa del Estado del Bienestar

Eso sí, indicó que él, que está ultimando un libro en el que defiende "el modelo europeo de bienestar frente a tentaciones liberales", cree en "la educación universal, la sanidad universal, los servicios sociales universales, la redistribución de la renta, y en atender ahora más que nunca a los que han sufrido la crisis ahora que empieza a haber recuperación".

"Creo en esas cosas, no creo en dejar al mercado que haga lo que le parezca bien, el mejor ejemplo de los mercados es Mario Conde", añadió. El ministro explicó que la tesis "deje usted a los gestores que hagan lo que quieran, no les pongan trabas porque cuanta más libertad tengan, más dividendos y beneficios hay para accionistas", funciona mientras todo va bien, porque "en cuanto se cae la tienda", se pide al Estado que salga "al rescate". Y este "capitalismo de casino" a él "no le gusta" nada, dijo.

Por último, García-Margallo reivindicó la política de "ajustes extraordinarios" que se vio obligado a hacer al Gobierno "para salir del rescate", pero que pudo hacerse "manteniendo intacto el Estado de Bienestar, que es una seña de identidad europea que nos distingue de la política anglosajona".

Lo que opina Aguirre sobre Aznar, Rajoy y otros compañeros del PP

Lo que opina Aguirre sobre Aznar, Rajoy y otros compañeros del PP

Más sobre este tema
stats