Canarias

Motín en la ejecutiva del PSOE de La Gomera para forzar la salida de Curbelo

Casimiro Curbelo, líder del PSOE de La Gomera y presidente del cabildo insular, en una imagen de archivo.

El socialista Casimiro Curbelo vuelve a los titulares de la política nacional. Ya hace tres años, y a las puertas de las últimas elecciones generales, su nombre saltó a la primera línea tras el incidente que protagonizó con la Policía en un local de ocio nocturno de la calle de Orense de Madrid. Una acusación de atentado a los agentes de la autoridad que le valió la salida del Senado, donde ocupaba un escaño por desde 1993. Ahora regresa a la actualidad tras la dimisión de la mayoría de su ejecutiva insular, lo que en teoría debe conllevar su salida como secretario general y la formación de una gestora. En teoría porque Curbelo se resiste y porque las direcciones federal y regional están intentando buscar una solución que no ensucie la campaña de las elecciones europeas del 25 de mayo. El conflicto interno se produjo apenas 24 horas después de otra dimisión colegiada: la de diez miembros de la cúpula del PSC en Girona.

Curbelo es indiscutiblemente el hombre fuerte en la pequeña isla de Santa Cruz de Tenerife desde hace décadas. Nacido en noviembre de 1955, se convirtió en secretario general de los socialistas gomeros en 1983, un año después de ingresar en el partido. Fue alcalde de la capital, San Sebastián de La Gomera, y parlamentario regional, entre 1987 y 1991, y en este último año fue elegido presidente del cabildo insular, puesto que aún conserva. En la Cámara alta entró en 1993, y de allí salió, precisamente por el incidente en la sauna de Madrid, en julio de 2011. Curbelo fue detenido, junto con su hijo Aday, aunque él negó que hubiera agredido a los agentes. El PSOE le excluyó de las listas de las generales de noviembre, y quien lo anunció entonces, la portavoz del Comité Electoral, es hoy la vicesecretaria general y número uno a las europeas, Elena Valenciano. La decisión incendió a las varias agrupaciones locales, pero Ferraz no se arredró: el candidato al Senado sería Gregorio Medina. Y así fue. 

Aquel altercado en la zona de Azca de Madrid, pues, no le supuso demasiado castigo de los suyos. En el congreso de noviembre de 2012, Curbelo fue reelegido como secretario general de los socialistas gomeros, en el XI Congreso insular, por el 89,79% de los votos de sus compañeros. En 2009, en el anterior cónclave, había sido ratificado por el 99%. Y en 2005, por el 100%. Su control de la isla ha sido, pues, incontestable. Hasta ahora. 

"Prima su propio protagonismo"

Ayer miércoles se hizo pública la renuncia [consúltala aquí en PDF] de siete de los 12 miembros de la ejecutiva gomera. Entre los dimisionarios, el secretario de Organización insular, Ramón Jerez; cuatro responsables de áreas y los tres alcaldes socialistas miembros de la dirección: Ángel Luis Castilla, Néstor López y Manuel Ramón Plasencia (presidente de la Fecam, la Federación Canaria de Municipios). Las razones: la "inactividad orgánica, la ausencia de debate interno y las formas de coordinar" de Curbelo no son "las más adecuadas" y las que se corresponden con las obligaciones estatutarias, así como la existencia de una "auténtica ruptura del diálogo interinstitucional entre él como presidente del cabildo y los respectivos ayuntamientos" de la isla. "En la actitud de Curbelo prima por encima de todo su propio protagonismo, lo que ha originado en muchas ocasiones que a la falta de diálogo y de comunicación se sumen puenteos a las decisiones de los consistorios municipales lo que le ha llevado incluso a la realización de acciones desde el Cabildo de La Gomera que son competencia local sin dar conocimiento a los respectivos ayuntamientos" de las medidas. 

Los firmantes señalaron que se han "agotado todas las vías para restablecer el diálogo", y que no sirvió de nada la reunión con el líder del Partido Socialista de Canarias (PSC-PSOE) y vicepresidente del Gobierno regional, José Miguel Pérez, el pasado enero, porque todo siguió "igual" e incluso empeoró. Además, denunciaron que la actividad del PSC está "paralizada": ni se celebran ejecutivas de acuerdo a lo establecido en el congreso ni existe "debate interno". 

Según el artículo 69 de la Normativa reguladora de la estructura y funcionamiento general del PSOE, a los que se aferran los dimisionarios, si dimite el secretario general o lo hace "más del 50%" de los miembros de la ejecutiva, Ferraz montará una gestora de común acuerdo con la dirección regional. Gestora que conduce el partido hasta la convocatoria del siguiente congreso extraordinario. Los dirigentes quisieron, con su renuncia, "dar un impulso y un revulsivo" al PSC gomero, forzando la caída de su líder, que esperan redunde en beneficio del partido. 

Curbelo reclama "cordura, serenidad y calma"

Sin embargo, Curbelo dio muestras de no darse por enterado. En una nota, el exsenador afirmó que las dimisiones de la ejecutiva insular "no representan la mayoría", por lo que "carecen de capacidad" para promover su salida. El secretario general pidió "cordura, serenidad, calma y reflexión", y que todas estas cuestiones se debatan en los ámbitos internos del PSC. A la ejecutiva autonómica le demandó que se pronuncie para que "despeje cualquier tipo de duda". A sus compañeros dimisionarios les afeó que no hubieran planteado "nunca" ninguna queja, tampoco siquiera en el comité insular de hace unas semanas. 

De la dirección de Pérez no salió ayer una sola palabra de modo oficial. Su secretario de Organización, Julio Cruz, procede precisamente de La Gomera. Tampoco hubo pronunciamiento de Ferraz. No obstante, fuentes de la ejecutiva de Alfredo Pérez Rubalcaba reconocieron a infoLibre que este miércoles y jueves el responsable de Ciudades y Política Municipal, Gaspar Zarrías, se trasladará a Canarias para abordar el conflicto con las cúpulas regional y local. "Queremos hablar con ellos, ver qué se puede hacer. No adelantamos ninguna solución, pero desde luego sí queremos echar agua al fuego. No es momento de broncas ahora, hay que esperar a después de las europeas, donde nos jugamos mucho", aseguraba un miembro del equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba. 

Imputación por presunta corrupción

¿Qué está detrás de esta pugna interna? "Los 30 años de Casimiro. Los dirigentes piden renovación y él no se deja. Nosotros que esto se conduzca de manera pacífica, aunque es verdad que en las islas esto siempre es algo más complicado, porque cada una tiene su dinámica y son muy endogámicas", juzgaban en Ferraz. La Gomera no es un asunto menor para los socialistas, porque es su feudo en el archipiélago. 

Dirigentes canarios consultados por este periódico relataron que la tensión ya se venía larvando desde hacía más de un año. En concreto, desde que presentó su dimisión, en noviembre de 2012 –poco antes del congreso insular–, el vicepresidente y consejero de Presidencia, Infraestructuras, Transporte, Economía y Hacienda del Cabildo de La Gomera, Gregorio Medina, la persona que en efecto sustituyó a Curbelo en su escaño en el Senado. En aquel año, el secretario general fue imputado por un delito de presunta corrupción en el caso Telaraña.

La Guardia Civil señaló en un informe que Curbelo había quintuplicado su patrimonio desde 1998, hasta amasar 2,1 millones de euros, con operaciones "atípicas", como la permuta con un empresario que le reportó 889.000 euros casi sin coste para él. "Lo cierto es que su gente le creyó con el tema del altercado en Madrid y nadie ha querido echarlo hasta ahora. Aquí no se le ve como un cacique", manifestaba ayer una diputada canaria. Pero Curbelo, sin embargo, no ha logrado desprenderse de ese estigma en los últimos años.   

Valenciano: “Aunque ganara las primarias Felipe González habría renovación”

Valenciano: “Aunque ganara las primarias Felipe González habría renovación”

Más sobre este tema
stats