LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El día a día de la ley trans y el 'sólo sí es sí' tras un año: ni fraude en los registros ni rebajas de penas diarias

Pactos postelectorales

Las negociaciones siguen encalladas en Madrid, Navarra y Aragón al borde de la fecha tope para fijar la investidura

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Un mes después de las elecciones autonómicas del 26 de mayo, tan solo tres comunidades de las 12 que sacaron las urnas han elegido ya a sus nuevos presidentes: Cantabria, Extremadura y Baleares. La investidura parece especialmente complicada en tres autonomías: Aragón, la Comunidad de Madrid y Navarra. En la Comunidad Foral ha sido imposible encontrar un candidato viable para la investidura, y en Madrid y Aragón los candidatos apuran las negociación porque la semana que viene los presidentes de sus respectivos parlamentos deben elegir a los candidatos que se someterán a la confianza de la Cámara.

Por el contrario, además de Cantabria, Baleares y Extremadura, que invistieron como presidentes hace unos días a Miguel Ángel Revilla (PRC), Francina Armengol (PSIB) y Guillermo Fernández Vara (PSOE), respectivamente, otras comunidades tienen prácticamente garantizado que en los próximos días elegirán a su nuevo Gobierno. El caso más claro es el de Castilla-La Mancha, la única región –junto a Extremadura– donde el PSOE consiguió mayoría absoluta el 26 de mayo y donde el pleno de investidura de Emiliano García-Page tendrá lugar el próximo martes.

También se celebrará pronto dicho debate en la Región de Murcia, que ha fijado para el lunes el pleno para intentar hacer presidente al candidato del PP, Fernando López Miras. No obstante, su situación es mucho más incómoda que la de Page, ya que López Miras ha suscrito un pacto con Ciudadanos que no le garantiza ser elegido presidente de la Región de Murcia, ya que necesita al menos la abstención de Vox. Y el partido ultraderechista exige, entre otras cosas, derogar la ley de protección al colectivo LGTBI o reclamar al Estado la deportación de inmigrantes indocumentados para apoyar al candidato del PP.

En Navarra no hay candidato

Los estatutos de autonomía navarro y madrileño establecen el próximo martes 2 de julio como fecha tope para que los presidentes de sus respectivos parlamentos autonómicos designen un candidato para la investidura. No obstante, al menos en Navarra eso no va a ocurrir. La primera ronda de contactos que ha llevado a cabo con todos los partidos el presidente del Parlamento foral, Unai Hualde, ha sido infructuosa, y según anunció el mismo, el próximo lunes trasladará a la Mesa del Parlamento y la Junta de Portavoces que, hoy por hoy, "no se dan las condiciones para proponer un candidato a la investidura".

La situación de la negociación en Navarra es endiablada. La fuerza más votada, Navarra Suma (la coalición de UPN, PP y Ciudadanos), no alcanzó en las elecciones la mayoría absoluta, por lo que el PSOE se encuentra negociando una mayoría alternativa que consiga que su líder, María Chivite, sea elegida presidenta autonómica. Para sumar esta mayoría necesita el apoyo de Geroa Bai, Podemos e IU, que se han mostrado proclives a negociar, pero también la abstención de EH Bildu, con quien los socialistas se niegan a abrir conversaciones.

Así las cosas, Hualde anunció que queda a la espera de que haya algún avance en la negociación para volver a convocar una nueva ronda de contactos con los partidos y, si es posible, designar un candidato para la investidura. No obstante, la situación de bloqueo no puede prolongarse eternamente: si no se consigue elegir presidente antes del 26 de agosto –la fecha en la que se cumplen tres meses de las elecciones–, la ley navarra establece que se convocarán comicios anticipados de forma automática.

La incógnita de Madrid

La situación en la Comunidad de Madrid es aún más incierta, ya que el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad (Cs), ha convocado la ronda de contactos con los partidos apurando los plazos hasta el final. Dicha ronda tendrá lugar los próximos lunes y martes, y ese último día es la fecha tope que establece la normativa regional para designar candidato a la Presidencia autonómica. El líder del PSOE, Ángel Gabilondo, ya ha anunciado que expresará a Trinidad su voluntad de presentarse a la investidura, y su candidatura recibirá al menos el apoyo de Más Madrid, tal y como ha afirmado Íñigo Errejón.

No obstante, ambas formaciones no suman el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara, ni siquiera aunque a ellas se uniera Unidas Podemos. Y lo mismo les ocurre a PP y Ciudadanos, que negocian desde hace días la investidura de la candidata conservadora Isabel Díaz Ayuso, que para ser elegida presidenta necesita el apoyo de Vox, que se niega a dárselo si los tres partidos no suscriben un programa conjunto. Por ello, Trinidad podría acabar la ronda de contactos declarando, como ya ha ocurrido en Navarra, que no hay candidato viable para ser investido.

Pero, a diferencia de lo que ocurre en la Comunidad Foral, la normativa madrileña sí establece un procedimiento a seguir para cuando no haya candidato. Si se diera el caso, el presidente de la Asamblea tendría que convocar igualmente un pleno de investidura entre el viernes 5 y el jueves 11 de julio para que los grupos expliquen su posición, y a partir de ahí comienza a correr una cuenta atrás de dos meses tras la cual, si no se ha logrado elegir presidente, se convocarán elecciones anticipadas.

Lambán negocia a contrarreloj en Aragón

También para la semana que viene está previsto que el presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada, proponga un candidato para la investidura. La fecha tope que tiene para hacerlo es el próximo jueves, tras llevar a cabo una ronda de contactos con todos los partidos, y Sada ya ha anunciado que va a "apurar los plazos al máximo para que los grupos puedan negociar con tranquilidad". Pero el escenario es complicado: no parece haber otro candidato viable que el líder del PSOE, Javier Lambán, pero por ahora solo ha alcanzado un pacto con el PAR y necesita, al menos, sumar los votos de Podemos y la Chunta para que su candidatura progrese.

Los socialistas ya han iniciado los contactos con el resto de las formaciones, pero el problema fundamental es la incompatibilidad entre Podemos y el PAR. Los aragonesistas, que tienen prácticamente asegurado entrar en el Gobierno de Lambán, se niegan a compartir gabinete con la formación morada, que a su vez aspira a entrar en el Ejecutivo. Por el contrario, ese veto del PAR no se amplía a la Chunta, cuya dirección ya ha dado su visto bueno a reeditar su participación en el Gobierno.

Asturias, Canarias, Castilla y León y La Rioja

En Asturias, de la misma forma, la negociación para hacer presidente al líder del PSOE, Adrián Barbón, aún no está cerrada, pero la particularidad del sistema de elección asturiano le pone las cosas mucho más fáciles que a Lambán. Según establece la normativa del Principado, el pleno tendrá que quedar fijado como tarde el próximo lunes 8 de julio, y al mismo pueden presentarse tantos candidatos como deseen si los avalan al menos cinco diputados autonómicos. No obstante, en Asturias no se puede votar en contra de ninguno de los candidatos, únicamente abstenerse, por lo que Barbón podría ser elegido presidente por mayoría simple incluso aunque solo contase con los apoyos del PSOE.

Aplazada la reunión entre PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E para estudiar el modelo de gobierno en Navarra

Aplazada la reunión entre PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E para estudiar el modelo de gobierno en Navarra

Donde ya están claras las investiduras es en Canarias, Castilla y León y La Rioja, donde se han suscrito pactos que se harán efectivos en cuanto se convoquen los plenos para elegir presidente. El candidato canario, Ángel Víctor Torres, que será presidente con el apoyo de PSOE (su partido), Nueva Canarias, Podemos y Agrupación Socialista Gomera, afirmó este mismo viernes que lo previsto es que su investidura se produzca "sobre el 10 u 11" de julio, aunque el próximo jueves se reunirá con el presidente del Parlamento regional, Gustavo Matos, para fijar la fecha.

Por su parte, en Castilla y León hay de plazo hasta el próximo 12 de julio para convocar el debate de investidura, aunque este viernes PP y Ciudadanos terminaron de cerrar los últimos flecos de su acuerdo de coalición para gobernar juntos la comunidad, por lo que el pleno podría fijarse en cualquier momento: la fecha tope para ello es el 12 de julio.

Y algo parecido ocurre en La Rioja, donde hace unos días se anunció un pacto entre PSOE y Unidas Podemos para que la socialista Concha Andreu sea presidenta de la región, pero donde aun no hay fecha para el pleno de investidura: el Parlamento tiene hasta el 10 de julio para fijarla.

Más sobre este tema
stats