Investidura parlamentaria

Los nueve principales olvidos del candidato a presidente

Mariano Rajoy se prepara para intervenir momentos antes de su discurso de investidura.

En el primer día de la sesión de investidura, Mariano Rajoy hilvanó un discurso previsible, centrado en el mantra de la "recuperación económica" y en el que pasó de puntillas por cuestiones cruciales como la corrupción política, sin mención alguna a los casos que afectan a su partido.  Rajoy también tiró de discurso del miedo para alertar de las supuestas sanciones a las que se enfrenta España si se extiende en el tiempo la situación de Gobierno en funciones.

Entre los olvidos también estuvo la situación de la llamada hucha de las pensiones, la realidad de la I+D+i española o los recortes en sanidad y educación. Y aunque dedicó buena parte de su discurso a vender el legado de su partido en materia de empleo, no mencionó que la mayoría de las nuevas contrataciones son temporales –cada vez más breves, incluso por horas– y requieren escasa cualificación y ofrecen bajos salarios. 

infoLibre detalla a continuación algunos de los asuntos que el candidato obvió en su intervención en el Congreso de los Diputados

01. Las lagunas del discurso del miedo

En su intervención, Rajoy abundó en el discurso del miedo al que se viene acogiendo el PP en las últimas semanas para explicar qué puede pasar si se extiende en el tiempo esta situación de Gobierno en funciones en la que está España desde las elecciones generales del 20 de diciembre. Según su relato, España, que estaba saliendo de la crisis, corre el riesgo de retroceder. "Todo tiene un límite (...). Las cosas se podrían torcer y evolucionar a peor", advirtió. 

Así, Rajoy aludió a la posibilidad de una sanción a España si los Presupuestos Generales del Estado para 2017 no pueden ser presentados a Bruselas el 15 de octubre. "Las consecuencias de fallar en esta cuestión serían de extrema gravedad: entre otras, se derivarían sanciones para nuestro país o la pérdida de importantes fuentes de financiación europeas, por no hablar del serio menoscabo de la credibilidad ganada, con tanto esfuerzo, a lo largo de estos años", señaló. 

Sin embargo, oficialmente, desde el Ministerio de Economía no confirman la realidad de esa presunta multa. "El plan es tener Presupuestos y enviar la comunicación a Bruselas", se limitaron a señalar en el departamento que dirige Luis de Guindos cuando infoLibre publicó el pasado 4 de agosto que la Comisión Europea sostenía que la posibilidad de una sanción era una mera especulación.

Lo cierto es que el Gobierno tiene la obligación de remitir a las instituciones europeas antes del 15 de octubre el llamado draft budgetary plan, un borrador de las cuentas públicas para el ejercicio siguiente. Si para esa fecha no hay Presupuesto, lo que puede hacer España es remitir un borrador con las cuentas de 2016 prorrogadas. En todo caso, si no se cumple este proceso, no está prevista una sanción automática.

Asimismo, Rajoy dejó caer que de esos Presupuestos dependen también las prestaciones públicas (pensiones, desempleo...) que reciben 14 millones de españoles insistiendo en la idea –lanzada por el PP en los últimos días– de que si no hay Gobierno ya no pueden subirse las pensiones ni sueldos de funcionarios. Sin embargo, cuando llegó al Gobierno a finales de 2011, el PP aprobó un real decreto-ley en el que estableció la congelación del salario de los funcionarios y la revalorización de las pensiones en un 1% a pesar de que el PSOE, antes de abandonar la Moncloa, no había dejado aprobados los Presupuestos. 

02. Lo que no contó sobre el empleo 

El candidato del PP dedicó buena parte de su discurso a vender el legado de su partido en materia de empleo. Así, presumió en varias ocasiones de que gracias al crecimiento de la economía, el empleo en España "sigue aumentando a un ritmo de medio millón de personas al año", y de que España es el país de Europa donde más empleo se crea. Aseguró que cuando él llegó a la Presidencia del Gobierno en España se destruían cada día 1.400 empleos, mientras que "hoy, cada día encuentran trabajo casi 1.600 españoles".

Sin embargo, los datos oficiales evidencian que el empleo se está recuperando en España pero con los mismos defectos que tenía antes de la gran debacle laboral de 2009-2013. Desde que comenzó a reactivarse la economía, en 2014, se han creado 1,6 millones de puestos de trabajo, una cifra insuficiente para compensar los casi tres millones de empleos perdidos entre 2007 y 2013. Y todo ello pese a que se firmaron el año pasado 18,6 millones de contratos, un 11,1% más que en 2014.

Lo que ocurre, además, es que la mayoría de las nuevas contrataciones son temporales –cada vez más breves, incluso por horas– y requieren escasa cualificación y ofrecen bajos salarios. España sigue siendo la campeona del trabajo temporal en Europa, pues con una tasa de temporalidad del 25,7%, supera en 10 puntos la media de la UE. En 2014 y 2015 sólo el 8,1% de los contratos registrados fueron indefinidos. Un porcentaje que incluso se reduce en los meses de verano, con la temporada alta del turismo.

Ocurre también que la temporalidad se contagia a otros tipos de contrato. Es el caso del contrato de apoyo a los emprendedores, que en teoría con carácter indefinido, aunque los datos del Ministerio de Empleo evidencian que más de la mitad de los que se registran no superan el año de duración y que casi una cuarta parte muere a los tres meses. La razón estriba en que tiene un periodo de prueba de un año, lo que permite despedir al trabajador sin indemnizarlo antes de cumplirse ese plazo.

Además, las empresas ofrecen contratos poco estables cuyos sueldos se resienten. Según una encuesta realizada por la ETT Adecco entre 613 empresas y 2.655 trabajadores, el 58% de ellas admite haber contratado empleados en 2015 con salarios inferiores a los de quienes ejercen funciones similares en su plantilla actual. El 27,4% les paga un 15% menos, el 19,6% hasta un 30% menos. Un 2,8% ofreció a sus nuevas incorporaciones la mitad del sueldo que abona a sus trabajadores de igual nivel ya en plantilla.

03. La realidad de la I+D+i española

Rajoy propuso la creación de un Pacto Nacional por la I+D+i con el objetivo de "alcanzar en 2020 el objetivo de inversión pública del 2% del PIB" en el conjunto de todas las actividades de este sector. Este acuerdo –dijo– iría acompañado del estímulo a la financiación privada, con la mejora del actual sistema de deducciones fiscales y con el reconocimiento de la labor de los investigadores. "La innovación y la investigación son las claves, en definitiva, para un crecimiento sólido y solvente", añadió. 

La realidad es que España sigue instalada en el furgón de cola de la UE en lo que a innovación científica se refiere. Un informe reciente de la Comisión Europea vuelve a poner en evidencia cómo la falta de inversión está contribuyendo a consolidar el retraso del país respecto al resto de socios europeos en el énfasis aplicado a la innovación. Este documento sitúa a España en el puesto 20 de los 28 Estados miembros, cuatro peldaños por debajo del lugar que ocupaba en el informe de 2013, elaborado con datos de 2010 y 2011.

El estudio European Innovation Scoreboard 2016 [PDF en inglés, aquí] tiene en cuenta 25 indicadores y clasifica a los países en cuatro categorías en función de su apuesta por la innovación: líderes, seguidores, innovadores moderados y modestos. Pues bien, España –con una inversión anual del 1,23% del PIB, según los últimos datos publicados por el INE, de 2014– permanece en el tercer grupo. 

04. La situación de la hucha de las pensiones

En su discurso, Rajoy también presumió de haber "garantizado" la actualización de las pensiones y de haberlas "mejorado" con con un complemento adicional a la maternidad. "Nunca en la historia de España el presupuesto en pensiones había superado los 130.000 millones de euros", aseguró. Su único compromiso al respecto, no obstante, fue proponer la convocatoria inmediata del Pacto de Toledo. 

Sin embargo, lo que no dijo el presidente en funciones es que en la llamada hucha de las pensiones apenas queda dinero para afrontar tres pagas extraordinarias más. Sólo en el mes de julio el Ministerio de Empleo ha sacado 9.700 millones del Fondo de Reserva para hacer frente a la paga extraordinaria de julio y para liquidar el IRPF de los pensionistas con Hacienda. Desde diciembre de 2012, la primera vez que tuvo que sacar dinero del Fondo de Reserva, el Gobierno ha extraído un total de 55.151 millones de euros. También ha utilizado 5.350 millones de los excedentes de las mutuas de accidentes de trabajo.

05. Pacto Educativo... tras una ley sin consenso 

El candidato del PP también habló de la necesidad de "abrir un diálogo con todas las fuerzas políticas para lograr un Pacto Nacional por la Educación". Dijo que el objetivo de ese acuerdo es que dote al sistema educativo "de la estabilidad necesaria para centrarse en la adquisición de competencias y la mejora de resultados; para centrarse en la generación de oportunidades, y en que todos puedan acceder a ellas en igualdad de condiciones". Sin embargo, si algo ha marcado la gestión de Rajoy en lo que se refiere al sistema educativo es la puesta en marcha de una reforma con toda la comunidad educativa en contra.  

Rajoy también señaló en su discurso que el deber de los responsables públicos es  "garantizar el acceso al sistema educativo, reforzando la política de becas; asegurar la atención a las necesidades específicas de los alumnos; luchar contra el abandono y el fracaso escolares; y favorecer la convivencia en las aulas". No obstante, obvió alguno datos.

Entre ellos, que el cambio en el sistema de ayudas aprobado por su Gobierno trajo consigo una reducción de la ayuda media que reciben los estudiantes becados para comprar libros, material o pagarse el alojamiento en otra ciudad. Mientras en el curso 2011-2012 la cuantía media de la ayuda monetaria –sin incluir el precio de la matrícula– fue de 2.497 euros, para este curso es de 2.160. La diferencia es, por tanto, de 337 euros, de un 13%. En el PP presumen de que en los cuatro últimos cursos el número de becarios en la educación superior ha aumentado en un 6,9%. Y es cierto. Aunque también lo es que reciben menos dinero.

Otro ejemplo de los efectos de la austeridad sobre los colectivos más vulnerables: los programas de educación compensatoria –los que reciben los alumnos más rezagados o con dificultades de aprendizaje– se han desplomado en los últimos años. Así, entre 2009 y 2013 (último ejercicio con los presupuestos liquidados) la inversión para atender a este alumnado se ha reducido en un 25,5%. 

06. Violencia de género 

Rajoy también mostró su compromiso contra la violencia de género, una lacra que definió "la peor forma de desigualdad". Asimismo, propuso alcanzar un "gran pacto" contra esta forma de violencia y en el que llamó a involucrarse "a todos los partidos, todas las administraciones, a todas las entidades concernidas y a toda la sociedad".

Sin embargo, las expertas y los colectivos feministas se han pasado toda la legislatura en la que Rajoy ha estado en la Moncloa denunciando las lagunas en la protección judicial de las víctimas, la falta de especialización en los profesionales que tratan con estas mujeres o la carencia de recursos. Y también reclamando que no se deje de lado ni la educación en igualdad y valores ni la visibilización del problema.

A juicio de las expertas, el hecho que diez años después de la puesta en marcha de la Ley contra de Violencia de Género prácticamente cada semana haya una mujer asesinada pone de manifiesto que hay carencias en su aplicación. La realidad es que sólo en lo que va de año 30 mujeres han sido asesinadas por hombres con los que mantenían o habían mantenido una relación. Además, hay otros seis casos en investigación. 

07. El vía crucis judicial del ppvía crucis

Rajoy evitó en su discurso hablar de la corrupción de forma concreta. De hecho, optó por hablar de ese asunto de forma genérica. "La corrupción se persigue hoy más que nunca, y los castigos son los más elevados que se han conocido. En España, hoy, no queda ningún resquicio para la impunidad. Nuestro país es más transparente, disponemos de controles más férreos sobre la financiación de los partidos políticos, nuevos requisitos para los altos cargos, y hemos puesto en marcha mecanismos para recuperar hasta el último euro robado por los corruptos", sacó pecho el líder de los conservadores.

Sin embargo, la realidad es que al PP le esperan meses complicados en lo que a asuntos relacionados con la corrupción se refiere. El vía crucis judicial de los conservadores se iniciará el 2 de septiembre con la comparecencia de José Faya, el denunciante del caso Arístegui-De la Serna, que destapó una supuesta "organización criminal" compuesta por los dos exdiputados del PP. Y proseguirá, una semana después, con la cuarta declaración como investigado de Rodrigo Rato.

Pero los platos fuertes serán, sin duda, los juicios en los que están procesados importantes cargos del PP, como es el caso del mencionado Rato, quien junto a Miguel Blesa se sentará en el banquillo de los acusados a partir del 23 de septiembre por el escándalo de las tarjetas black. Y el 4 de octubre se inicia la vista oral, en la Audiencia Nacional, por la primera parte de la trama Gürtel. La Fiscalía Anticorrupción ha pedido 42 años y medio de cárcel para el extesorero del PP Luis Bárcenas.

Aunque sin fecha concreta, otra parada en ese vía crucis judicial del PP tendrá como protagonista a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá y la operación Taula. El Tribunal Supremo, una vez conocida la opinión de la Fiscalía de llamar a declarar como investigada (antes imputada) a Barberá, tendrá que decidir si pide al Senado que le retire el aforamiento para poder investigarla. Pendiente de fijarse la fecha del juicio están otros casos, como el de los papeles de Bárcenas, en el que se juzgará la presunta financiación ilegal del PP durante casi dos décadas

08. Pobreza, desigualdad, infancia... 

Pobreza y desigualdad fueron las grandes ausentes de la intervención de Rajoy. El candidato no hizo ninguna alusión al respecto. Y eso a pesar de que informes como los elaborados por Oxfam Intermon han puesto negro sobre blanco que España es el segundo país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) donde más se ha incrementado la desigualdad desde el inicio de la crisis. "Casi 10 veces más que el promedio europeo. Incluso 14 veces más que en Grecia", recogía entonces el documento. 

La de la pobreza infantil es otra de las caras más dramáticas e invisibles que ha dejado la larga crisis en la sociedad española y a la que Rajoy tampoco se refirió en su intervención. Afectados por la situación de desempleo o trabajo precario de sus progenitores, los desahucios y los recortes en prestaciones sociales, los niños viven unas circunstancias particulares de vulnerabilidad social. No en vano, el INE certificó el pasado mayo que, en 2015, la tasa de riesgo de pobreza para los menores de 16 años se situó en el 28,8%, 6,7 puntos por encima de la del conjunto de la población.

09. La lista de espera y la exclusión sanitaria

El presidente en funciones apenas hizo referencias a sus propuestas en materia de sanidad, aunque sí recordó que "de cada 100 euros que gasta el Estado, 14 se dedican a sanidad". En este sentido, obvió datos como que la lista de espera para operarse ha aumentado un 20% durante su mandato. Cuando él llegó a la Moncloa eran 459.885 los pacientes que aguardaban una intervención quirúrgica, mientras que al final de la legislatura eran 549.424. 

Tampoco hizo referencia alguna a la contrarreforma que su partido puso en marcha en 2012 y de la que la restricción de la sanidad como derecho universal fue uno de los ejes principales. Más de 870.000 inmigrantes sin papeles residentes en España perdieron el derecho a la atención normalizada y fueron expulsados de un sistema que, hasta entonces, les garantizaba la asistencia fuera cual fuera su situación administrativa.

Sin embargo, en algunas comunidades sí se les siguió prestando asistencia. El pasado septiembre el Ministerio de Sanidad intentó que se unificara el criterio instando a las autonomías a que sólo garantizaran la asistencia a los sin papeles cuyos ingresos familiares fueran inferiores en cómputo anual al IPREM, es decir, que entre todos los miembros de la unidad familiar no ganen más de 533 euros al mes. 

Por otro lado, también lleva la firma del Gobierno del PP el copago farmacéutico para los pensionistas, que ahora pagan el 10% del precio de los medicamentos.

Sánchez: “En el caso de que cediéramos a sus presiones, sería la legislatura del chantaje”

Más sobre este tema
stats