LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Abascal se adentra en territorio hostil: sin poder político regional y con la derecha mediática al ataque

Podemos

Pablo Iglesias acepta flexibilizar la participación de la militancia en las decisiones de Podemos

La propuesta de Pablo Iglesias para organizar Podemos se abre a la militancia. El equipo capitaneado por el líder del partido y que completan Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y Luis Alegre ha llegado a un acuerdo para facilitar dentro de su propuesta organizativa –presentada en el marco del congreso fundacional que Podemos está llevando a cabo– la posibilidad de que los militantes planteen iniciativas para que sean votadas por los afiliados.

Este lunes se ha abierto el plazo para que los militantes que hayan presentado borradores organizativos, éticos o políticos para la llamada Asamblea Ciudadana Sí Se Puede negocien y pongan en común sus documentos, con el fin de reducir el número de propuestas, que ahora mismo asciende a 210. Y uno de los primeros documentos en ser enmendados ha sido precisamente el del equipo promotor, que ha acordado reducir en su propuesta el número de avales necesarios para iniciar una votación vinculante o un revocatorio. La iniciativa ha partido del equipo compuesto por Pablo Soto, Stephane Grueso, Carlos Barragán, Miguel Arana y Yago Bermejo.

En el documento inicial que presentaron el pasado lunes Iglesias y su equipo, ya se contemplaba que la militancia pudiese convocar referéndums sobre temas concretos, si lo solicitaba al menos el 20% de los militantes o de los círculos. Esta competencia también la ostentaba el secretario general –el líder de Podemos–, además del Consejo Ciudadano Estatal –el máximo órgano entre congresos del partido–. No obstante, la inclusión de la propuesta supone que, de ser elegido finalmente el documento del equipo promotor en la votación que tendrá lugar entre los días 20 y 26 de octubre, para que se convoque una consulta vinculante bastará que lo soliciten al menos un 10% de los inscritos o un 20% de los círculos de la formación.

Pero más allá de la rebaja del número de avales necesarios, la modificación de la propuesta organizativa del grupo dirigido por Iglesias también supone que se añada el proceso concreto por el cuál tendrán que pasar las propuestas. Sus primeros pasos deberán darse en Plaza Podemos, el foro online de la formación: allí, "cualquier persona, grupo de trabajo o círculo puede lanzar con carácter permanente cuantas propuestas estime oportunas". De entre las iniciativas subidas, aquellas que sean apoyadas por al menos el 0,2% de los militantes o de los registrados en este foro serán presentadas en la página web de Podemos "para facilitar su difusión".

Una vez en la web, la iniciativa deberá seguir recibiendo avales de los afiliados: si al menos un 2% del censo la apoya, la propuesta será enviada por e-mail a todos los militantes y los círculos "para que expresen su conformidad o no con que sean tramitadas las propuestas en cuestión". Será en este punto cuando se inicie la carrera definitiva para que una iniciativa se someta a votación, ya que los planteamientos tendrán tres meses para recoger al menos el aval de un 10% de los militantes o un 20% de los círculos.

Los revocatorios y los congresos extraordinarios, más flexibles

Pero no sólo se reducen los porcentajes a la hora de convocar referéndums a la militancia; también será más sencillo organizar un referéndum revocatorio e, incluso, convocar una Asamblea Ciudadana –un congreso– extraordinaria. De esta forma, frente al 25% de apoyos de la militancia que la propuesta inicial de Iglesias exigía para iniciar un referéndum revocatorio, el nuevo borrador deja la cifra necesaria en un 20% de los afiliados o un 25% de los círculos. Por su parte, la convocatoria de un congreso extraordinario podrá ser votada si así lo deciden el 25% de los militantes o el 30% de los círculos, una cifra inferior al 30% de inscritos que establecía la propuesta inicial.

Los pasos a seguir para iniciar cualquiera de estos dos procesos son muy similares a los que se proponen para votar sobre propuestas concretas; varían, no obstante, los apoyos requeridos. En este sentido, para las revocaciones tendrá que ser al menos el 1% de la militancia quien plantee la necesidad de una eventual votación. Si se consigue esta cifra, la propuesta se subiría a la página web de Podemos para que, en un plazo máximo de tres meses, puedan recoger el 20% de avales de los afiliados o el 25% de los círculos.

El procedimiento más complicado será el destinado a la convocatoria de Asambleas Ciudadanas extraordinarias. En este sentido, cualquier militante podrá solicitar un congreso extraordinario por escrito, pero su propuesta deberá estar apoyada por al menos el 3% de la militancia para ser tenida en cuenta. Si esta condición se cumple, se iniciará el proceso de recogida de avales en la web de Podemos, y de nuevo la propuesta tendrá un máximo de tres meses para conseguir los apoyos requeridos; sólo si los consigue se iniciará la votación para decidir si se convoca el congreso extraordinario. No obstante, en este caso hay una salvedad: entre cada Asamblea Ciudadana extraordinaria debe pasar un mínimo de un año.

Más sobre este tema
stats