10N: debate electoral

Los pactos y Cataluña marcan el debate

El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, momentos antes del inicio del único debate electoral a cinco del 10N.

Con un porcentaje de abstencionistas que ronda el 30%, los líderes de los principales partidos estatales concibieron el debate electoral de este lunes como una oportunidad para movilizar al electorado. Como una forma de llegar a los votantes más allá de los mítines que protagonizan a diario. Es la única ocasión televisada que tienen en sus manos porque ahora, a diferencia de lo que ocurrió en la campaña del 28A, no habrá debate de vuelta.de vuelta

El debate estuvo integrado por cinco bloques: cohesión de España, política económica, política social e igualdad, calidad democrática y política internacional. Pero Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Santiago Abascal (Vox), que se estrenaba en este debate, aprovecharon para colar sus principales propuestas, independientemente de que fuese o no el bloque adecuado. O para incomodar a sus adversarios. Hubo dos cuestiones que sobresalieron por encima de las demás: la situación en Cataluña y la política de pactos para el día después al 10N.

infoLibre repasa los ejes de este debate de candidatos.

  Pactos

Si hay 10N es porque falló el 28A. El único intento de investidura del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, fracasó al no llegar a buen puerto las conversaciones entre el PSOE y Unidas Podemos sobre el reparto de puestos en un Ejecutivo liderado por Sánchez. Rechazada la oferta, los socialistas retiraron la posibilidad de incorporar ministros del partido morado al Gobierno y no hubo más plenos de investidura. A finales de septiembre llegó la disolución automática de las Cortes para la convocatoria de nuevas generales.

Lejos de arrepentirse de haber cerrado el paso a Unidas Podemos, Sánchez ha llegado a justificarlo asegurando que él no podría "dormir tranquilo" con cargos del partido morado sentados en su Gobierno. Y parece que sigue sin haber cambiado de opinión porque una de sus primeras propuestas en este debate ha sido la de que propondrá un acuerdo para que gobierne el partido más votado. Sánchez, que culpó en un par de ocasiones a PP y Ciudadanos de no haber permitido que fuese investido, llamó a una participación masiva en las urnas para garantizar un Gobierno "fuerte".

Los candidatos de PP y Cs se unieron para exigir al presidente del Gobierno en funciones que aclarase si tras el 10N va a intentar ser investido con los votos de los independentistas catalanes. Casado, por su parte, aseguró que él no apoyará un Ejecutivo socialista. Y Rivera mantuvo que si está en disposición de desbloquear un Ejecutivo, lo hará en un mes. Y que si está en la oposición, también remará a favor del desbloqueo.

Iglesias, por su parte, fue muy insistente en alertar a Sánchez de los peligros de pactar con la derecha por el alto precio que tendría que pagar. Y le invitó, "sin reproches", a intentar un gobierno de coalición. El que falló tras el 28A.

Abascal, por su parte, se negó a hablar del día después. Lo que a él le importa, mantuvo, es que Sánchez le diese garantías de que la jornada va a celebrarse con normalidad en Cataluña. Se anotaba así el primer tanto del bloque de la derecha. No habían transcurrido cinco minutos y había sido el primero en hablar de Cataluña.

  la cohesión territorial... y cataluña

El presidente del Gobierno fue el encargado de abril el bloque sobre la cohesión territorial. Lo hizo con propuestas. Para que los colegios eduquen en la concordia, para que los medios públicos "no manipulen" y para que la convocatoria de un referéndum ilegal sea castigada en el Código Penal. Más tarde pediría "lealtad" a PP y Cs y señalaría a Iglesias que el referéndum que defienden en Unidas Podemos dividiría aún más a la sociedad catalana. También le afeó que UP hable de "presos políticos". Su receta para Cataluña es la que lleva recitando desde que se hizo pública la sentencia del procés: "Unidad, proporcionalidad y firmeza democrática".

En este y bloque, Casado y Sánchez, que tuvieron roces cuando se habló de regeneración democrática y corrupción, fueron de la mano. Para ellos, Sánchez será el único responsable de lo que ocurra la jornada electoral en Cataluña. Y recuperaron sus ya clásicas exigencias. Casado pidió la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional y que se remita a Quim Torra, president de la Generalitat, el requerimiento previo a la aplicación del 155. Rivera, adoquín en mano, fue directamente a exigir el 155.

Uno de los momentos más tensos fue cuando el jefe de los conservadores cuestionó al jefe del Ejecutivo en funciones sobre si Cataluña "es una nación". El presidente optó por no responderle.

Abascal aprovechó para hurgar en la herida de la suspensión de la autonomía de Cataluña aprobada cuando gobernaba Mariano Rajoy. Dijo que la aplicación del 155 fue "descafeinada", que sólo sirvió para convocar elecciones. Y que en Cataluña hay "un golpe de Estado permanente" desde la época de Jordi Pujol. ¿Su propuesta? Que se aplique el 155, se ilegalice a los partidos independentistas y que Torra sea "detenido y esposado".

El presidente del partido morado, por su parte, afeó a sus rivales que se hubiesen lanzado directamente a hablar de Cataluña en este bloque, cuando "la cohesión territorial va más allá de Cataluña". "Lo de Cataluña sólo se puede resolver con diálogo, sentido común y mano izquierda", dijo.

  Política económica

Pablo Iglesias fue el encargado de abrir el bloque económico. Fue directamente a sus propuestas: 1.200 euros de salario mínimo, ayudas al alquiler, garantizar la revalorización de las pensiones. "Frente a la crisis, Constitución", resumió.

Ningún candidato negó que los indicadores económicos están empeorando. Pero Sánchez se esforzó en recordar que nuestra economía "tiene pilares sólidos" y que "estamos creciendo por encima de la media de la UE". Según recordó, los pensionistas perdieron poder adquisitivo con el PP de Rajoy y son ahora los socialistas los que garantizan la revalorización de las pensiones. Su "compromiso social", dijo, es no recortar el Estado del bienestar. También aseguró que crearán una vicepresidencia económica al frente de la que estará la ahora ministra Nadia Calviño.

Casado, por su parte, recurrió al típico mantra conservador de que el PP es la formación que arregla los problemas económicos que dejan los socialistas. Y Rivera mantuvo que lo revolucionario sería suprimir el "Impuesto de Corrupción del Bipartidismo", el ICB. Casado reaccionó visiblemente enfadado.

Partidario de suprimir el Estado de las autonomías, Abascal consideró que casi todo se arregla acabando con el "despilfarro" de las comunidades.

  Política social e igualdad

El presidente del partido naranja arrancó el turno abogando por una Selectividad única porque él, dijo, no es partidario de "17 sistemas educativos diferentes". Como propuesta, abogó por que todos los contratos "sean indefinidos de partida".

Casado se centró sobre todo en este bloque en las pensiones, recordando que "Sánchez votó la congelación de las pensiones" y que su partido garantizará que siempre "suban".

Retomando el hecho de que la periodista Ana Blanco hubiese destacado que ninguno de los candidatos es mujer, Iglesias consideró que "ojalá sea la última vez" y aprovechó para criticar las polémicas declaraciones de la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, sobre el consentimiento sexual. "Este país no se merece que un partido ponga en duda que sólo sí es sí", mantuvo.

Echando en cara el resto de partidos que estuviesen enzarzados en el debate sobre Cataluña, subrayó que "lo que une de verdad a los españoles es poder ir a un hospital y tener servicios públicos dignos".

Sánchez admitió que España necesita "mejorar en paridad", pero recordó que su Gobierno en funciones es el que tiene mayor número de mujeres del mundo.

Como hizo en el resto de bloques, consideró que PP y Cs representan "una derecha cobarde ante una ultraderecha agresiva".

Este fue el bloque en el que más se explayó Abascal, poniendo sobre la mesa todas las señas de identidad de la extrema derecha. Habló de "ideología de género", de que las políticas sociales deben primero cubrir las necesidades de los españoles y de la "inseguridad" en las zonas próximas a los centros de inmigrantes. Además pidió a Sánchez garantías de que los violadores no entran en la cárcel para "salir por la otra puerta".

  política internacional

En este bloque, PP y Cs aprovecharon para pedir que el Gobierno de España "esté a la altura" en materia de política exterior, algo que a ojos de Casado y Rivera, no ha ocurrido en el caso de Pedro Sánchez. El presidente del partido naranja asegura que España es un "peso pluma" que "no pinta nada" en Latinoamérica. Y pidió a Sánchez valentía no sólo con los "dictadores muertos", en alusión a Franco, sino con "los dictadores vivos", en referencia al venezolano Nicolás Maduro.

Casado dijo sentir “vergüenza” de que Pedro Sánchez no esté liderando la respuesta para acabar con los activos económicos de los gerifaltes chavistas y le afeó que no haya ido a la Casa Blanca a defender los productos españoles afectados por los aranceles. Y vio incoherencia en el hecho de que no “arregle los disturbios” en Cataluña y se haya prestado a que España sea la sede de la próxima Cumbre del Clima que no puede acoger Chile.

Iglesias, por su parte, aprovechó para recordar que las empresas del Ibex 35 tienen 805 filiales en paraísos fiscales. "Estoy a favor del comercio, pero que paguen aquí sus impuestos", destacó.

Para el líder de la extrema derecha, "Europa es una secta en la que se persigue al que quiere salir". "Las élites de Bruselas no representan a Europa, quieren llevarnos a la islamización", consideró.

Frente a las críticas, sobre todo de la derecha, Sánchez defendió que el hecho de que el exministro Josep Borrell sea nuevo Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores es una prueba de que España ha ganado relevancia en política internacional. Otra prueba que citó fue la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid.

Que se vote, coño

Más sobre este tema
stats