PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ayuso pone al PP a los pies de Milei en plena crisis diplomática con Argentina

¿Verdad o mentira?

El PP dice que eliminó los registros de entrada en la sede de Génova porque así lo marca la ley

Sede del Partido Popular en Génova

El 31 de mayo, el juez Pablo Ruz, que instruye el caso Bárcenas como pieza complementaria del caso Gürtel, solicitó al PP el registro de entrada de su sede en la calle Génova de Madrid entre el 2001 y el 2008, en el marco de la investigación de la supuesta contabilidad del PP. José Luis Sánchez Domínguez, propietario del grupo Sando, reconoció ante el juez Ruz que estuvo varias veces en la sede de Génova con el extesorero popular, Álvaro Lapuerta. Además José María Mayor Oreja, expresidente de FCC, y el apoderado de la constructora Rubau, Antonio Vilela, también reconocieron que visitaron la sede del partido para hacer pagos.  

Este martes, en un escrito dirigido al juez de la Audiencia Nacional, el PP ha indicado que no puede entregarle los registros de entrada a su sede porque esos datos son eliminados cada mes, según marca la Ley de Protección de Datos.

La Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal no especifica un plazo determinado para la eliminación de los datos. En su artículo 4, apartado 5, indica que “los datos de carácter personal serán cancelados cuando hayan dejado de ser necesarios o pertinentes para la finalidad para la cual hubieran sido recabados o registrados”. Añade que “no serán conservados en forma que permita la identificación del interesado durante un período superior al necesario para los fines en base a los cuales hubieran sido recabados o registrados”.

El texto legal no especifica ningún plazo concreto para la destrucción de los datos personales registrados. Sin embargo, existe una pauta anterior, la instrucción 1/1996 de la Agencia de Protección de Datos que regula los ficheros automatizados con la finalidad de controlar el acceso a los edificios. En su artículo quinto, indica que “los datos de carácter personal deberán ser destruidos cuando haya transcurrido el plazo de un mes, contado a partir del momento en que fueron recabados”.

De esta forma, el PP no tiene la obligación de guardar los registros de entrada a su sede en Génova más allá de un mes. 

Más sobre este tema
stats