El futuro de Cataluña

Los presos del 'procés' salen de la cárcel: "Seguiremos luchando por la independencia"

Los presos independentistas saludan a los simpatizantes que se han congregado a las puertas del centro Penitenciario de Lledoners.

Primero fue la expresidenta del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell. Tras ella, el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, los exconsellers Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn y los Jordis, Jordi Cuixart y Jordi SànchezJordis. Y, prácticamente a la vez, la exconsellera Dolors Bassa. Uno a uno, los nueve condenados por el procés salieron pasadas las 12.00 horas del mediodía de este miércoles de sus respectivas prisiones. Y lo hicieron, según declararon todos ellos, con las mismas convicciones que cuando entraron. Y con la idea de seguir trabajando, dijeron, "por la república catalana". "Continuaremos trabajando porque la cárcel no nos pliega ante nada, refuerza cada una de nuestras convicciones", aseguró Junqueras las puertas de la cárcel de Lledoners (Barcelona). 

Forcadell, la primera en atravesar la puerta de su prisión —la de Wad-Ras, en Barcelona, en la que ingresó por vinculación familiar tras pasar por Alcalá-Meco (Madrid) y Mas d'Enric, en El Catllar (Tarragona)—, fue recibida por, entre otras personas, la presidenta del Parlament, Laura Borràs; los consellers Roger Torrent, Joan Ignasi Elena, Tània Verge, Jaume Giró y Victòria Alsina; la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta; la vicepresidenta primera del Parlament, Alba Vergés; la portavoz de Junts en el Parlament, Mònica Sales; la exconsellera y diputada de ERC Meritxell Serret; y el diputado de la CUP Carles Riera. Entre aplausos y gritos de "¡Amnistía!", definió los indultos aprobados este martes por el Consejo de Ministros como una "victoria" que, espera, les lleve a la verdadera "gran victoria": "la amnistía, la autodeterminación y la república catalana"

"Si el independentismo no hubiera ganado elección tras elección, sin las victorias judiciales en Europa, nosotros no estaríamos aquí", celebró, al tiempo que dio las gracias "a todas las personas que durante 39 meses" han estado al lado de todos los presos por el referéndum del 1 de octubre de 2017. "Sin ellos no habría sido posible", destacó.

Tras ella, sus ocho compañeros también tuvieron palabras de agradecimiento por todo el apoyo recibido. Pero no solo coincidieron en eso. Todos declararon que se sienten más fuertes que nunca, que sus convicciones no han cambiado y que salen de prisión "para seguir trabajando", dijo Junqueras, para conseguir sus objetivos y seguir luchando por la independencia de Cataluña. En este sentido, el presidente de Òmnium Cultural, Cuixart, aseguró que continuarán "ejerciendo cada uno de los derechos condenados por el Tribunal Supremo", reuniéndose "para protestar contra todos los poderes". "Estamos en nuestro derecho de protestar contra cualquier injusticia. No callaremos nunca y seguiremos adelante", dijo ante quienes se reunieron a las puertas de Lledoners, a donde acudieron el president de la Generalitat, Pere Aragonès; los consellers Violant Cervera y Josep Maria Argimon, el presidente de Junts en el Parlament, Albert Batet, y el portavoz adjunto, Josep Rius, el exconseller y presidente del Port de Barcelona, Damià Calvet.

En el mismo sentido, el secretario general de Junts, Sànchez, lanzó lo que describió como un mensaje de esperanza a quienes votaron el 1-O confiando en que Cataluña sería independiente: "Lo haremos, y lo haremos juntos, y lo haremos bien, y ganaremos". "No retrocederemos, y no aceptaremos ningún silencio a cambio de ningún indulto", advirtió.

El exvicepresidente Junqueras advirtió de que con su salida de prisión "no se acaba nada" y que seguirá trabajando por la independencia de Cataluña, aunque mostró su voluntad de trabajar "desde la política". "Somos conscientes de que hoy cuando nosotros salimos de la cárcel no se acaba nada, hoy todo continúa", dijo. Junqueras, además, sostuvo que ahora son nueve personas más que se añaden y continúan el compromiso "por la libertad de todas las personas de este país" y por la amnistía. "El país nos necesita tanto como siempre y más que nunca. Nosotros salimos con el compromiso de seguir trabajando desde la política para hacer todo aquello que nunca debería haber salido de la política", reivindicó, apelando a la voluntad que ya expresó en una carta escrita a principios de junio y con la que renunció a la vía unilateral para alcanzar la independencia.

Por su parte, Forn, Rull, Turull y Romeva, cuyas primeras palabras fueron de agradecimiento a todas las personas que les apoyaron mientras estaban en prisión, también quisieron lanzar el mismo mensaje. "Salimos con unas convicciones inamovibles. Somos más fuertes que nunca y nuestras convicciones son más fuertes. Seguiremos luchando por la independencia", declaró Forn. "Seguimos en pie, siempre en pie", añadió Rull. "Que nadie se equivoque si creen que nos quitaron las ganas", avisó Romeva. Y Turull, en alusión a las características los indultos aprobados este martes, aseguró que su compromiso "ni es parcial, ni es revisable, ni es condicionado". 

Bassa salió de la prisión de Puig de les Basses, en Figueres (Girona) y encontró a sus puertas a las conselleras Laura Vilagrà, Teresa Jordà y Lourdes Ciuró, la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, y el secretario general de UGT, Camil Ros. Como sus compañeros, sus primeras palabras fueron dedicadas a reivindicar la libertad y la autodeterminación de Cataluña. "Nuestros ideales son los mismos. Derechos, libertades y derecho de autodeterminación para nuestro pueblo", afirmó. 

Puigdemont y el resto de "exiliados", presentes

Los nueve indultados por el Ejecutivo también recordaron al resto de líderes del procés que huyeron de la justicia. Se han referido, de este modo, al expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, a los exconsellers Toni Comín, Clara Ponsatí y Lluis Puig, a la dirigente de ERC Marta Rovira y a la de la CUP Anna Gabriel

Junqueras, en este sentido, recordó que hay muchos más independentistas con causas judiciales pendientes, mientras que Cuixart aseguró que "hoy no es un día de renuncia, hoy es un día en el que los catalanes nos reafirmamos para seguir luchando y para no dejar a nadie atrás. Que nadie se equivoque: la represión no nos ha vencido y no nos vencerá", avisó.

Turull, por su parte, expresó su gratitud al trabajo de los dirigentes independentistas en el extranjero: "Han demostrado que en Europa todavía hay un Guantánamo de la Justicia, que se llama Tribunal Supremo y Audiencia Nacional".

Tras la salida de los nueve presos, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quiso ser una de las primeras en reaccionar. A través de una declaración leída desde la Real Casa de Correos, sede del Ejecutivo madrileño, tras la celebración del Consejo de Gobierno, quiso trasladar la "repulsa y total condena" del Gobierno regional a los indultos y lamentar que "hoy se humilla a los españoles", algo que ha hecho que "España entera", esté, dice, "indignada".

El Gobierno congela la reforma de la sedición que beneficiaría a Puigdemont alegando falta de apoyo independentista

El Gobierno congela la reforma de la sedición que beneficiaría a Puigdemont alegando falta de apoyo independentista

Más sobre este tema
stats