LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
¿Qué fue del apocalipsis europeo? La UE aguanta unida tres años de catástrofes y asedio extremista

Comunidad de Madrid

La profesora comunista que avala la versión de Cifuentes

Se llama Cecilia Rosado Villaverde y es profesora contratada del Área de Derecho Constitucional del departamento de Derecho Público I y Ciencia Política de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), la misma a la que pertenecen todos los protagonistas del caso de la supuesta falsificación del máster de Cristina Cifuentes. Y fue en el puesto 126 de la candidatura de IU Madrid en las elecciones autonómicas de 2015, las mismas que hicieron a Cifuentes presidenta. 

En esa área trabajan Alicia Pérez de los Mozos y Clara Souto Galván, las otras dos profesoras que forman parte del tribunal que calificó el trabajo de fin de máster de la presidenta madrileña. También Enrique Álvarez Conde, el catedrático que supuestamente dirigió el trabajo de Cifuentes y en cuyo currículum destacan los servicios prestados en la Administración de José María Aznar. Todos bajo la dirección de Pablo Chico, el mismo profesor que en 2014 ordenó a una funcionaria de la universidad que cambiase los “no presentados” del máster de 2012 por “notables” y que el miércoles aseguró, para sorpresa de propios y extraños, que cuando Cifuentes era su alumna no sabía que era la delegada del Gobierno en Madrid.

Una pieza clave de esa misma área de conocimiento es también Pedro González-Trevijano, vocal del Tribunal Constitucional a propuesta del Gobierno de Mariano Rajoy y rector de la URJC entre 2002 y 2013. El nombre de González-Trevijano aparece al frente de los tribunales que examinaron las tesis doctorales de las tres profesoras que en 2012 calificaron el trabajo de Cifuentes: la de Cecilia Rosado sobre las declaraciones de derechos en los Estatutos de Autonomía, en 2010; la de Alicia López de los Mozos sobre la directiva comunitaria y el sistema de fuentes del Derecho, en 2008 y la de Clara Souto Galván, sobre el principio de igualdad y la transversalidad de género, en 2011.

Las tres no sólo fueron examinadas por tribunales presididos por la misma persona —González-Trevijano— sino que comparten estatus académico —son profesoras doctoras contratadas— en la misma área de conocimiento.

Ninguna de ellas pertenece a otra universidad, lo que en principio incumple las normas de la propia URJC sobre los tribunales encargados de juzgar los trabajos de fin de máster.

Un perfil diferente

El perfil de Cecilia Rosado, sin embargo, difiere del resto de los protagonistas de este caso en una cosa: los ingredientes progresistas. La profesora Rosado se presentó en 2015 a las elecciones a la Asamblea de la Comunidad de Madrid —las últimas celebradas— en el puesto 126 de la candidatura de Izquierda Unida. En aquella época, ya trabajando para la Universidad Rey Juan Carlos cuando supuestamente tuvo lugar la falsificación de las notas de Cifuentes, fuentes consultadas por infoLibre la situaban en la órbita del Partido Comunista de Madrid, concretamente cerca de Lidia Fernández, una aliada del sector de Izquierda Unida liderado por Ángel Pérez, el histórico hombre fuerte de IU Madrid con una polémica gestión a sus espaldas, que incluía el control de la Fundación de Estudios Municipales y Territoriales (Fundeste), subvencionada por Caja Madrid durante 20 años y que nunca presentó sus cuentas.

En un vídeo grabado por el PCE para la fiesta del partido en Aragón en mayo de 2014, Cecilia Rosado critica los recortes de derechos impulsados por el Gobierno de Mariano Rajoy y reivindica sus principios comunistas.

No obstante, fuentes oficiales del Partido Comunista de España aseguraron a este diario que, al menos desde el año 2011, fecha a partir de la cual disponen de un archivo centralizado con os nombres de los afiliados, no milita en en el PCE.

También figura como asociada a la Red Feminista de Derecho Constitucional, una asociación nacional que declara trabajar para contribuir a la promoción y defensa de las acciones y que favorezcan la igualdad en la Universidad y en la sociedad

En el ámbito académico, Rosado participó en una investigación sobre las jurisdicciones especiales como instrumentos de control político-religioso, de seguridad y de orden público.

Clara Souto Galván, también miembro del tribunal que examinó a Cifuentes, se ha especializado en temas de igualdad. Es hija de José Antonio Souto Paz, el primer alcalde de Santiago tras la dictadura por UCD. En esta entrevista publicada en Youtube en noviembre de 2014 critica también los recortes impulsados por el Gobierno de Mariano Rajoy:

  EL SILENCIO DEL TRIBUNAL

Ninguna de las tres profesoras que supuestamente examinaron el trabajo de fin de máster de Cristina Cifuentes ha querido responder a las preguntas que infoLibre intenta trasladarles desde hace dos días. Son las siguientes:

1. ¿Es verdad que la señora Cifuentes defendió su TFM ese día ante usted?

2. ¿Es verdad que el “no presentado” era un error?

3. ¿Ha recibido presiones por parte de su departamento o de la Universidad para corroborar que la señora Cifuentes presentó el TFM y recibió un 7,5?

Específicamente, infoLibre ha preguntado a Cecilia Rosado si mantiene su militancia comunista.

¡Maldición! Cifuentes tampoco ha leído a Kant

Más sobre este tema
stats