Querella argentina

Querella argentina contra el franquismo: ¿qué pasará tras la visita a España de Servini?

Querella argentina contra el franquismo: ¿qué pasará tras la visita a España de Servini?

Ibon Uría

El viaje a España de la magistrada instructora de la causa abierta en Buenos Aires contra la dictadura franquista, María Servini de Cubría, concluye este viernes. La visita, coinciden víctimas y letrados de la querella, ha supuesto un importante impulso al proceso, que investiga los crímenes de genocidio y de lesa humanidad cometidos el régimen entre julio de 1936 y junio de 1977.

La presencia de Servini en España ha hecho posible, además, la primera declaración de víctimas de la represión franquista en la Audiencia Nacional, que las víctimas valoran especialmente. Pero, ¿qué ha cambiado realmente gracias a su viaje? ¿En qué situación está el proceso y qué sucederá a partir de ahora? ¿Ha colaborado la justicia española con la jueza argentina?

Un viaje histórico

En respuesta a la primera pregunta, Soledad Luque, portavoz de la Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (Ceaqua), asegura a infoLibre que se trata de "un triunfo impresionante": "Hemos conseguido que una jueza extranjera pise suelo español para indagar una causa que nadie quiere investigar en España", apunta. 

Luque valora especialmente –"es impresionante", asegura– la declaración en la Audiencia Nacional, en la que el juez Fernando Andreu ha auxiliado a la magistrada de Buenos Aires y ha tomado declaración a dos represaliados por el franquismo. "Por primera vez, gracias a esta visita, las víctimas han pisado la Audiencia para ser escuchadas por un juez español", agrega la portavoz.

Tanto el viaje como el episodio de este jueves han dado ánimos a las víctimas. Luque cree que se están consiguiendo cambios poco a poco y que el "final de fiesta" ha sido "todo un triunfo" contra la impunidad de la dictadura. Con su criterio coincide Carlos Slepoy, abogado de la querella, que habla de "avances sostenidos en los últimos meses". 

Slepoy añade que "las declaraciones de este jueves son una prueba de la determinación que tiene el juzgado argentino para ir hacia delante con la causa" y que la visita de la jueza ha supuesto un "impulso relevante". Desde el pasado 18 de mayo, Servini ha visitado Euskadi, Andalucía y Madrid, ha tomado declaración a víctimas de la dictadura y ha recabado documentación.

Así, este mismo jueves se ha desplazado hasta el Archivo Histórico Nacional. Tras la visita, miembros de Ceaqua han celebrado la buena disposición de la directora del archivo, Carmen Sierra. "Ha asegurado que va a haber una actitud de colaboración para facilitar archivos o documentos policiales", afirma Luque.

Claro que también ha habido sombras durante el viaje. La portavoz de la coordinadora se lamenta de que la jueza no haya hecho declaraciones y que haya declinado la invitación para acudir a la rueda de prensa que celebrará Ceaqua este viernes para valorar la visita. "Nos ha decepcionado un poco, aunque entencemos que tiene que ser neutral e imparcial", señala.

Una causa QUE AVANZA

Sobre el estado de la causa, Slepoy apunta varias de las claves: en primer lugar, el reciente nombramiento de un nuevo fiscal, más implicado en el trabajo diario del proceso; en segundo lugar, la necesidad de poner en orden las más de 300 querellas presentadas en consulados argentinos de todo el mundo; finalmente, las imputaciones que espera que lleguen en el futuro próximo.

"Durante cuatro años hemos tenido un fiscal meramente formal en la causa, un fiscal que había informado contra la competencia de la justicia argentina para investigar estos crímenes", explica Slepoy. Ese informe negativo provocó, por ejemplo, el cierre de la querella, que después el Supremo argentino ordenó reabrir. "Pero entonces el fiscal no pidió ninguna actuación", apunta el abogado. 

"Ahora en cambio tenemos fiscal", señala Luque. La portavoz se refiere a Ramiro González, nombrado a finales de abril y que estos días se ha desplazado hasta España junto a la jueza. "Trabaja activamente en la causa y eso es un paso gigante", agrega. Slepoy, en la misma línea, califica al nuevo representante del Ministerio Público como una persona "muy motivada". "Va a ser un activo importante", asegura.

El trabajo del nuevo fiscal, por ejemplo, será importante a la hora de poner en orden todas las querellas de particulares y asociaciones que se han sumado, interpuestas en consulados argentinos de todo el mundo. "Es difícil contabilizarlas", afirma el abogado, que no duda en hablar de "cientos". "Hemos hablado con el fiscal sobre la necesidad de organizarlas, porque es un auténtico aluvión", dice.

Finalmente, sobre los imputados, actualmente están en esa situación procesal el excapitán de la Guardia Civil Jesús Muñecas Aguilar y Juan Antonio González Pacheco, alias 'Billy el Niño'. Además, están pendientes de resolver una veintena de peticiones de imputación: 9 que datan de 2013 y 15 más solicitadas en marzo. En ese último cupo figuran presuntos torturadores y varios exministros de la dictadura franquista.

JUSTICIA ESPAÑOLA: una de cal y otra de arena

Finalmente, Slepoy valora el grado de colaboración de la justicia española con la magistrada argentina. "Hay jueces que se han prestado totalmente a la colaboración, aunque también es cierto que otros no han querido permitir las investigaciones y han dilatado las diligencias, o han dicho no haber recibido el exhorto", apunta.

La clave en este punto es la necesidad de Servini de contar con el auxilio de jueces españoles para practicar diligencias como la toma de declaraciones o para citar testigos en un juzgado. En virtud del Tratado de Extradición y Asistencia Judicial entre España y Argentina, que data de 1990, el juez extranjero remite una comisión rogatoria que tramita el país en el que desea investigar.

En el caso de la querella argentina, esas comisiones se recibieron el 12 de mayo, apuntan fuentes del Ministerio de Justicia. Una vez recibidas, fueron trasladadas a los jueces decanos y de ahí debían pasar al juez de turno o al que tuviera iniciada una investigación sobre esta materia, que era quien debía aceptar o denegar la petición y coordinar su agenda con Servini para auxiliarla en sus diligencias.

De acuerdo con la versión de Slepoy, el corto plazo de tiempo existente entre la fecha de recepción y la llegada de la jueza, que arribó seis días más tarde a España, habría servido de excusa a algunos jueces para vetar las investigaciones de la magistrada o para prestarle auxilio. Lo cierto es que Servini ha visto impedidas tres de las actuaciones que tenía previstas.

Así, el pasado lunes 19 de mayo la jueza no pudo tomar declaración al miliciano anarquista Félix Padín, actualmente ingresado en el Hospital de Miranda de Ebro (Burgos), tras alegar el juzgado correspondiente que el exhorto para que la magistrada pudiera proceder al interrogatorio no había llegado aún.

Una semana después, el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga vetó la visita de la jueza a un antiguo cementerio de la capital, donde Servini tenía previsto inspeccionar el lugar en el que más de 4.000 personas fueron fusiladas durante la Guerra Civil y la dictadura. Servini iba a contar con el apoyo de historiadores en su recorrido. De acuerdo con el abogado Máximo Castex, la autoridad judicial esperó hasta ese mismo día para denegar la visita.

Finalmente, la jueza ha visto denegada su solicitud de visitar la antigua Dirección General de Seguridad, cuya sede estaba ubicada en la madrileña Puerta del Sol. "No sabemos por qué no ha podido realizarse, hubiera sido muy interesante", señala Luque. Para Slepoy, se trata de tres síntomas de los jueces que no quieren hacer justicia y del clima de "impunidad" al que, afirma, se va poniendo fin: "Preferimos valorar especialmente la actitud de jueces como Andreu", zanja.

El Intermedio entrevista a las víctimas citadas por la querella argentina

El Intermedio entrevista a las víctimas del franquismo que declaran por la querella argentina

Más sobre este tema
stats