Sanidad

Una quincena de médicos recibieron pagos de más de 60.000 euros de farmacéuticas en 2017

Un profesional sanitario sostiene un fonendo.

Al menos una quincena de médicos recibieron sólo durante el año pasado pagos que superan los 60.000 euros por parte de los principales laboratorios farmacéuticos que operan en España por trabajos de asesoramiento y consultoría o asistencia a congresos científico-profesionales, incluyendo en tales casos el reembolso de las cuotas de inscripción y de los desplazamientos y alojamientos. El número de profesionales beneficiados por estos desembolsos de la industria del medicamento supera el centenar si se amplía el filtro a los que recibieron más de 21.000 euros, tal y como ha podido constatar infoLibre analizando la información que hacen públicas las farmacéuticas. 

Es el tercer ejercicio consecutivo que la patronal Farmaindustria, en virtud de su Código de Buenas Prácticas, difunde las aportaciones de los laboratorios a profesionales y organizaciones sanitarias, una información que también publican las propias compañías en sus páginas web de forma desglosada aunque, en general, en formatos que no permiten hacer búsquedas. Además, este es el primer año que las farmacéuticas dan a conocer el nombre de cada médico o entidad a la que han realizado algún tipo de aportación por colaboraciones, viajes o participaciones en congresos, ya sea en efectivo o en especie (los datos publicados no detallan de qué manera en cada caso). 

Publicar esta información detallada por profesionales y organizaciones es una práctica habitual en Estados Unidos y también en otros países europeos desde hace años. En España, las compañías difunden, en bruto, miles de datos en los que se incluyen desde aportaciones de unas decenas de euros para el pago de la cuota de inscripción a un congreso a cantidades que incluso superan los 100.000 euros por viajes, hoteles u honorarios por servicios de asesoramiento o consultoría. 

Para realizar la selección, este periódico analizó todos los pagos a profesionales realizados por las diez principales farmacéuticas que operan en España –AbbVie, Bayer, Gilead, GSK, Janssen, MSD, Novartis, Pfizer, Roche y Sanofi– y recopiló, en cada una de ellas, los superiores a 21.000 euros, que es la cantidad mínima que declaran en su IRPF el 36,71% de los asalariados. Un total de 110 profesionales declararon pagos superiores a esta cantidad. Entre todos ellos se repartieron 4,3 millones de euros

Este periódico también hizo otra recopilación con los desembolsos que superan los 60.000 euros, una cantidad que apenas declaran el 3,75% de los contribuyentes en España y que percibieron una quincena de profesionales, que recibieron en total casi 1,3 millones de euros. Hay que tener en cuenta, en cualquier caso, que estas remuneraciones son independientes de las que los médicos reciben en sus empleos habituales en hospitales y centros de investigación, tanto públicos como privados.

Según los datos agregados publicados por Farmaindustria, la industria del medicamento, en los últimos tres años, ha financiado con 346 millones de euros la asistencia a congresos y reuniones científicas de profesionales sanitarios, la gran mayoría de ellos médicos. En esta organización aseguran que la inscripción media a un congreso de ámbito nacional es de 600-700 euros, cantidad que puede rondar los 1.000 euros si se trata de un encuentro internacional.

Según la patronal, los congresos científicos son "esenciales" para que los facultativos puedan mantener actualizados sus conocimientos sobre su especialidad y por ello cada año miles de especialistas acuden a estas citas en España y en el ámbito internacional. Por ejemplo, el Congreso Europeo de Cardiología (ESC), celebrado en agosto de 2017 en Barcelona, contó con la participación de 31.000 médicos, y el Europeo de Oncología Médica (ESMO), en septiembre en Madrid, recibió a 24.000.

Públicos y privados 

Los profesionales consultados por infoLibre también mantienen que la colaboración con la industria favorece su "formación continuada". La doctora María Victoria Mateos Manteca, responsable de la Unidad de Mieloma del Hospital Universitario de Salamanca, asegura que el 90% de las llamadas "transferencias de valor" entre farmacéuticas y profesionales sanitarios tienen un carácter formativo y consisten en el patrocinio de eventos en los que grupos de facultativos comparten conocimientos sobre la patología de la que son especialistas y se forman sobre nuevas estrategias de tratamiento. En muchas ocasiones estas citas están organizadas por sociedades médicas. 

El otro 10% sí son eventos promocionales en los que los laboratorios contratan a expertos que hayan probado un fármaco en concreto de nueva comercialización para que hablen de su experiencia a otros profesionales. Mateos, que recibió más de 85.000 euros de la farmacéutica Janssen el año pasado, asegura que ese "vínculo" se debe a su "papel de experta" en mieloma y a su labor de coordinadora de los ensayos clínicos sobre esta patología que se llevan a cabo en su hospital, tanto en su diseño como en su desarrollo. Además, asegura que es habitual que los expertos colaboren con varios laboratorios, lo que contribuye a afianzar su "independencia". 

Por su parte, el doctor Rafael Duarte Palomino, que es jefe de sección del Servicio de Hematología del Hospital Puerta de Hierro de Madrid y que el año pasado recibió casi 80.000 euros de la farmacéutica MSD en concepto de "prestación de servicios", considera que la "relación" con los laboratorios también contribuye a "facilitar la investigación clínica y el acceso a nuevos fármacos y ensayos clínicos" y "no tiene otros efectos sobre la práctica profesional".

Entre los profesionales beneficiados por estos pagos los hay que ejercen tanto en hospitales públicos como en privados. Por ejemplo, la lista la encabeza el doctor Enrique Grande Pulido, que es jefe de Oncología Médica del MD Anderson Center, y que recibió el año pasado más de 126.000 euros de tres laboratorios. También superaron los 100.000 euros los pagos recibidos por la doctora María Butí Ferret, del Hospital Vall d´Hebrón (119.800 euros); y por el doctor Rafael Esteban Mur, que ejerce como jefe de Medicina Interna del Hospital Quirónsalud Barcelona (102.800 euros). 

Vinculados al Hospital Clínic Barcelona están otros tres facultativos que integran la lista de los recibieron mayores remuneraciones: Jordi Bruix Tudo, experto en oncología hepática, que cobró 98.000 euros; y Esteban Martínez Chamorro (91.000 euros) y José Luis Blanco Arévalo (60.500 euros), ambos especialistas en enfermedades infecciosas. Otros facultativos de centros públicos que recibieron altos pagos son Delvys Rodríguez Abreu, oncólogo del Hospital de Gran Canaria, que ingresó 72.300 euros; y Francisco Bosch Albareda (72.200 euros) y Marc Miravitlles Fernández (64.200 euros), ambos del Hospital Vall d´Hebrón. 

La lista la completan Alberto Ortiz Arduan, nefrólogo del Hospital Fundación Jiménez Díaz, que cobró 87.600 euros; Antonio Martorell Calatayud, dermatólogo del Hospital de Manises, que ingresó 83.900 euros; Emiliano Calvo Aller, oncólogo de HM Hospitales, que percibió 72.000 euros; y la investigadora María Elisa Reig Monzón, que recibió 72.600 euros. 

Tributación

La forma de tributación de los viajes que la industria farmacéutica paga a los profesionales sanitarios para asistir a congresos estuvo en el punto de mira precisamente hace poco más de un año después de que la Agencia Tributaria concluyera en un informe que la asistencia a esas citas con gastos pagados por las compañías farmacéuticas debía tener la consideración de retribución en especie.

El informe, que se basaba en una resolución previa del Tribunal Económico-Administrativo Central realizada bajo el criterio de la Dirección General de Tributos, fue recibido con preocupación en el colectivo médico, donde la asistencia a estos congresos es una práctica habitual. Finalmente, el Ministerio de Hacienda se comprometió a modificar el reglamento del IRPF para que quede claro que "los cursos de formación del personal sanitario, financiados por empresas" ni tributan ni van a tributar como renta

Precisamente el asunto de los pagos por parte de farmacéuticas a profesionales sanitarios ha estado de actualidad esta semana después de que el diario norteamericano The New York Times desvelara que el director médico del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, el español José Baselga, había omitido en docenas de artículos de investigación publicados en revistas como The New England Journal of MedicineThe Lancet las retribuciones millonarias recibidas de farmacéuticas. 

Según esta información, Baselga dio en 2017 un giro positivo en los resultados de dos ensayos clínicos patrocinados por Roche que muchos otros especialistas consideraron no satisfactorios sin revelar que, desde 2014, había recibido de esa compañía más tres millones de dólares en concepto de honorarios de consultoría. A preguntas del periódico, Baselga no cuestionó sus relaciones con al menos una docena de farmacéuticas, si bien dijo que los lapsos de revelación no fueron intencionados. El oncólogo anunció la semana pasada su dimisión del cargo de director médico del prestigioso hospital neoyorquino. 

Las farmacéuticas financiaron con más de 500.000 euros a 16 fundaciones y sociedades médicas el año pasado

Las farmacéuticas financiaron con más de 500.000 euros a 16 fundaciones y sociedades médicas el año pasado

Más sobre este tema
stats