Sanidad

Las farmacéuticas financiaron con más de 500.000 euros a 16 fundaciones y sociedades médicas el año pasado

Recogida de acreditaciones en un congreso de la Sociedad Española de Cardiología.

Las principales farmacéuticas asentadas en España financiaron durante el año pasado con más de 100.000 euros a 82 sociedades médicas, fundaciones, hospitales y otras empresas del sector. Las entidades beneficiadas por estas aportaciones se reducen a 16 si se tienen en cuenta únicamente las que recibieron cantidades superiores al medio millón de euros, tal y como ha podido constatar infoLibre tras analizar los datos publicados por los laboratorios. 

Las aportaciones que las farmacéuticas realizan a organizaciones sanitarias, difundidas por las propias compañías en virtud del Código de Buenas Prácticas de la patronal Farmaindustria, se destinan, principalmente, a la organización de congresos y actividades informativas a las que acuden invitados profesionales sanitarios, en su mayoría médicos; y a programas de investigación y prevención. Es el tercer año consecutivo que los laboratorios hacen públicas las aportaciones que hacen tanto a profesionales como a organizaciones. Eso sí, este es el primer ejercicio que dan a conocer el nombre de cada médico o entidad a la que han realizado algún tipo de contribución. 

Las compañías publican esta información en bruto y en formatos que no suelen facilitar las búsquedas. Así que para cribar los datos, este diario recopiló todos los pagos superiores a 100.000 euros realizados por las diez principales farmacéuticas que operan en España: AbbVie, Bayer, Gilead, GSK, Janssen, MSD, Novartis, Pfizer, Roche y Sanofi. El resultado son las 82 entidades citadas en el inicio de este reportaje. La cifra es probablemente algo mayor si se tiene en cuenta que puede haber entidades receptoras de varios pagos inferiores a 100.000 euros de diferentes laboratorios que, en conjunto, sí superen esta cantidad. 

Por otro lado, Farmaindustria ofrece anualmente la información agregada sobre las aportaciones realizadas a organizaciones y sociedades científicas por parte de todas las compañías acogidas a su Código de Buenas Prácticas. Según este recuento, diferentes organizaciones sanitarias han recibido en total 237,5 millones de euros en los últimos tres años: 90,5 millones de euros en 2017, 81 en 2016 y 66 en 2015. 

Para la patronal, estas aportaciones ponen de manifiesto el "compromiso" de los laboratorios con unas entidades que son "agentes esenciales para el modelo de I+D de medicamentos y la orientación en materia de formación" y cuyo trabajo "contribuye a que los médicos ostenten un nivel de excelencia que ha sido reconocido tanto a nivel nacional como internacional" y a que "desempeñen una actividad asistencial que es altamente valorada por los ciudadanos". 

Sociedades médicas y fundaciones 

Según la información recopilada por infoLibre, la Sociedad Española de Reumatología (SER), constituida en 1999, es la organización sanitaria que más fondos recibió de los laboratorios en 2017: un total de 2,42 millones de euros. Le sigue en la lista la Sociedad Española de Cardiología (SEC), con 2,39 millones de euros. Además, al menos otras cuatro entidades recibieron cantidades superiores al millón de euros. Es el caso de la Fundació Clínic per a la Recerca Biomèdica (1,26 millones); la Academia Española de Dermatología y Venereología (1,18 millones); la Fundación Medina, que es un centro de investigación en el que participa la Junta de Andalucía, la Universidad de Granada y la farmacéutica MSD (1,1 millones); y la Sociedad Española de Patología Respiratoria (SEPAR), con algo más de un millón

Alrededor de 900.000 euros recibió la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH); una cantidad similar a la recibida por la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, que depende de la Junta de Andalucía, y que obtuvo 857.000 euros de Pfizer y MSD para realizar proyectos de investigación. Además, otras tres organizaciones de facultativos recibieron en 2017 cantidades superiores al medio millón de euros: la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (794.100 euros), la Sociedad Española de Directivos de la Salud (744.000 euros) y la Sociedad Española de Oncología Médica (679.000 euros). Por su parte, el Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón, dependiente del hospital público madrileño que lleva su mismo nombre, recibió 563.000 euros. 

También recibieron pagos elevados de farmacéuticas dos organizaciones de lucha contra el VIH: la Fundación SEIMC-GESIDA, que obtuvo 631.000 euros de GSK y Gilead; y la Fundació Lluita contra la Sida, que ingresó 594.000 euros de los laboratorios MSD, GSK y Gilead. Por otro lado, GSK pagó algo más de 650.000 euros a Live-Med, una compañía especializada en formación para el Sector de la Salud, y la farmacéutica Roche abonó 762.000 euros a su fundación.

¿Intereses mercantiles? 

Consultados por este periódico, responsables de varias de las entidades receptoras de estas contribuciones coinciden en que, de forma habitual, estas aportaciones se dedican a financiar actividades docentes, formativas y de investigación, para las que son indispensables los fondos de agencias públicas, pero también de empresas privadas, como son los laboratorios. Estas fuentes resaltan que, en ningún caso, en las relaciones con la industria median intereses mercantiles y comerciales y que se llevan a cabo controles para que los objetivos de los eventos o estudios que se realizan con el patrocinio de las farmacéuticas sean científicos y no induzcan a la prescripción de determinados fármacos.

Así lo aseguran fuentes de la junta directiva de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que explican que en cada actividad formativa que lleva a cabo la entidad o su fundación se constituye un comité científico que selecciona los contenidos a ofrecer en cada curso y los expertos que impartirán dichas materias y que la industria patrocinadora "únicamente apoya al coste de este proceso de gestión". "En ningún caso los laboratorios farmacéuticos influyen en el contenido de esta formación, ya que la AEDV tiene como pilar su independencia científica y vela por el prestigio de la especialidad", subrayan. 

También en la dirección de la Sociedad Española de Patología Respiratoria (SEPAR) insisten en que los comités científicos de las sociedades velan por que los objetivos de estas actividades sean formativos, de investigación o educacionales; y no mercantilistas. Una explicación que comparte el presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el cardiólogo Manuel Anguita, que asegura que las relaciones con la industria no tienen "tintes comerciales" y que los fondos proporcionados por los laboratorios "en forma de becas y ayudas no condicionadas" son "habituales en los países de nuestro entorno" y necesarios para desarrollar las actividades en formación continuada, fomento de la investigación y prevención propias de las sociedades científicas.

Por ejemplo, el doctor Anguita explica que con las aportaciones recibidas por la SEC se sufragaron tareas de formación, entre ellas la organización de un congreso sobre enfermedades cardiovasculares al que acuden anualmente más de 3.000 especialistas; de investigación, especialmente a la realización de estudios clínicos y epidemiológicos en los que participan 1.520 investigadores repartidos por hospitales del todo el territorio nacional; la realización de programas de prevención y de evaluación de los servicios de cardiología en España; y otras cuestiones como la publicación de la revista de la sociedad.

Por otro lado, en la junta directiva de SEPAR reiteran que estas aportaciones también sirven para cumplir con la voluntad de las sociedades científicas de contribuir a la innovación en salud y la educación continua de los profesionales sanitarios. A este respecto, el doctor Anguita alude a la "dejación casi absoluta" de la Administración en la formación de sus profesionales, una tarea "necesaria" pero económicamente costosa que las sociedades médicas "no podrían asumir" sin contar con los fondos de los laboratorios. 

El desabastecimiento castiga a las farmacias pese al crecimiento de la factura pública

El desabastecimiento castiga a las farmacias pese al crecimiento de la factura pública

Más sobre este tema
stats