El futuro de Cataluña

Rajoy no ha convocado ni una sola vez en seis años la Comisión Bilateral Generalitat-Estado

Mariano Rajoy y Artur Mas se saludan en la Moncloa en julio de 2014.

El artículo 183 del Estatuto de Autonomía de la Generalitat de Cataluña establece que la Comisión Bilateral Generalitat-Estado "constituye el marco general y permanente de relación entre los Gobiernos de la Generalitat y el Estado en lo que tiene que ver con la colaboración entre ambos bloques en lo relacionado con las competencias estatales que afecten a la autonomía de Cataluña". Y con el intercambio de información en los asuntos de interés común. Desde 2007, cuando se puso en marcha, sólo se ha reunido ocho veces según datos de la Secretaría de Estado para Administraciones Territoriales. Ninguno de estos encuentros, que pueden convocarse por cualquiera de las dos partes, ha tenido lugar desde que Mariano Rajoy llegó a la Moncloa tras las generales de diciembre de 2011.

Esta ausencia de reuniones en una etapa en la que crecía la tensión entre los Gobiernos central y autonómico implica el incumplimiento del Reglamento de esta comisión, publicado en el Boletín Oficial del Estado del 2 de septiembre de 2001. Así, el artículo 6 de la citada normativa recoge en su punto primero que "la Comisión Bilateral se reunirá dos veces al año y cuando lo solicite una de las partes".

El mismo reglamento señala que la presidencia de este órgano corresponderá de forma alternativa y por periodos de tiempo anuales a quienes ostenten la presidencia de cada una de las representaciones que forman esta comisión.

Sí se han celebrado en los últimos años reuniones técnicas de las subcomisiones que integran la Comisión Bilateral Generalitat-Estado.

"Imagino que la ausencia de este tipo de encuentros tiene mucho que ver con que, desde hace años, la única relación bilateral que ha querido tener el Govern con el Gobierno ha sido para hablar de lo imposible: la independencia", señala un dirigente conservador consultado por infoLibre. La misma fuente subraya que no se puede acusar al presidente Mariano Rajoy de no haber estado dispuesto a establecer cauces de diálogo con la Generalitat. En este sentido, recuerda que el expresident, Carles Puigdemont, no acudió ni a la Conferencia de Presidentes ni al Congreso a explicar su plan para Cataluña. Tampoco se presentó en el Senado cuando se debatía la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

"Deliberar, hacer propuestas..."

La principal misión de esta comisión es la de "deliberar, hacer propuestas y, si procede, adoptar acuerdos" sobre una galería de temas que van desde los conflictos competenciales a cuestiones de política exterior.

Esta ausencia de reuniones ha sido debatida tanto en el Congreso como el Parlament de Cataluña.

El pasado enero, el pleno del Parlament rechazó reactivar la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, planteada en una moción de los socialistas de Cataluña. Votaron en contra la mayoría de JxSí y la CUP, y a favor Ciudadanos, PSC, Catalunya Sí Que Es Pot (CSQP) y el PP catalán.

En el texto de la moción, a cargo de los diputados Eva Granados y Ferran Pedret, recalcaban que desde septiembre de 2012, "por razones diversas", las relaciones entre ambas administraciones han sido "excepcionalmente tensas". Fue ese mes de 2012 cuando se produjo la primera manifestación masiva de la Diada. Y reclamaban que se estableciese un marco de diálogo "para encontrar vías de solución a la multiplicidad de asuntos de interés público que desde hace años, y hasta el momento actual, están bloqueados".

Proposición no de ley en el Congreso

Cuatro años antes, en enero de 2014, el tema llegaba al Congreso. El por entonces primer secretario del PSC, Pere Navarro, junto a la que era portavoz del grupo socialista en la Cámara Baja, Soraya Rodríguez, registraron una proposición no de ley para exigir la convocatoria "inmediata" de esta comisión.

La iniciativa, presentada en la X Legislatura, en la época de mayoría absoluta del Partido Popular, caducó por disolución de la Cámara Baja por la convocatoria de elecciones generales.

"La razón del incumplimiento de la obligación de convocar estas reuniones bianualmente no se encuentra en que no haya asuntos pendientes de decisión en la comisión. Todo lo contrario, el listado de asuntos y conflictos pendientes es interminable y la tensión institucional aumenta hasta niveles inéditos desde la recuperación de la democracia", se quejaban los socialistas en proposición no de ley.

Antecedentes

En julio de 2012, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el por entonces portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, acordaron dejar para los meses de agosto o septiembre la reunión de la bilateral. Habría sido la primera cita desde que Rajoy llegó al Gobierno. Pero nunca se llegó a celebrar. La número dos del Gobierno era la representante del Ejecutivo central en esta comisión; Duran i Lleida, el de la Generalitat.

Estaba previsto que se abordarse un grupo de trabajo para evitar recursos ante el Tribunal Constitucional de ambas partes en materia sanitaria y educativa.

Un año después, en octubre de 2013 la vicepresidenta del Gobierno aseguró que esta comisión debía ser un marco que buscase "fórmulas" que mejoren la coordinación entre ambas administraciones y la situación de los ciudadanos catalanes, en vez de seguir siendo el foro al que "tradicionalmente" se acude solo para pedir "traspasos y transferencias" al Estado. Previamente, Duran había demandado al Gobierno una cita para, entre otros asuntos, hablar de infraestructuras.

La petición de Duran cayó en saco roto. En enero de 2014 lamentaba que no hubiese "voluntad" por parte del Gobierno de "plantear una reunión con un temario suficientemente atractivo". "A pesar de varios requerimientos nuestros, no ha habido siquiera trabajos preparatorios", añadió tras recordar que la comisión no se había reunido desde que gobierna el PP.

Lo que sí ha habido en los últimos años, y así lo señalan las fuentes consultadas por infoLibre, son reuniones de las subcomisiones. Así, hace ahora un año, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, hablaba de "intensificar" los contactos entre ambas instituciones a través de la comisión para "reducir el número de litigios". 

En este sentido, señaló que durante la anterior legislatura esta comisión había conseguido "evitar" que el 40% de los conflictos "llegara a los tribunales".

Las ocho reuniones

La primera reunión, con fecha de 26 de febrero de 2007, tuvo por objeto la creación de dos subcomisiones, una sobre la creación de un grupo de trabajo de cooperación y participación y otra de seguimiento normativo, prevención y solución de conflictos. Además, se acordó la creación de un grupo de trabajo para el cumplimiento de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía de Cataluña, la que contempla las inversiones en infraestructuras.

Dos meses después, el 26 de febrero, volvió a reunirse la comisión para la "aprobación del Reglamento de la Comisión Generalitat-Estado".

Tras estos encuentros, se celebraron otros el 17 de julio de 2007, el 10 de enero de 2008, el 30 de julio de 2008, el 24 de febrero de 2009, el 21 de julio de 2009 y el 19 de julio de 2011.

En la última de las reuniones hasta la fecha se llegó a cuatro acuerdos. Uno para la modificación del reglamento de la propia comisión y tres relacionados con cuestiones competenciales en materia laboral, sanitaria y educativa.

El Gobierno cambia de criterio y recurrirá ante el TC la propuesta de Puigdemont como candidato

El Gobierno cambia de criterio y recurrirá ante el TC la propuesta de Puigdemont como candidato

Más sobre este tema
stats