PORTADA DE MAÑANA
Ver
El PP ataca las estadísticas oficiales del paro por una metodología que no cambia desde 1985

Coronavirus

Rechazo a Iglesias, a otros Pactos de la Moncloa y al ingreso mínimo: la Faes de Aznar marca la estrategia a Casado

Casado acusa a Cs y Vox de "disfrazarse del PP"

El 19 de enero de 2019, Pablo Casado no llevaba todavía ni medio año al frente del Partido Popular. Había sido elegido a finales de julio en un congreso extraordinario en el que logró imponerse a Soraya Sáenz de Santamaría. Ese día, el recinto ferial Ifema de Madrid, convertido ahora en hospital de campaña para ayudar a desatascar la saturación hospitalaria por el covid-19, acogía una convención del partido pensada como rearme ideológico. El plato fuerte de la jornada fue una intervención del expresidente José María Aznar. "Los votos que España necesita para responder a este desafío son los votos que deben ir al PP y que desde ahora pido para el PP",desde ahora  dijo. Una expresión como esta no debería haber sido noticia. Porque, en definitiva, era un exlíder del PP pidiendo el voto para el PP. Pero lo fue. Porque la relación entre el expresidente y su sucesor, Mariano Rajoy, había acabado en divorcio. Faes, su fundación se había desvinculado del partido como muestra de la gravedad de la ruptura. Ahora, Faes sigue sin ser la fundación del PP. Pero la sintonía entre la cúpula de la formación conservadora y este laboratorio de ideas es total. Y se está percibiendo de forma muy clara en plena crisis del covid-19.

La publicación de informes por parte de esta fundación se ha multiplicado en las últimas semanas. Entre el 19 de marzo y el viernes 17 de abril, ha elaborado 17 análisis y editoriales, que han servido para nutrir de ideas al PP. Versan sobre economía, políticas fiscales, política internacional, legislación...

El editorial que contiene mayor carga ideológica es el del 14 de abril, dedicado al tema de los pactos en un momento en el que Pedro Sánchez estaba a punto de empezar a convocar a reuniones telemáticas a sus homólogos en el resto de formaciones con representación parlamentaria. Era martes y, como es habitual en el Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, tocaba Consejo de Ministros. En la rueda de prensa posterior a la reunión de Pedro Sánchez con los ministros de su gabinete se informó a los periodistas de que las reuniones comenzarían ese jueves y que lo harían con Casado. El enfado del líder del principal partido de la oposición al enterarse por la televisión de la convocatoria fue mayúsculo. Y al final, la cita quedó a aplazada al lunes 20 a las 11.00 horas. 

Pactos

Al contrario de lo que sucedía en la etapa de Mariano Rajoy, el editorial de Faes venía a reforzar la postura de la dirección nacional del PP y a dar más argumentos y munición dialéctica a los dirigentes conservadores. Faes dejaba claro que "hay que acudir" a esa cita. "Porque forma parte del deber de representar a millones de españoles y porque es la forma de dejar constancia de que en España ha sido el Partido Popular el que ha asumido la responsabilidad de gobernar después de que la izquierda dejara un país con los peores indicadores económicos y sociales", puede leerse en citado documento. También, "para que el juego tacticista de Sánchez contraste con la visión estratégica del futuro de España y la convocatoria a todos los españoles para remontar ese muro en el que están chocando tantos esfuerzos y tantas expectativas".

Además, considera que más que hablar de "pactos" se debe hablar de un pacto en singular: "Se ha de tratar de un acuerdo para la estabilidad y la continuidad básica de las políticas económica, fiscal y laboral en los próximos años". Pero no de "pactos" si lo que el Gobierno pretende es adoptar "medidas estructurales y permanentes como la renta mínima al margen de la negociación con la oposición".

El "órdago" de apartar a Iglesias

Pero por encima de todas estas condiciones, hay una superior. La de que Unidas Podemos quede al margen. "Si Sánchez plantea los pactos como una forma de apuntalar su fórmula de gobierno con Podemos y los demás acompañantes, simplemente fracasará". "Los enemigos del pacto son las agendas ocultas, el adanismo y los que creen que ha llegado la hora de hacer la revolución desde un ministerio", opina Faes sobre la formación liderada por Pablo Iglesias.

En el PP vienen replicando con fuerza esta idea de que la reedición de los pactos de la Moncloa es una "trampa" de Pedro Sánchez. Un intento de hacerles "el abrazo del oso". De lograr reducir su margen de actuación como alternativa buscando sólo perpetuarse en el poder con las "medidas populistas" de Pablo Iglesias.

Voces del partido conservador insistirán en los próximos días en la necesidad de que Sánchez aparte a Iglesias para esa "reconstrucción" social y económica para la era post covid-19. Pero en Génova saben que esta sería una línea roja del jefe de los socialistas. Y que ellos se pillarían mucho las manos si el presidente llegara a aceptar. En definitiva, que se trata de un órdago. Como también creen que es un "órdago" de Sánchez esa oferta de reedición de pactos de la Moncloa que sólo busca debilitar al PP y ubicarle en el rincón de los que no quieren hablar con nadie en circunstancias tan excepcionales. En el de los desleales.

No obstante, el editorial del 14 de abril no ha sido el único en el que Faes ha aprovechado para sacudir a Iglesias. En el del 4 de abril, titulado El peligro de un Gobierno fallido, Unidas Podemos es el protagonista. "Podemos en el Gobierno representa en estas circunstancias, un riesgo inasumible y amenazante para el sistema democrático y la gobernabilidad, para el esfuerzo de recuperación económica que convoca a todos los españoles y para la posición internacional de España. Es hora de que el Partido Socialista decida ya si en estas circunstancias quiere ser parte del problema o de la solución", concluía,

Renta mínima

Un día después de que se hiciera público el editorial de Faes, la diputada Pilar Marcos mostraba las reservas del partido respecto a la medida durante la comparecencia del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en Comisión en el Congreso.Congreso Marcos criticó "los preocupantes globos sondas lanzados a cuenta de la Renta Mínima". "Una medida que habría puesto aún en mayores dificultades a los negociadores del Gobierno que intentan convencer a nuestros socios europeos de las bondades de mutualizar los costes de nuestra destrucción", subrayó.

Por su parte, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, consideró este viernes, durante una entrevista en Canal Sur que el líder de la formación morada pretende "reinventar la rueda" con el ingreso mínimo vital que ya pagan las comunidades autónomas y criticó que, mientras se plantea esta medida, se ha "sustraído fondos relacionados con las políticas activas de empleo".

La posición del PP actual y de Faes contrasta con la defendida recientemente por Luis de Guindos, exministro de Economía de los gobiernos de Mariano Rajoy: "Es necesario una renta mínima, de emergencia y claramente temporal", declaró  hace unos días en los micrófonos de Onda Cero.

Estado de alarma

"Hoy apoyaremos por tercera vez un estado de alarma que ya ha desbordado sobradamente su alcance constitucional. Por esa razón, no presentamos propuestas de resolución que avalaran su excepcionalidad. Pero con un margen de 15 días le advertimos que esta restricción de derechos no es ilimitada. Los poderes máximos que le otorgamos deben ir acompañados de eficacia y de transparencia. Una cosa es contener la expansión de la pandemia y otra muy diferente es confinar la democracia, las libertades constitucionales e incluso las legítimas críticas de la oposición, los medios de comunicación o los propios ciudadanos en las redes sociales". Quien así se pronunciaba es Pablo Casado. Era 9 de abril, jueves santo. El Pleno del Congreso celebraba el debate sobre la segunda prórroga del estado de alarma, inciativa que contó con el respaldo del PP. Pero también, con muchas críticas.

Sólo 24 horas antes en un análisis difundido por Faes y titulado Democracia en suspenso: una respuesta gubernamental inconstitucionalPablo Fernández de Casadevante, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Rey Juan Carlos, consideraba que el Gobierno volvía "a asomarse al abismo de la inconstitucionalidad al deslizar la posibilidad de decretar el aislamiento de aquellos pacientes asintomáticos que hayan dado positivo por covid-19". "Ya lo ha hecho al suspender derechos fundamentales mediante un estado de alarma que no le habilita para ello", añadía el profesor en la línea de algunas afirmaciones de dirigentes del PP.

Aznar sale al rescate de la presidenta madrileña y denuncia la "campaña" de los "hijos de Chávez" desde el Gobierno

Aznar sale al rescate de la presidenta madrileña y denuncia la "campaña" de los "hijos de Chávez" desde el Gobierno

Más sobre este tema
stats