Coronavirus

Sánchez y Casado acuerdan que los pactos se negocien en una comisión parlamentaria

El líder del PP, Pablo Casado, conversa por videoconferencia con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Yolanda González | Fernando Varela

Cuatro días después de la fecha elegida por el presidente del Gobierno para la cita, Pedro Sánchez y el líder del Partido Popular, Pablo Casado, se reunieron este lunes por videoconferencia para explorar la posibilidad de una reedición de los Pactos de la Moncloa. Si tenemos en cuenta las críticas de los conservadores a esta oferta y la forma que han enfriado la posibilidad de un pacto global, la reunión ya nacía muy tocada. Pero terminó bastante mejor de lo esperado si se tiene en cuenta que la cita se cerró con el acuerdo de convertir la bautizada como "mesa para la reconstrucción" en la que se pretendía reeditar los pactos de la Moncloa en una comisión parlamentaria. Los pactos, pues, se negociarán en el Congreso de los Diputados.En todo caso, la iniciativa tiene ahora que ser "consensuada" con el resto de formaciones con representación parlamentaria, según informan desde la Moncloa.

Las mismas fuentes aseguran que al presidente "le importan los contenidos", y por eso considera "positiva" la propuesta del PP para que se constituya en el Congreso una "Comisión para la Reconstrucción."

Casado defendió que esta herramienta, la de una comisión parlamentaria, sí es adecuada para su partido porque les permite estar en ella con la presencia que le otorgaron las urnas en las últimas generales, también les permite "transparencia" y, además, llamar a "expertos". "En una mesa extraparlamentaria no podíamos evaluar el apoyo del Gobierno", justificó el jefe de los conservadores. "Ya sabremos qué grado de apoyo tiene el Gobierno", insistió.

El líder del principal partido de la oposición no ocultó que él se siente más cómodo con este formato. Que no estaba dispuesto a sentarse en una mesa para la reedición de unos pactos de la Moncloa sin ningún documento de por medio. Además, el PP, defendió, prácticamente ya ha contribuido a un pacto de Estado "aprobando medidas duras", como el estado de alarma y las sucesivas prórrogas. Este miércoles, el Pleno del Congreso debatirá una nueva prórroga del actual, que expira el 26, y el PP no ha garantizado, hasta el momento, que su voto vaya a ser a favor. Lo condiciona a una serie de exigencias en tres bloques: sanitario, socioeconómico y de "libertades democráticas".

Antes de que Pablo Casado se sentara delante del ordenador, desde la dirección nacional del PP ya se había avisado de que el escenario ideal para pactar es el Parlamento. "Con luz y taquígrafos". Y que, en todo caso, "lo urgente son los pactos para garantizar mascarillas, test y prestaciones por Expedientes de Regulación de Empleo (ERTE)".  A Sánchez, consideraban en Génova, "sólo le importa el poder". Al PP, señalaban, "sólo los españoles". Pero el líder de los conservadores evitó alusiones de este tipo en la rueda de prensa posterior. Fue crítico, pero no tanto como en las últimas semanas.

El encuentro arrancó siete minutos después de las 11.00 de este lunes. Y terminó en torno a las 12.15.

El "lapsus" de la Guardia Civil

Pese a que el tono de Casado este lunes bajó de decibelios, el presidente del PP dio muestras de que su formación va a seguir haciendo batalla de un episodio que desde el Gobierno ya han asegurado que se trató de un "lapsus". Así, insistióen que Pedro Sánchez explique en sede parlamentaria las palabras del general de la Guardia Civil José Manuel Santiago que sugerían que el Gobierno controla las redes sociales.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Maslaska, comparecerá el jueves en el Congreso para dar explicaciones sobre esta polémica.

También fue crítico a la hora de insistir en que el Ejecutivo ha tirado de la "ocultación de datos" en la gestión de la crisis y en que se actuó tarde.

Sánchez culminó este lunes con Casado su ronda de contactos con los líderes. El segundo paso será constituir esa comisión en la que todas las formaciones tendrán representación. Desde la Presidencia del Gobierno, se agradece y reconoce "la disposición de todas las fuerzas parlamentarias por alcanzar un acuerdo esencial para reconstruir nuestro país". Mientras tanto, se continúa impulsando negociación de acuerdos de reconstrucción con las Comunidades Autónomas, la FEMP y los agentes sociales.

Hasta el momento, ni Vox ni la CUP han querido participar en las videoconferencias con el presidente del Gobierno.

Casado desdeña los pactos autonómicos que le ofrece Sánchez pese a que librarían al PP de su dependencia de Vox

Casado desdeña los pactos autonómicos que le ofrece Sánchez pese a que librarían al PP de su dependencia de Vox

Más sobre este tema
stats