América Latina

Sánchez reconoce a Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Fernando Varela

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reconocido a Juan Guaidó, máximo responsable de la Asamblea Nacional de Venezuela, como el presidente interino del país.

Después de expirar el plazo de ocho días que Sánchez fijó el sábado pasado en una comparecencia pública, España condiciona su reconocimiento a que Guaidó organice la convocatoria de elecciones.

Sánchez compareció personalmente en el Palacio de La Moncloa en un acto sin preguntas para dar la máxima solemnidad posible a su anuncio, en el que se refirió a Guaidó como “presidente encargado”, lo que sugiere que España no otorga pleno reconocimiento al líder de la oposición venezolana.

Sánchez vinculó “la legitimidad democrática de Juan Guaidó” a “su condición de presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela” en la medida en que España considera que este órgano legislativo nació de las “últimas elecciones libres y democráticas reconocidas por el conjunto de la comunidad internacional” en el país.

En un intento de matizar el alcance de la declaración unilateral de su Gobierno, el presidente quiso enfatizar que la decisión de reconocer a Guaidó, aunque sea de forma interina, es compatible con su “defensa del multilateralismo como una herramienta indispensable para la resolución pacífica de los conflictos”.

Por eso Sánchez subrayó los esfuerzos —fracasados— de su Gobierno en los últimos días por intentar que la UE reconociese a Guaidó “por consenso”. Y recordó que ha mantenido “comunicación diplomática constante” con todos los países del entorno iberoamericano.

“A partir de hoy”, proclamó, “seguiremos dedicando todo nuestro esfuerzo a la tarea de ayudar a alcanzar la libertad, la prosperidad y la concordia de todos los venezolanos”. Una vez más, el presidente español reivindicó el liderazgo que asegura estar ejerciendo en el seno de la UE y en esa línea, anunció, en“ los próximos días, en las próximas horas”, contactará “con los gobiernos europeos e iberoamericanos que quieran sumar esfuerzos a la causa de la democracia en Venezuela”. “No vamos a dar un paso atrás en este empeño”, advirtió. “España va a estar a la altura de lo que se espera de ella en este conflicto”.

Tal y como había anunciado hace ocho días, Sánchez recordó que “el reconocimiento al presidente Guaidó tiene un horizonte claro: elecciones libres, democráticas, con garantías y sin exclusiones”, en las que“los venezolanos decidan con su voz y con su voto su futuro. Sin miedos, sin presiones y sin amenazas”.

“Es el pueblo de Venezuela quien tiene que decidir, en exclusiva, su futuro”, repitió. “Venezuela debe ser dueña de su propio destino. Y a la comunidad internacional nos corresponde ayudar, respetar los resultados del proceso democrático y verificar que el mismo se desarrolla con todas las garantías necesarias”.

Para impulsar ese objetivo, añadió Sánchez, España impulsará y apoyará el Grupo de Contacto Internacional creado por la Unión Europea “para acompañar a Venezuela en este proceso”. Y se pondrá a disposición de “otros países y actores internacionales singularmente, incluido el Grupo de Lima”, para “colaborar y trabajar activamente” en la tarea de hacer posibles las elecciones.

Al mismo tiempo, explicó, el Gobierno de España va a promover en el seno de la UE y en el marco de Naciones Unidas “un Plan de Ayuda Humanitaria, para paliar urgentemente la grave situación que se vive en Venezuela”, una iniciativa que el presidente Nicolás Maduro ya ha rechazado reiteradamente en los últimos días y que es una de las principales reivindicaciones de Guaidó.

“Que nadie olvide que quien está sufriendo las consecuencias de este conflicto y del régimen de Maduro es el propio pueblo venezolano”, subrayó Sánchez. Por eso su Gobierno “ha tenido, tiene y va tener siempre muy presente la situación de la numerosa colonia española que reside allí. Representan una absoluta prioridad para el Gobierno de España”. Al igual que “los lógicos intereses de las muchas empresas de nuestro país radicadas en Venezuela”, que “comparten con los venezolanos el deseo de un marco político de estabilidad, democracia y libertad”.

Los vínculos que unen a España con América Latina “son muy profundos”, concluyó al final de su declaración. “Nada de lo que allí ocurre nos es ajeno. Ni al Gobierno ni a la sociedad española”. Por eso se dispone a trabajar para que “la democracia plena e retorne a Venezuela”, lo que en opinión del presidente del Ejecutivo significa “primacía de los derechos humanos, pluralismo político”, “que no haya presos políticos” y “elecciones libres, transparentes y con todas las garantías”.

Sánchez apeló a la “experiencia histórica” en ese camino de transición democrática para apelar a la “determinación” de España “de avanzar, con decisión, junto al pueblo venezolano. Venezuela es un país hermano y querido, y puede contar con España en esta hora crucial. Estamos y siempre estaremos a su lado”, concluyó.

Sánchez, de manera coordinada con los Gobiernos de Francia, Alemania y Reino Unido, avanzó que España reconocería formalmente a Guaidó si Maduro no convocaba elecciones. Los cuatro países fueron un paso más allá que el conjunto de la UE, donde las reticencias de varios países impidieron una posición conjunta en ese sentido.

"Agradecemos al presidente Pedro Sánchez y a todo el Gobierno español por su reconocimiento y su apoyo a nuestra ruta de lucha por la democracia", ha publicado esta mañana Guaidó en su cuenta de Twitter, desde donde ha aplaudido el "respaldo y compromiso" de España. "Venezuela entera agradece este gesto", ha añadido.

 

Cadena de mensajes de reconocimiento

Casi a la misma hora en que el presidente español convocaba a la prensa para reconocer a Guaidó, varios países europeos siguieron el mismo camino: el ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, proclamó la “capacidad” y la “legitimidad” de Guaidó para organizar unas nuevas elecciones el país. Lo hizo, eso sí, de manera menos formal que España, en unas declaraciones a la cadena radiofónica France Inter.

Suecia dio el paso también mediante declaraciones, en este caso a una cadena de televisión, de su ministra de Exteriores, Margot Wallström. “En esta situación apoyamos y consideramos a Guaidó como legítimo presidente interino” y “único representante legítimo del pueblo venezolano”, declaró. Suecia, al igual que España y medio centenar de países de todo el mundo, “nunca” reconoció los resultados de las elecciones presidenciales del año pasado.

El titular británico de Exteriores recurrió a Twitter para hacer lo propio: “Reino Unido junto con sus aliados europeos reconoce ahora a Juan Guaidó como presidente interino constitucional hasta que puedan celebrarse elecciones creíbles", anunció Jeremy Hunt. “Esperemos que esto nos lleve más cerca de poner fin a la crisis humanitaria”. Es el mismo formato elegido por el Gobierno danés: “Dinamarca reconoce al presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela hasta que se celebren nuevas elecciones libres y democráticas”, anunció su ministro de Exteriores, Anders Samuelsen, en su cuenta de Twitter.

También el canciller austríaco, Sebastian Kurtz, uno de los más reticentes a reconocer a Guaidó, confirmó en la mañana del lunes su cabio de postura. “El régimen de Maduro se ha negado hasta la fecha a aceptar unas elecciones presidenciales libres y justas. Por este motivo, consideramos desde este momento al presidente Guaidó como presidente interino legítimo de conformidad con la Constitución venezolana”, publicó en español en su cuenta de Twitter.

La canciller alemana, Angela Merkel, se unió al reconocimiento desde Tokio, donde se encuentra de visita oficial. “Guaidó es la persona con la que se debe hablar” de la convocatoria de elecciones presidenciales, ha señalado. “Esperamos que inicie lo más pronto posible un proceso electoral", agregó. Guaidó es “el presidente interino legítimo desde el punto de vista alemán y de muchos socios europeos”. ”Esperamos que este proceso se produzca de forma relativamente rápida y natural”, concluyó.

El goteo de países de Europa que han ido reconociendo a Guaidó, entre ellos Bélgica, República Checa, Países Bajos, Letonia y Letonia, continuó durante toda la jornada

En declaraciones a Antena 3, el expresidente Felipe González, además de apoyar la decisión de Sánchez, anticipó  que “tendrá repercusión diplomática, pero tendrá otras muchas repercusiones; el Gobierno español empezará a congelar los activos para pasárselos a quienes consideran legítimos”, señaló.

Del alcance efectivo de la declaración de Sánchez depende la suerte de las relaciones diplomáticas entre España y Venezuela y, como consecuencia de ello, la atención que España va a poder prestar a sus nacionales en Venezuela, la tercera comunidad española más numerosa en el extranjero, con más de 100.000 ciudadanos.

No está claro si la declaración de reconocimiento “interino” de Guaidó, limitado además a la convocatoria de elecciones, otorga al presidente de la Asamblea Nacional venezolana la capacidad de nombrar embajador en Madrid —obligando a Sánchez a retirar la acreditación de que goza el actual representante plenipotenciario de Venezuela—, lo que con toda probabilidad sería respondido por Maduro con la expulsión del embajador de España en Caracas.

Consulta el texto íntegro de la declaración de Pedro Sánchez

Consulta el texto íntegro de la declaración de Pedro Sánchez

Más sobre este tema
stats