PORTADA DE MAÑANA
Ver
España se sitúa como uno de los países europeos con mayor brecha de género en la cúpula judicial

El futuro de Cataluña

Santamaría ve una "solución imposible y ridícula" la presidencia simbólica para Puigdemont, que "solo piensa en él"

infoLibre

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado que es "imposible" y hasta "ridículo" que los independentistas estén planteando una presidencia simbólica desde Bruselas para Carles Puigdemont, quien, a su juicio, "solo piensa en él". "Esto ha llegado a su fin", ha enfatizado, para añadir que "esto es una ridiculez y una falta de respeto a los catalanes".

En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, Santamaría ha afirmado que "esto no puede permanecer así indefinidamente" porque el expresident catalán tiene que "rendir cuentas a la Justicia". Dicho esto, ha recalcado que cuando se procese a Puigdemont "se le suspenderán sus derechos políticos".

Sáenz de Santamaría ha criticado las reuniones entre JxCAT y ERC en Bruselas para "salvarle el tipo a un señor que ha incumplido la ley" y que se ha "fugado" en vez de dar cuentas ante la Justicia. "Estamos hablando de cómo Puigdemont queda desairado, es una megalomanía absurda", ha apostillado, para añadir que una presidencia simbólica desde Bruselas es una "solución imposible y ridícula".

Al hilo de esta propuesta ha recordado que hace unos años se abrió una "polémica" con una concejal de Castilleja de la Cuesta (Sevilla) que quería votar desde Chicago y se criticó entonces que quisiera "pretender votar desde Illinois". Y ahora, ha proseguido, se está tratando "con seriedad" a unos dirigentes de JxCAT y ERC que están analizando "cómo constituyen un comité de la república en Bruselas".

"Esto ya está dando los últimos esterores y no tiene ningún remedio para el señor Puigdemont", ha enfatizado, para añadir que la "única posibilidad" que tiene el expresident catalán es "o cumplir con la Justicia o retirarse hasta que sea reclamado".

Asimismo, la vicepresidenta del Gobierno ha advertido al presidente del Parlament, Roger Torrent, que si apoya ese tipo de iniciativas dejaría "bastante tocada" a la institución que ahora preside porque sería "la primera vez" que se asuma que el Parlament no es el sitio para la investidura.

Aunque ha dicho que los independentistas viven en "una realidad paralela desde hace mucho tiempo", ha pedido "un poco de seriedad" con los catalanes porque están dejando claro que Cataluña "hace mucho tiempo que les dejó de importar". De hecho, ha recalcado que con la aplicación del 155 de la Constitución han comprobado que allí "se dejó de gestionar" pero gracias a ese precepto constitucional los ayuntamientos "cobran antes" y "se hace política social" en Cataluña.

Niega contactos con el independentismo

Tras asegurar que Puigdemont "sólo piensa en él" y que da la sensación de que los demás independentistas están "deseando quitárselo de en medio", Sáenz de Santamaría ha negado contactos con el independentismo. "Con fugados de la Justicia o encarcelados no tenemos relación", ha aseverado.

Además, la vicepresidenta del Gobierno ha admitido que los expresidentes autonómicos pueden recibir una asignación pero ha recordado que para eso hay que "cumplir unas obligaciones" y en este caso están hablando de un "huido" de la Justicia. "Espero que Puigdemont no piense que va a seguir ni gobernando Cataluña ni viviendo a costa de Cataluña", ha aseverado.

En este sentido, la número dos ha dicho que no quiere pensar que estas propuestas que se están haciendo sean para "arreglarle" a Puigdemont "la vida no ciertamente barata que lleva en Bruselas". "Ni puede ser president de la Generalitat ni va a vivir a costa de los catalanes", ha afirmado rotunda.

Activar la euroorden depende del Supremo

Ante la posibilidad de que se active la euroorden contra Puigdemont, la vicepresidenta ha indicado que esa decisión no depende del Gobierno sino de los jueces. "Se puede activar cuando el Tribunal Supremo lo considere oportuno y considere que se dan las circunstancias", ha apuntado.

Después de los mensajes de Puigdemont al exconseller Toni Comín admitiendo que el plan de Moncloa "triunfa", desvelados por Telecinco, la vicepresidenta ha asegurado que ya están viendo que no se busca "una solución" para Cataluña sino que está "poniendo un precio para quitarse de en medio con lo que él considera una cierta dignidad". Además, ha agregado que ha dejado una "herencia bastante negra", con un "enorme" daño económico y un ambiente social "crispado".

Critica que Arrimadas no se haya "movido"

"Esto ha llegado a su fin", ha proclamado Sáenz de Santamaría, que cree que con propuestas como la investidura simbólica lo que hacen es "denigrar" a la Generalitat, el Parlament y a los catalanes. Tras asegurar que "es ridículo todo", ha dicho que la "generosidad" del expresident catalán "brilla por su ausencia" y que están viendo su "egoísmo personal y político".

Finalmente, la vicepresidenta ha recriminado a la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que no se haya "arriesgado", ya que, a su juicio, debería haberse "movido" dando el paso para la ir a la investidura. En ese escenario, ha proseguido, tendría el apoyo del Gobierno de Mariano Rajoy.

​​​​​​

Más sobre este tema
stats