Víctor Manuel: "Hay una España cainita a la que yo no quiero pertenecer"

La figura de Victor Manuel (Camino de Mieres, 1947) se enmarca, junto a otros destacados artistas, en un grupo de reconocidos profesionales de la cultura que, desde la Transición, han desarrollado su exitosa carrera sin renunciar en ningún momento a su firme compromiso político en defensa de valores de progreso e igualdad. La anunciada retirada de su gran amigo Joan Manuel Serrat, miembro también de ese reseñable grupo de artistas, vuelve a traer a la actualidad el relevante papel de estos creadores y artistas que siempre han sido referentes del activismo social.

Serrat se retira

"En la música lo pasamos muy bien. La gente que canta y que escribe canciones es una gente que se lo pasa bien en la vida en general. Subirse a un escenario es una terapia maravillosa que muy pocos pueden practicar. Juan (Joan Manuel Serrat), como todos nosotros, ya somos muy mayores y, a esta edad, la gente de nuestra generación ya hace un montón de años que está retirada y está en su casa. Unos viendo obras por las calles y otros, directamente, haciendo un ocio fructífero. Yo creo que se merece la retirada. Va a tener una retirada maravillosa, porque va a pasear por medio mundo interpretando sus canciones, con ese repertorio maravilloso que tiene, y la gente va a despedirle como se merece".

Ambiente político en España

"Tengo la sensación que tiene todo el mundo de que está muy crispado todo, pero tengo también la sensación de que se centra mucho en Madrid y Barcelona esta crispación. En cuanto sales unos kilómetros de estas ciudades, ya la cosa cambia bastante. Yo creo que estamos teniendo dificultades como casi todos los países para salir de esta situación. No sé si en los otros países la oposición es tan mezquina como aquí y tan dada a regatear los éxitos del gobierno. Creo que se está saliendo razonablemente bien de la dura etapa que hemos vivido, en unas cosas mejor que en otras. En vacunación, por ejemplo, muy bien. Y la economía parece que empieza a funcionar, pero estas cosas nunca las reconocerá la oposición".

Polarización

"Yo no creo que sea nuevo lo que está ocurriendo. Yo tengo la sensación de que la polarización, o la radicalización, comenzó con el presidente Bush en Estados Unidos y con la guerra de Irak. Ahí se empezaron a dar las condiciones y, seguramente, el principal imitador de aquella radicalización fue el presidente Aznar. Recuerdo que, cuando Zapatero ganó las primeras elecciones, estuvieron la derecha mediática y la oposición negando, durante cinco años, que Zapatero hubiera ganado las elecciones, no reconociéndole. Entonces, no creo que sea nuevo. Todo lo que vivimos ahora es una prolongación de todo aquello".

El Gobierno de coalición

"Me siento representado por el actual gobierno progresista en muchos aspectos. Como siempre, no compro todo lo que me venden, pero aprecio muchísimo que, en esta época de crisis, haya estado al frente del país un gobierno progresista. No quiero ni pensar lo que hubiese sido esta situación con el PP. No quiero ni pensar la cantidad de gente que habrían dejado descolgada por el camino. Creo que la intención del actual Gobierno es que salgamos todos juntos. Posiblemente, no será juntos del todo, pero, evidentemente, un gobierno progresista facilita que la gente vaya al unísono hacia un proyecto mejor de vida".

El avance de la ultraderecha

"El crecimiento electoral de la ultraderecha me preocupa en lo que tiene de contagio en la gente. A la gente, en épocas de crisis como esta que estamos viviendo ya desde el 2008, le ofrece soluciones muy simples a problemas muy complejos. Entonces, hay gente que las compra. Los ciudadanos más informados no suelen comprarlas, pero el fenómeno me preocupa mucho porque yo creo que es un camino sin retorno, que esos populismos sólo pueden llevarnos a la ruina más absoluta".

Casado vs. Ayuso

"Yo creo que es sencillamente una lucha de poder más que una diferencia ideológica. En realidad, compiten en: "a ver quién es más reaccionario de los dos". Supongo que el enfrentamiento no tiene ningún atractivo para la gente. Díaz Ayuso siento que se encuentra en estado de gracia y cualquier cosa que diga uno en su contra la va a favorecer. Ninguno de los dos me parecen las personas ideales ni para presidir un país ni para presidir una comunidad autónoma".

Pedro Sánchez

"En general, me cae bien. Quiero decir que hay cosas que me gustan más y otras me gustan menos. Pero, evidentemente, no puedo dejar de pensar en lo que hubiese sido esta salida de la pandemia con un gobierno de derecha pura. Siento que Pedro Sánchez está tratando de que las cosas confluyan razonablemente bien, de que salgamos con inyecciones de dinero potentes, como las que llegan de Europa, y salgamos todos juntos de esta crisis. Creo que, en general, lo hace muy bien, aunque en algunas cosas puntuales no sea así".

A la izquierda del PSOE

"Veo la situación muy difícil. La izquierda tiende a la dispersión continuamente y lo vemos a diario en ayuntamientos, en comunidades autónomas. Esa desunión, lógicamente, favorece a la derecha siempre, que son más propicios a estar juntitos, a que no se les diferencie. Creo que hay movimientos interesantes y muy buenas intenciones en lo que están haciendo para tratar de hacer una plataforma de izquierdas lo suficientemente amplia para competir en las elecciones. Me parece muy positivo. También creo que Podemos ha sido un asunto fallido. Así lo siento yo, personalmente, entre otras cosas porque pienso que no es posible que alguien se dedique a la política después de hacer una consulta a las bases sobre si puede comprarse una casa o no. Me pareció de una torpeza infinita".

La muerte de Almudena Grandes

"Me parecen muy penosas algunas reacciones que hemos vivido. Me parece que hay una España cainita a la que yo no quiero pertenecer. Quiero decir que, ante algo tan rotundo como la muerte, que alguien esté mirando a un lado y a otro a ver qué piensan los demás respecto a lo que yo voy a hacer, me parece terrible para la política, para el país y para todo. No hablo ya en concreto de este caso porque sea Almudena, que era amiga, sino en general. Yo creo que eso es una lección que nunca hemos aprendido bien y seguimos practicándola mal. No voy a medir en la balanza si se cometen más errores en la derecha o en la izquierda, pero el caso de Almudena ha sido un caso flagrante".

El periodismo en España

"El mundo del periodismo está también muy polarizado, como el resto de la vida política. Parece que hay una política de trincheras en los medios de comunicación. Se transmite la idea de que si tú estás con esos, no puedes estar conmigo. Me parece un empobrecimiento, en general. Recuerdo, cuando empezó la piratería con la música y las películas, yo siempre pensaba, interiormente,: "Bueno, ya le tocará a todo el mundo". Efectivamente, a los medios, les ha llegado y tienen graves problemas de subsistencia. En la medida que hagan la transición a lo digital, unos sobrevivirán y otros desaparecerán por el camino. En general, lo que se ha establecido es una precariedad brutal en la prensa, como en todo, porque no te voy a contar, ni te voy a llorar, sobre cómo está la música. Es todo precario, todo provisional. Nadie tiene un trabajo asegurado más allá de una semana por delante".

Belén Barreiro: "Los españoles valoran muy bien a Yolanda Díaz, pero no saben a quién representa"

Belén Barreiro: "Los españoles valoran muy bien a Yolanda Díaz, pero no saben a quién representa"

Más sobre este tema
stats