LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La reforma de la jurisdicción universal permitirá reabrir casos que quedaron impunes tras el recorte del PP

Librepensadores

El pasado no es el futuro

Juan Manuel Arévalo Badía

Éric Vuillard, en su libro El orden del día, nos relata cómo en febrero de 1933, tenía lugar una reunión secreta en el Reichstag alemán. Veinticuatro prohombres de la economía alemana se entrevistaban con Adolf Hitler. Eran los dueños de lo que podríamos llamar IBEX 35 alemán de aquellas fechas. Les van sonar las empresas: Opel, Krupp, Siemens, IG Farben, Bayer, Telefunken, BASF, Allianz, Agfa y Varta. Todos ellos contribuirán con grandes donaciones a la creación del régimen nazi. El holocausto y la muerte de millones de personas tuvo colaboradores necesarios. En un momento en el que los empresarios tenían asumido que la corrupción es una carga ineludible para los beneficios de sus empresas. Todos estos industriales sobrevivirán al conflicto bélico e incluso financiaran posteriormente a otros partidos.

De una forma más blanqueada, es lo que hoy se denomina lobbying, cuyas transcripciones actuales del inglés financiero eufemísticamente lo hacen pasar por una “incidencia simétrica para trasladar mensajes y convencer”. Sin embargo, nuestro rico vocabulario español acierta de forma más cruda pero real en asimilarlo a “cabildeo” o intriga para conseguir algo entre un grupo de personas. Subvertir el orden democrático e incluso acabar con él anteponiendo intereses económicos y empresariales ha sido y es una constante que pone en peligro el desarrollo de la humanidad. Sobre cabildeo hispánico el periodista Luis María Ansón nos ilustraba: “Para terminar con Felipe González se rozó la estabilidad del Estado. La cultura de la crispación existió porque no había manera de vencer a González con otras armas”. Bien lo sabe el exdirector de Abc, reconociendo en la publicación Tiempo que hubo una trama de acoso y derribo para hacer caer a Felipe González.

Lo que vino después ya lo conocemos todos, incluidas armas de destrucción masiva, privatización eléctrica, y a la cabeza del gobierno alguien que manifestaba haber hablado con Dios. Decía el comentarista Javier Aroca que le producen repelús los políticos que se meten a periodista, pero miedo le dan los periodistas que se meten a políticos. Estamos viendo demasiados cabildeos, escritos, radiados y televisados, que incluso hacen tambalear el triplete de Montesquieu. El modelo crispatorio definido por Ansón ya no es algo puntual, es la táctica diaria para alcanzar lo que las urnas no les han concedido. Me está costando trabajo admitirlo, pero creo que en la Transición algo no debimos hacer bien para que estén pensando algunos que el pasado es el futuro.

___________

Juan Manuel Arévalo Badía es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats