Elecciones 20-D

A la caza del voto cultural

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la presentación el 3 de noviembre de la plataforma en apoyo a su candidatura a presidente del Gobierno.

El acto del PSOE del pasado martes fue el pistoletazo de salida. Pedro Sánchez lanzaba una plataforma ciudadana de apoyo a su candidatura, bajo el lema de Nos une Pedro, con nombres como Xavier Sardá, Forges, Guillermo Solana, Paco Clavel o Rosa León. El acto, interpretado como una especie de reproducción de la Plataforma de Apoyo a Zapatero de 2008 (conocida como "la ceja"), ha abierto la veda. Los partidos comienzan a competir por el apoyo de la Cultura en las próximas elecciones generales. 

Los puntos de partida, claro, son distintos. Y distintas las estrategias. La del PP tras cuatro años de enfrentamiento con los creadores por la subida del IVA al 21%, consiste en aguantar el chaparrón. El PSOE trata de situarse como referencia histórica en política cultural. Podemos reivindica un programa (aún en elaboración) nacido de contactos con el sector y anuncia el apoyo de varias figuras de la música, la literatura, el teatro y el cine. IU apuesta por una defensa de la intervención estatal. Y Ciudadanos admite que "aún no tiene nada cerrado". 

Estas son las estrategias de los partidos para ganarse el favor de la Cultura

El PSOE, más allá de 'la ceja'

El acto del martes no ha dejado buen sabor de boca entre los socialistas. La lista de personalidades que apoyaba públicamente a Pedro Sánchez resultó ser mucho más corta que en actos similares de campañas anteriores. Xavier Sardá, Forges, el director artístico del Thyssen Guillermo Solana, Rosa León o el realizador Gerardo Herrero eran algunos nombres de la lista de 15 enviada a la prensa. En 2008, los nombres que figuraban en la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ) eran, entre otros, Miguel Bosé, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Victor Manuel, Ana Belén, Nuria Espert, Miguel Ríos, Concha Velasco o Pedro Almodóvar.

"Todo el mundo está comparándolo con un acto concreo que hizo Zapatero, cuando esto es otra cosa", protesta Iban García, secretario de Cultura del PSOE, "Si hubiéramos citado a la misma gente, nos hubieran acusado de repetir 'la ceja". Esta vez, defiende, el partido ha querido "incorporar a personas del mundo de la ciencia, de las ONGs", e indica que es una "plataforma abierta" y "con vida propia". De nuevo, las comparaciones son odiosas: si en 2008 la PAZ nació con un apoyo de 2.000 firmas, la de Sánchez lo hace con 200.

Los socialistas tienen que arreglárselas también para desmarcarse del Podemos, con quien comparten sus propuestas principales: bajada del IVA al 10%, creación de un Ministerio de Cultura autónomo (unido a Comunicación en Podemos), un estatuto del artista y un órgano de profesionales que sirva como engranaje entre Gobierno y sector. "Nos hemos adelantado en el tiempo", reivindica García, señalando que el PSOE ha presentado ya un borrador del programa, mientras Podemos piensa hacerlo esta semana. 

En la mochila del argumentario socialista hay dos líneas claves. La primera, recordar la ambigüedad de Podemos con la propiedad intelectual: "En el Parlamento Europeo, recientemente han vuelto a votar por que no se luche por los derechos de autor", acusa García. La segunda, comparar la coyuntura histórica con la llegada del PSOE al poder en 1982: "Igual que entonces con Solana se planteó el modelo cultural que llega hasta nuestros días, ahora hay que plantear uno que sirva para los próximos 20 años". 

Tras el evento del martes, el PSOE no tiene planteado otro acto con presencia de artistas destacados, aunque sí encuentros con organismos del sector. 

PP: "El IVA cultural no existe"

Después de cuatro años de encontronazos con el sector, agravados con la subida del IVA cultural al 21%, el PP tiene difícil hacer campaña en este apartado. El propio ministro, Íñigo Méndez de Vigo, y el secretario de Cultura, José María Lassalle, han hecho público en varias ocasiones su deseo de bajar la tasa. Pero en sus últimas declaraciones, el argumentario parece dirigirles hacia una sola idea: "El IVA cultural no existe". Con esas palabras lo dijo el ministro en la última sesión de control al Gobierno, y así lo ha expresado Lassalle en una entrevista en Vozpópuli

El mundo de la cultura no parece agradecerle el argumento. En un encuentro en la SGAE con profesionales de la cultura, Beatriz Rodríguez-Salmones aseguraba que el término "IVA cultural" no es correcto, porque el libro tiene una tasa del 4%. Cuando prometió que su partido "quiere bajarlo", se escucharon unas sonoras risotadas entre los asistentes. 

El último movimiento de los populares fue acercarse a la Unión de Actores, que ha sido particularmente dura con el Gobierno en los últimos años. "Queremos retomar la interlocución con los actores y actrices, que en ocasiones no se consideraban bien entendidos", dijo Javier Maroto tras la reunión el pasado octubre. "Después de esta legislatura, se les van a echar encima", admite Iñaki Guevara, presidente de la organización de intérpretes, "Pero está bien que se preocupen por hablar con nosotros". Maroto ha confirmado su asistencia aun encuentro el 23 de noviembre en el Centro Dramático Cultural, pero el partido no tiene previstos actos dedicados al sector. 

Podemos, apoyos y fichajes

"El PSOE ya no es el 'partido de la Cultura", declaraban elocuentemente portavoces de Podemos a este periódico. Su estrategia pasa por desbancar a los socialistas de la imagen de principales garantes de las reclamaciones del sector. En la campaña para las elecciones a la Comunidad de Madrid, presentaron un programa cultural autónomo y realizaron un acto con la presencia de Santiago Auserón, Juan Diego Botto, Alberto San Juan y Antonio de la Torre, entre otros.

Podemos prepara el equivalente a ese acto de cara a las generales para el 27 de noviembre, y esperan contar con el respaldo de los que ya asistieron, y de algún otro nombre que aún no quieren revelar. En su contra tienen que varias figuras de la cultura —Almodóvar, o los propios Botto, De La Torre o San Juan— firmaron el pasado julio un manifiesto pidiendo al partido que aceptara una candidatura de confluencia. No lo han hecho, y quizás les cueste su apoyo. 

Pero en Podemos descartan estar ultimando una "ceja" propia. "No nos gusta que los artistas estén ahí para posar. Queremos que vengan, pero para escuchar sus propuestas. E incluso sus críticas", dice Eduardo Maura, miembro del Consejo Ciudadano y del equipo de Cultura. Eso no descarta la incorporación de nuevos fichajes para las listas "ya sea en puestos de salida o simbólicos", como ya hizo la escritora Ángeles Caso por Oviedo, y que se anunciarán este mes. 

Después, vendrán actos en ciudades como Bilbao, Barcelona o Valencia y continuarán los encuentros con el sector. De hecho, una de las bazas que esgrime Podemos es que su programa cultural ha salido de las "propuestas políticas" del grupo, sometidas al examen de agrupaciones de profesionales y ajustadas por creadores que se han ofrecido a orientarles a título personal. Sus nombres no se han hecho públicos. 

Ciudadanos, sin una campaña cultural en mente 

El partido de Albert Rivera no tiene aún programa cerrado y se resiste a definirse en los asuntos que más afectan al sector. La escritora Marta Rivera, candidata al Congreso, ha defendido en varios encuentros con profesionales la creación de una Ley de Mecenazgo, al tiempo que rechazaba pronunciarse sobre el IVA. Lo bajarán, aseguran, pero no especifican la cifra: "Llevamos dos tramos únicos del IVA, el 7% y el 18%, y no sabemos en cuál iría". ¿Actos o fichajes previstos? "Todavía no tenemos nada". 

IU, defensa de la intervención estatal

Aunque los huracanes internos tienen también a Izquierda Unida aún sin programa ni calendario cerrado. Su apuesta cultural se define (además de la bajada del IVA y la creación del estatuto del artista) por una defensa acérrima de la intervención estatal ante "el monopolio de la cultura estadounidense" y una crítica a la mala gestión en instituciones como la SGAE.

Marga Ferré, secretaria de Programas del partido, es escéptica con el supuesto consenso de Podemos y PSOE en torno a cuestiones como el estatuto del artista: "Están de acuerdo, pero ahora habría que preguntarles qué entienden ellos por estatuto, qué protección les dan. De todas formas, esto y el IVA es lo mínimo que se despacha. Nosotros vamos más lejos". El programa, para dentro de dos semanas. 

Recortes Cero, Goytisolo y Antonio López

La plataforma Recortes Cero-Los Verdes entra en la carrera con el lanzamiento de un manifiesto "por un cambio de verdad" y "por la redistribución de la riqueza" firmado por 500 profesionales y activistas políticos. Aunque su programa cultural no está definido, el texto está firmado por nombres como el escritor Juan Goytisolo, el pintor Antonio López y el actor Héctor Alterio, entre otros. Un respaldo que pone en evidencia la falta de apoyo de grandes nombres a las dos cabezas del bipartidismo. 

PSOE y Podemos, unidos por las propuestas en Cultura

PSOE y Podemos, unidos por las propuestas en Cultura

Más sobre este tema
stats