Premios Goya 2016

Cine español sí, pero cosmopolita

Cine español, pero cosmopolita

Aunque made in Spain, las películas candidatas a llevarse un cabezón en la gala de este sábado comparten un mínimo común denominador: su carácter internacional, un elemento palpable desde el reparto –véase Nadie quiere la noche o Un día perfecto-; hasta las localizaciones, como La novia, una coproducción hispano-germana, rodada entre la Capadocia turca y el desierto aragonés de Los Monegros. Así, en nominaciones tan relevantes como las que premian el trabajo de los actores y actrices, podemos encontrar a Juliette Binoche, candidata al Goya por su trabajo en el último largometraje de Isabel Coixet, y que ya ha confirmado su asistencia a la gala del sábado; o Tim Robbins (que también asistirá), por su papel como cooperante internacional durante la guerra de los Balcanes, en Un día perfecto. En infoLibre repasamos algunas de las películas de 2015 que han traspasado fronteras:

Nadie quiere la noche, de Isabel Coixet

La directora catalana ya nos tenía acostumbrados a elencos internacionales desde que en 1996 estrenase Cosas que nunca te dije, con Lili Taylor y Andrew McCarthy. Una tendencia que se ha ido acentuando según engrosaba su filmografía. Su anterior película, Mi otro yo, estaba protagonizada por la actriz británica Sophie Turner (Juego de tronos), y entre el casting también destacaba la presencia de Jonathan Rhys Meyers (Los Tudor). Otro ejemplo es Mi vida sin mí (2003), una coproducción entre España y Canadá, que consiguió llevarse dos Goyas, por el guión y la música; o Elegy (2008), protagonizada por Penélope Cruz y Ben Kingsley. Aunque bien es cierto que esta última, además de Aprendiendo a conducir (2014), eran películas de nacionalidad estadounidense.

En Nadie quiere la noche, Coixet narra la expedición al Polo Norte de Josephine Peary, una intrépida mujer que viaja hasta allí para reencontrarse con su marido, el explorador Robert Peary, a principios del siglo XX [puedes leer aquí el reportaje que publicamos en el número de enero de tintaLibre sobre Josephine y la plasmación cinematográfica de su periplo en el Ártico]. La cinta opta a llevarse el Goya en nueve categorías, incluyendo la de mejor película y dirección.

Un día perfecto, una cooperación internacional de forma y fondo

Rodada en inglés, Un día perfecto -el regreso de Fernando León de Aranoa después de estar cinco años fuera de la cartelera tras el estreno de Amador- cuenta también con un reparto internacional (Benicio del Toro, Tim Robbins, Olga Kurylenko, Mélanie Thierry), donde destaca Sergi López, el único actor español del casting. Aunque fue filmada en España, concretamente en el parque natural de Sierra Nevada (Granada) y con equipo técnico español, la trama de la película es totalmente internacional. 

Un día perfecto narra 24 horas en la vida de un grupo de cooperantes de diferentes países durante la guerra de los Balcanes y las dificultades que encuentran para llevar a cabo su labor. León de Aranoa, según explicó en una entrevista para infoLibre, esperó durante un año a Tim Robbins y Benicio del Toro para poner en marcha el rodaje, ya que era complicado cuadrar la agenda de ambos actores. Pese a la demora, el director de Princesas tenía claro que los papeles de Mambrú (Del Toro) y B (Tim Robbins) encajaban perfectamente con la vis cómica de ambos intérpretes. Precisamente, Tim Robbins podría llevarse el cabezón por su candidatura a mejor actor de reparto.

La novia, una adaptación internacional para un autor sin fronteras

Bodas de sangre, estrenada en 1933, es una de las obras de Federico García Lorca más universales y han sido varios los directores que han querido trasladar a la gran pantalla la imaginería lorquiana ("la luna, la tierra, el polvo, los cristales, la sangre, los cuchillos, la boda, la fiesta…"). El primero en atreverse fue el argentino Edmundo Guibourg en 1938, con Margarita Xirgu en el papel de novia. Precisamente, la actriz española ya había llevado las obras del poeta de Fuentevaqueros por toda Sudamérica antes del estallido de la Guerra Civil. Posteriormente, en 1976, el marroquí Souhel Ben Barka también llevaría al cine esta tragedia, con la actriz griega Irene Papas como protagonista. En España, la primera adaptación fue la que dirigió Carlos Saura en 1981, con Antonio Gades, Cristina Hoyos y Pepa Flores; y fue también la primera de las tres películas que el director dedicó al flamenco.

La última en llevar al cine la lírica lorquiana ha sido Paula Ortiz con La novia, una coproducción hispano-germana, nominada en 12 categorías. El segundo largometraje de la directora aragonesa, parte como uno de las favoritos, después del espaldarazo que supusieron los premios Feroz, donde lograron seis de los nueve galardones a los que optaban.

Coproducciones iberoamericanas, un clásico de los Goya

Más habituales son las colaboraciones entre España y América Latina. El año pasado, destacó la hispano-argentina Relatos salvajes, dirigida por Damián Szifrón y producida por los hermanos Almodóvar a través El Deseo. Ricardo Darín se vuelve a colar en los Goya de este año con TrumanTruman, donde comparte trama con Javier Cámara. La película dirigida por Cesc Gay opta a seis galardones, incluidas la de mejor película, dirección y actor protagonista (Darín, que también ha confirmado su asistencia a la gala).

A pesar de su discreto paso por la cartelera, El rey de La Habana de Agustí Villaronga, estrenada el pasado mes de octubre, cuenta con tres nominaciones: actriz revelación, dirección de fotografía y mejor guión adaptado. El director de Pa negre recrea en esta cinta la vida de Reinaldo, un adolescente que escapa de un correccional de menores y se zambulle en las calles de La Habana en un momento complicado para la isla, la década de los noventa, fuertemente castigado por el colapso de la Unión Soviética. La cubana Yordanka Ariosa está nominada a actriz revelación por este filme.

Palmeras en la nieve

terminó enero como la cuarta película más vista, según Rentrak, después de cinco semanas en cartelera; y ha conseguido cinco nominaciones, entre ellas, mejor dirección de producción y artística, vestuario, maquillaje y peluquería. La película -en la que actúan Mario Casas, Adriana Ugarte, Berta Vázquez y Macarena García- sitúa la trama en la ciudad guineana de Bioko (Fernando Poo, por aquel entonces), durante el proceso de transformación de la colonia española en provincia y, finalmente, en un país independiente. Parte de la película fue rodada en Colombia, gracias a las ayudas al cine que promueve el Estado colombiano.

El cine español recaudó 102 millones de euros en 2017, siete menos que en 2016 y con una cuota del 17,1%, un punto menos

El cine español recaudó 102 millones de euros en 2017, siete menos que en 2016 y con una cuota del 17,1%, un punto menos

Más sobre este tema
stats