Día de las librerías

"Nuestras ciudades, pueblos y barrios serían más tristes sin librerías"

Varias personas se acercan a los puestos y casetas de libros en la Cuesta de Moyano con motivo del Día de las librerías en Madrid del año 2020.

Celebrar las librerías independientes como espacios de encuentro cultural y social. Lugares que vertebran barrios, pueblos y ciudades. Rincones que son mucho más que una tienda y que aportan un valor añadido al mero hecho económico. Todo eso festeja el Día de las Librerías este 11 de noviembre en establecimientos de toda España, en un momento en el que se han reforzado los vínculos entre lectores y libreros tras el distanciamiento del confinamiento.

Promovida por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), con el apoyo de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura y Deporte, esta iniciativa reivindica también el comercio de proximidad y una forma de entender la vida. Porque, tal y como remarca a infoLibre el portavoz de CEGAL, Álvaro Manso: "Las librerías hacen comunidad".

"Nuestras ciudades, pueblos y barrios serían más tristes sin librerías", sentencia Manso. En la misma línea se expresa Mónica Bernat, de la librería Noviembre de Benicàssim (Castellón), quien defiende que los lugares que habitamos "serían un poquito más pobres en algunos aspectos sin librerías, pues son espacios de encuentro cultural". "Es importante que la gente de un pueblo pueda ir a un espacio donde pasearse, que un niño pequeño pueda tener contacto con los libros", apostilla.

El librero de La taberna del libro de Moguer (Huelva), José Manuel Alfaro, va más allá y afirma que sin librerías viviríamos en ciudades, pueblos y barrios "sin emoción, como un edificio de oficinas". Y prosigue: "Seríamos como máquinas compradoras de cosas. Un barrio sin el carnicero, sin el frutero y sin el librero se convertiría en un lugar sin vida. Y la emoción es el motor del ser humano. Mi librería es un lugar de encuentro de gente que se acerca el sábado y coincide con otra gente que hacía tiempo que no veía".

"Las librerías de cercanía promueven las relaciones humanas", coincide desde la otra punta de España, desde Santander, Carmen Alquegui Lalas, librera de La Vorágine: "Las ciudades serían muchísimo más hostiles. Que ya de por sí las ciudades lo son, pero lo serían más sin refugios como las librerías. Porque somos lugares culturales, no solamente tiendas".

Ahonda en este sentimiento Cristina Sanmamed Prieto, librera de La Puerta de Tannhäuser de Plasencia (Cáceres), pues, para ella, las ciudades quedarían "un poquito cojas" sin la actividad promovida desde estos establecimientos independientes. Y aún remata Juan García, de la librería Plastilina de Cádiz: "No me imagino ciudades sin librerías. Si no existiéramos, se inventarían de nuevo de otra forma".

Un buen año

Todos los mencionados coinciden también en que el sector de las librerías ha soportado bien todos estos meses de pandemia. Según Manso, gracias a la respuesta de los clientes, que han propiciado un "repunte de las ganas de leer, de comprar libros". Algo que no se circunscribe solo al confinamiento, ya que un año después se mantiene el crecimiento: "Las librerías nunca han crecido en los años buenos en dobles cifras, pero estamos marcando un 13 por ciento de subida respecto a años anteriores, según datos de Librired".

Destaca también el éxito de Todos tus libros como plantaforma de venta, pues ha cumplido el objetivo de encontrar la fórmula para que las librerías independientes accedan a la venta online y tengo un posicionalmiento resal que "responda a lo que son las librerías físicas en el mercado". Además, adelanta que se ha creado una comunidad que va a seguir creciento y aumentando los servicios.

Esto hace del Día de las librerías, en su décimo aniversario, una celebración "muy especial". Con la posibilidad, además, de desarrollar multitud de actividades en los 2.400 asociados a CEGAL. "Hay tantas actividades", señala Manso, quien anima a visitar la web oficial de la jornada y recuerda que este año hay un descuento del 10 por ciento de descuento en todas las compras. "Otra manera de celebrar. Son esos momentos especiales en los que uno puede hacer acopio de más libros", señala.

Entre las actividades para este 11 de noviembre, presentaciones y firmas de Fernando Aramburu, Jacobo Bergareche, Ilu Ros, Sara Mesa, Javier de Isusi o Javier Zalbidegoitia. El abanico de propuestas culturales abarca sesiones musicales (Rata Corner, Palma de Mallorca); debates sobre crítica literaria (Sin Tarima, Madrid); exposiciones de pintura (Códex, Orihuela) y de arte africano (La Pantera Rossa, Zaragoza); concursos de escritura (La Lumbre, Madrid); lecturas poéticas (Juan Rulfo, Madrid, y La Montaña Mágica, Cartagena); talleres de experimentación o creación para niños (Liberespacio, Madrid); conversaciones cruzadas (Pedreira, Santiago de Compostela); fiesta de disfraces (Cervantes y Compañía, Madrid); regalos y guiños para los asistentes (Cálamo, Zaragoza) o la posibilidad de ser librero por un día (Oletvm Junior, Valladolid).

La figura del librero

De la pandemia sale también reforzada la figura del librero de toda la vida. Ese prescriptor capaz de separar el grano de la paja y que recomienda lecturas en función de cada lector. Algo más necesario que nunca en medio de la enorme oferta editorial del momento actual y que es básicamente una vocación, como apunta Bernat: "Nos encanta que el lector no entre a pedir un título concreto. En esa recomendación se establece una relación y, en muchos casos, una bonita amistad".

"Como librero, disfruto mucho cuando se produce comunicación con el cliente. O cuando hablan entre ellos. Es un momento especial, que puede tener incluso la recomendación de un tercero que se apunta a la conversación", admite Manso, mientras Alfaro asegura que la gente les ve "con otros ojos por ser un servicio de proximidad para la ciudadanía" que no se limita a vender libros, sino que termina siendo "un espacio cultural independiente".

Igual que en La taberna del libro de Moguer ocurre en La Vorágine de Santander, cada cual a su manera. Así, Alquegui Lalas recalca que ellas defienden en este último espacio "todo lo contrario a las grandes superficies por ser una librería asociativa con muchas actividades relacionadas con el feminismo o el pensamiento ecologista", entre otras cuestiones. "Nos definimos como un espacio de encuentro con la gente. No es una compra-venta sin más", zanja.

De esta labor social saben también mucho en la Puerta de Tannhäuser de Plasencia (Premio Librería Cultural 2020 de CEGAL), tal y como explica Sanmamed Prieto: "Durante todo este tiempo hemos hecho encuentros virtuales a través de las redes sociales, donde tenemos muchos seguidores y llegamos a mucha gente de Madrid, Barcelona y otras ciudades. Yo personalmente hago encuentros para recomendar libros, como si estuviéramos en la librería".

Por si todo esto fuera poco, Sanmamed Prieto tiene también otra librería infantil en Plasencia llamada La pecera, en la que ya mismo retoma la actividad de cuentacuentos, al tiempo que diversifica su tiempo en una nueva tienda de la Puerta de Tannhähuser en Cáceres. "Estamos muy en contacto con escritores, editoriales y nuestros lectores haciendo comunidad", explica, para luego resumir su motor vital: "Cuanto más en contacto estás con la cadena del libro, de manera más personal puedes llegar al lector para que no sea solo despachar".

Infatigable es también García con su Plastilina en Cádiz. No en vano, después de 35 años ya cuenta con un público fiel integrado por "muchos vecinos y caras conocidas", que incluso les siguen en sus encuentros en vivo por Instagram. "Es un valor añadido al consumo, que no sea solo un click virtual", indica, pasando a explicar ilusionado que para este Día de las librerías han organizado un concurso como el rosco de Pasapalabra, pero con las respuestas de las letras relacionadas con la literatura gaditana".

Aprovechando este ambiente de entrega y optimismo, termina Manso, ejerciendo como portavoz de CEGAL, pidiendo al Ministerio de Cultura y Deporte un esfuerzo de trabajo conjunto para, entre todos, conseguir "fijar este repunte de lectura en programas de fomento de la lectura". "Esta es una oportunidad no solo para que las librerías crezcan, sino para tener esa posibilidad de más gente que lea más", termina.

En España abren más librerías de las que cierran (por poco)

En España abren más librerías de las que cierran (por poco)

Más sobre este tema
stats