Fraude en las ayudas al cine

Cultura reclama la devolución de las subvenciones a 42 películas

Fotograma de 'El rey de la montaña', una de las películas investigadas por fraude.

El Ministerio de Cultura reclama la devolución de las ayudas a 42 películas subvencionadas desde el año 2012 por un supuesto fraude orquestado entre productoras y exhibidoras. Además de los 12 filmes que han pasado ya por las manos de la Fiscalía, el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) ha reclamado la devolución de las ayudas a la amortización de 23 largometrajes entre 2013 y 2014, un 28% de las receptoras de ayudas. En lo que va de año, nueve películas sospechosas están siendo estudiadas. El Ministerio no ha precisado de cuáles se trata ni qué productoras se han visto afectadas. 

El supuesto fraude que investigan cuatro juzgados de Madrid estaba organizado entre productores audiovisuales y salas de cine y tenía como objeto falsear los datos de taquilla para tener acceso a mayores ayudas estatales. Hasta ahora, las subvenciones cinematográficas concedidas por el Estado se otorgaban a posteriori: a mayor número de espectadores y recaudación, ayudas más cuantiosas. Las instrucciones realizadas hasta ahora, como publicó  el diario El País, apuntan a que las salas de cine inflaban el número de espectadores en los datos oficiales por indicación de las productoras, receptoras de las ayudas. 

La denuncia de unos empleados

Las investigaciones comenzaron en 2012, cuando los trabajadores de una de las salas presentaron una denuncia ante el ICAA —organismo encargado de gestionar al fondo de ayudas—, según informan fuentes del Ministerio de Cultura a este periódico. Los empleados percibieron que las cifras oficiales que se remitían al Instituto, y que este utilizaría para ponderar las subvenciones, no se correspondían con la realidad. Gracias a ese aviso, se congela el pago a 12 películas y se llevan sus casos a la justicia. De ellos, seis han sido resueltos (dos a favor de la productora y cuatro a favor del Ministerio), y otros seis esperan aún su turno en los juzgados de instrucción número 41, 23, 29 y 40 de Madrid. 

"A partir de esa fecha, se refuerza el control", relata el Ministerio. El Instituto de Cinematografía, que hasta entonces hacía controles presenciales en las salas para cotejarlos con los datos ofrecidos por ellas, solicita ayuda a la Intervención General del Estado, que realiza auditorías anuales desde 2013. "La capacidad que tenía el ICAA es más práctica, pero la Intervención General puede solicitar evaluaciones externas y consultar las cuentas de las propias empresas", añaden las fuentes consultadas. El Ministerio ha reclamado desde entonces el reintegro de las ayudas a 32 largometrajes. 23 de ellos recibieron subvenciones entre 2013 y 2014, y los otros nueve son resoluciones de este año. Si las productoras no responden positivamente, el Ministerio llevará esos casos ante la Fiscalía. 

Productores en cuestión

Entre las afectadas están películas como El rey de la montaña (cuyo productor, Miguel Bardem, ha aceptado devolver las ayudas), Pecador, La zona muerta y La última mirada PecadorLa zona muerta La última mirada(las tres de ABS Productions) o Los muertos no se tocan, nene, producida por Juan Gona. Los informes elaborados por el ICAA para la Fiscalía citados por El País apuntan también a Holmes & Watson. Madrid Days, producida por José Luis Garci a través de Nickel Odeon Dos; La montaña rusa, producida por el presidente del Atlético de Madrid, Enrique CerezoMr Nice, de la productora Kanzaman. También implican a las productoras del expresidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho (Alta Films), de Gerardo Herrero (Tornasol Films) y Luis Miñarro (Eddie Saeta). 

El propio sector señala desde hace años los efectos perversos de unas ayudas otorgadas a posteriori. De hecho, a partir de 2016 las subvenciones se otorgarán en base al proyecto propuesto, y por fases de desarrollo, dejando de lado la recaudación y el número de espectadores. Hasta ahora, las ayudas a la amortización de un largometraje se dividían en dos. La primera parte, la ayuda general, crecía progresivamente según aumentaba la recaudación. La segunda parte, la ayuda complementaria, se obtiene en base a un sistema de puntos obtenidos según diversos criterios. Una buena parte de ellos volvía a depender de los espectadores, que debían superar los 30.000 o 60.000, dependiendo del caso. 

El ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, ha admitido que "existen irregularidades" de las que el Gobierno tiene constancia desde 2012, pero ha insistido en que "no se trata de un fraude masivo" y que son "casos muy excepcionales". En la rueda de prensa celebrada en Bruselas, donde se encontraba el martes, ha insistido en que "cualquier irregularidad que hubiera podido haber, con el nuevo sistema desaparecerá". Los productores y exhibidores han insistido también en la misma idea: "No se puede poner en duda el comportamiento global de un sector"

Fraudes millonarios

El Ministerio no ha realizado aún una estimación de cuánto podría suponer el fraude, pero las ayudas a la amortización recibidas por los largometrajes mencionados ascienden, en total, a 4,78 millones de euros. Las tres películas que investiga el juzgado instrucción número 41, Pecador, La zona muerta y La última mirada (de la catalana ABS Productions) sumaron 2,2 millones de ayudas en 2011. La productora y la exhibidora Luna Exhibición se enfrentan a un delito de falsedad documental y fraude de subvenciones, según el auto judicial al que ha tenido acceso infoLibre.

El responsable de la exhibidora, Antonio Solé Viñas, aseguró en los escritos oficiales ante el ICAA que las tres películas se habían proyectado en 95 pueblos de Andalucía, Extremadura, Asturias y Murcia durante en de 2010. Pero, según recoge el auto, los municipios lo negaron. El productor Jaume Solé Viñas, hermano de Antonio y cabeza de ABS se sirvió de esos datos para obtener subvenciones de entre 600.000 y 800.000 euros para sus películas, estrenadas las tres en 2009 con presupuestos de entre 1,4 y 2 millones de euros. 

El productor Miguel Bardem, sobrino de Pilar Bardem, obtuvo 651.662,44 euros en ayudas a la amortización por su película El rey de la montaña, producida por su empresa Goodfellas junto a Decontrabando y Telecinco Cinema. Bardem ha aceptado devolver el importe y celebrar un juicio de conformidad en la mañana del miércoles. Este caso y el de ABS son anteriores incluso a las ayudas de 2012 que comenzó a investigar el ICAA. 

El largometraje Los muertos no se tocan, nene (2011), producido por Juan Gona sobre guion de Azcona y estrenada en 2011, obtuvo 24.194,59 euros en la resolución de ayudas de 2014. El juzgado de instrucción número 29 juzga por la supuesta falsedad de los datos a los responsables de la productora y la exhibidora (Séptimo Arte Exhibición), el propio Gona, Marc Albela, José Gago Herranz y José Ramón Gago Perales. 

Entre los reintegros de las ayudas que ha solicitado el Ministerio de Cultura en lo que va de año, están las películas Improvisando, Notes al peu (ambas de Producciones Kaplan) y El libro de las aguas (Bruma Films). Entre las tres, suman 985.236,14 euros. Estas peticiones de devolución de las ayudas se han hecho públicas al no poder contactar el ICAA con las respectivas empresas. Por el mismo medio de solicitaron dos devoluciones en 2014, a las películas La Soledad (In Vitro Films, 19.438,54 euros), ¿Quieres oír una utopía? (Producciones Kaplan, 469.615,06) y La reencarnación (Producciones Kaplan, 463.432,92 euros). Solo esta productora, dirigida por Salomon Shang hasta su muerte en 2014, acumula cuatro deudas que alcanzan 1,3 millones de euros.

Uxue Barkos pidió 150.000 euros al Congreso para una emisora de la que es socia

El Gobierno da luz verde a la modificación de la Ley del Cine

Más sobre este tema
stats