Presupuestos Generales del Estado

El Gobierno da un empujón a la cultura con una subida del 9,7% en los Presupuestos

El ministro de Cultura, José Guirao.

Los primeros Presupuestos del Gobierno socialista parecen querer enterrar el hacha de guerra con el mundo de la cultura. En 2019 las artes recibirán 953 millones de euros, un 9,7% más de lo dedicado por el anterior Gobierno conservador, unos 869 millones de euros según los datos ofrecidos por Hacienda. De salir adelante —hoy por hoy, Pedro Sánchez no cuenta con los apoyos necesarios para que las cuentas se aprueben en las Cortes—, sería la mayor subida para el sector desde el batacazo de la crisis. Pero las ganancias no se reparten de manera uniforme: teatro y música y danza apenas se ven beneficiados, mientras que museos (como el Thyssen y el Prado) y cine se llevan una buena tajada.

La subida propuesta por los socialistas sucede a la más modesta del Gobierno del PP, que en el ejercicio anterior alzó las cuentas del sector en un 4,4%. Con el IVA de cines y espectáculos en directo ya reducidos al 10% por los conservadores, el actual Ejecutivo incluye en estas cuentas la bajada al 4% de los libros electrónicos y publicaciones online, para que estas se igualen a sus equivalentes en papel; ahora, los medios digitales están discriminados respecto al papel y pagan un 21% de IVA. De la misma forma, los ministros de Cultura y Exteriores, José Guirao y Josep Borrell, han acordado aumentar un 4,3% la aportación al Instituto Cervantes. Se ha quedado a décimas de la subida del 5% deseada por Luis García Montero, director de la institución, según adelantaba el poeta en septiembre. 

Aun así, la cultura recibirá este año solo el 0,3% del total del gasto del Ejecutivo, una subida microscópica frente al 0,2% del pasado ejercicio. Y, pese a la recuperación, las cifras quedan aún muy lejos de los 1.284 millones de euros dedicados al sector en 2009, la cumbre para la cultura en los Presupuestos Generales: las artes han perdido desde entonces un cuarto de su financiación. Solo un puñado de partidas, ninguna de ellas de las de más cuantía, igualan o superan lo recibido hace una década: el festival de Almagro, las ayudas a las empresas teatrales, el Festival de San Sebastián... En general, las grandes áreas están aún muy por debajo de lo presupuestado en 2009, con pérdidas de hasta el 80%.

Teatro y música, a la espera

Las artes escénicas apenas suben un 2% hasta los 52 millones, y quedan por debajo incluso de los datos de 2016 (53,5 millones), tras los cuales el PP dio un tijeretazo al sector. Fue en 2017, justo después de que el Gobierno anunciara la bajada del IVA de los espectáculos en directo del 21% al 10%. El Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música no contará pues con apenas más presupuesto para afrontar el proceso de renovación que se negocia desde junio entre los sindicatos y las direcciones de los distintos centros de producción. Pero la ligera subida en ambos sectores supera, con todo, el aumento aún más leve del ejercicio anterior, que rondaba el 1% en ambos casos. 

La música y la danza crecen todavía menos, un 1%, hasta los 101 millones de euros. Eso, pese a que el Ministerio anunció en diciembre la creación del Centro Nacional de Difusión de la Danza con una partida de 500.000 euros que sin embargo ahora no aparece desglosada en las cuentas. En el sector musical hay unos ganadores inesperados: algunos teatros públicos que dependen de Autonomías o entidades locales. El PSOE aumenta la cuantía dedicada al Liceu de Barcelona un 17% hasta 1,2 millones de euros, una cifra recortada por el PP en sus últimos presupuestos. Y sube también sustancialmente la aportación al Teatro de la Maestranza, que recibirá medio millón de euros más, un aumento del 34% que el teatro sevillano agradecerá después de ver su partida congelada durante años. Igual ocurre con La Abadía, en Madrid, que recibirá un 21% más del Estado central.

Del cine al Thyssen

Los 84 millones de euros más con los que cuenta Cultura están distribuidos, como de costumbre, entre este Ministerio, el de Exteriores (de él depende el Instituto Cervantes) y el de Hacienda (quien tiene que dar luz verde a las cuestiones impositivas). El cine se lleva un pico de ese aumento: las ayudas a la producción cinematográfica recibirán 85 millones de euros, 14 millones más de lo presupuestado en 2018. Esta una cifra que parecía muy lejos de lo posible con el Gobierno conservador, acercándose ahora a los 88 millones otorgados en 2009. Hay un matiz, eso sí: esta cantidad no estará dedicada exclusivamente a los filmes que se pongan en marcha este año, sino que debe cubrir también las ayudas a posteriori para las películas de 2016 que aún no se han saldado. La combinación de los dos tipos de subvenciones y el cambio de Gobierno han provocado un atasco en estas aportaciones que tendrá que resolver el Ministerio de Guirao.

Los museos nacionales salen más inequívocamente beneficiados. La partida completa dedicada a los centros de arte suma más de 178 millones de euros, 20 millones más que el pasado año (un 13%). Dentro de ella hay dos claros ganadores: el Museo del Prado y el Thyssen. El primero recibe 59 millones de euros, casi un quinto más de lo obtenido en 2018: el suplemento de unos 9 millones y medio irá destinado a las obras en la sede y a las celebraciones de su bicentenario. Los favores al segundo van aún más allá, porque el Ministerio le concede 7,5 millones de euros, un 35% más que el año pasado, para paliar su "déficit contable". El centro, que recibió el apellido de Museo Nacional en 2017 —a imagen del Reina Sofía— recibe cuatro veces más fondos del Gobierno que en 2009. 

Una inyección a las bibliotecas

El sector del libro es otro de los ganadores de las cuentas propuestas por los socialistas. Primero, a través de la aportación a bibliotecas, que aumenta en 3,5 millones, un 8%. Justo esa cuantía es la que se ingresará a las Comunidades Autónomas para la "mejora de las colecciones de las bibliotecas públicas". Es decir, para comprar títulos nuevos en una renovación detenida por la crisis y reclamada desde entonces por libreros y editores. La Biblioteca Nacional de España sigue recuperando lentamente los fondos perdidos con el crash (este año, un 1% más), pero sus actuales 31,4 millones están a años luz de los casi 53 millones de 2009. Otra maniobra del Gobierno —además de la bajada del IVA de las publicaciones online, que quizás beneficie más a editores de prensa que a literarios— ha sido la de volver a separar la Dirección general del libro de la Dirección general de industrias culturales... aunque por separado no suman más que juntas. 

La aportación a los Archivos crece un 2%, menos del 4,7% concedido en su día por el Gobierno del PP. Si Rajoy aumentó un 75% la dotación de Patrimonio histórico, en gran medida para facilitar la creación de las Colecciones Reales, ahora esta partida desciende un 2%. La Conservación de bienes culturales mantiene su crecimiento en un 6%, como en el ejercicio anterior, alcanzando los 22,5 millones y muy lejos aún de los casi 62 millones de 2009. La partida de Fomento de las industrias culturales aumenta sustancialmente, un 38%, y roza los 20 millones. En ella se recogen ayudas entre las que destaca el impulso de la oferta legal de contenidos online, las subvenciones a la industria del videojuegoo los préstamos a pymes a través de la empresa pública ENISA. 

El Cervantes pondrá en marcha un nuevo centro en Estados Unidos en 2019

El Cervantes pondrá en marcha un nuevo centro en Estados Unidos en 2019

Más sobre este tema
stats