PORTADA DE MAÑANA
Ver
Hospitales concertados, aseguradoras, 'big pharma' y la Iglesia intentan frenar la nueva ley sanitaria

La precariedad laboral hecha novela

Begoña Curiel (El libro durmiente)

El libro durmiente comenzó su andadura como club de lectura en junio de 2003. Su nombre hace referencia a la necesidad de rescatar los valores y principios que duermen en el seno de los libros. El libro durmiente se define como una entidad creada sin fin de lucro. Nuestra acción adquiere la condición de voluntariado cultural. Desde el año 2012, correspondiendo con el período lectivo, impartimos los talleres de escritura creativa en dos niveles: básico y avanzado. Finalmente, la invitación a los autores para presentar sus obras o impartir clases magistrales sobre las técnicas de escritura ha dado lugar a la creación de un foro literario donde confluyen los lectores, libros y escritores, compartiendo ideas e inquietudes en pro de la cultura.

Los sueños asequibles de Josefina Jarama

Manuel Guedán

Alfaguara (2022)

Original y cómica, para "reír por no llorar". Josefina es su todo, el centro literario de operaciones de Manuel Guedán para adentrarse en el mundo laboral donde la currela que aspira a jefa siente a los mandamases como oráculos donde reflejarse. Otra cosa es que no protagonice los happy end que desearía. La novela de Guedán es una obra inteligente.

Le da la vuelta a la tortilla el autor con una explotada al frente de la admiración al superior sea cual sea su calaña. La pobre Josefina vive en su mentira pero tira adelante porque se la cree. Es una proeza del escritor hacer de situaciones surrealistas algo natural a los ojos del personaje, cargadas de humor que a veces sabe agridulce. Hasta llega a ser insufrible la protagonista con esa candidez que esconde ambición.

No tiene pegas la mujer con el sector en el que caiga. Bien sea la industria juguetera (para juguete roto, ella), la noche de la que fue conocida como Ruta del Bakalao o la sucursal bancaria de un pueblo comunista.

La conciencia de clase en un término desconocido para la peculiar pícara a la que los tortazos no la enmiendan. Mantener el tipo con un personaje de estas características es todo un mérito de Manuel Guedán, que explora con ella el universo de los jefes y jefecillos de poca monta hasta rozar lo desolador. Nada nuevo en el horizonte salvo por la soñadora de marras, que para inasequible ya está ella con el desaliento.

Para elevar la ecuación del surrealismo, Manuel Guedán le ha colocado a Josefina ¡una madre revolucionaria! Un choque de trenes que resuelve "haciendo desaparecer" a la progenitora aunque presente estará. Cómo no iba a estarlo...

En la mente de la hija pesa la madre como un lastre, aunque no lo parezca a juzgar por la actitud de la primera a lo largo de su vida laboral intentando, incauta, medrar como “los profesionales” con solidaridad cero hacia el currito porque entre sus sueños estaría contar algún día con un subordinado al menos. Sueños, pero poquitos...

No se pierdan esta historia que dice ya desde su título que va a ser diferente. Una novela que está bien escrita, que da para reflexión aunque el soporte narrativo sea la comicidad que conduce a la risa frecuente. A veces, por lo desesperante de los momentos límite a los que es capaz de llegar Josefina Jarama.

En junio tuvimos la suerte de conocer a Manuel Guedán en la presentación de su libro en Algeciras. Dio pistas de sus intenciones con la historia, fue un placer escucharle y comprobar la seguridad de quien sabe bien lo que quiere y cómo quiere contar las cosas.

Un ave fénix llamada María Casares

Más sobre este tema
stats