Día Mundial del Teatro

El plan "improbable" que el Gobierno tiene para el teatro

El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo.

El Día Mundial del Teatro llega, para los creadores españoles, en unas condiciones muy similares a las que estaban vigentes el pasado año. El 27 de marzo vuelve a pillarles con el IVA al 21%, aunque el Gobierno ha vuelto a prometer que lo bajará al 10%, esta vez con fecha: cuando se aprueben los Presupuestos Generales de 2017. Les ha pillado también con los mismos presupuestos, prorrogados desde el año pasado. El teatro fue entonces beneficiado con una subida del 0,76% hasta los 53,56 millones, por debajo incluso de los 58 que alcanzó en 2013. 

Lo que sí tiene el gremio, compartido con sus compañeros de otras disciplinas, es un Plan de Cultura 2020, presentado en el Congreso con orgullo el jueves pasado por Fernando Benzo, secretario de Cultura desde la marcha de José María Lassalle. El documento propone 150 proyectos, 14 de ellos referidos expresamente al teatro, que van desde la reforma del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) a la realización de un mapa virtual que sitúe los espacios de artes escénicas del país. No hay, sin embargo, fechas concretas, partidas presupuestarias estimadas o una mínima indicación de a qué organismo corresponderá cada iniciativa. 

"No me atrevo a decir que sea imposible, pero sí improbable", dice un portavoz de UGT, uno de los sindicatos mayoritarios en el INAEM. El Instituto es el organismo a través del cual se desarrollan las políticas referidas a los espectáculos en directo, tanto las artes escénicas como a la música. El primer proyecto del plan para el teatro es "adaptar el régimen económico, jurídico y presupuestario del INAEM a la naturaleza de sus actividades". No se especifica cómo debería cambiar el régimen económico y jurídico, ni tampoco cuál sería el presupuesto "a la altura" del organismo. 

"Cantos de sirenas"

"Deja un sabor agridulce", decía Félix Álvarez, portavoz de Cultura de Ciudadanos, que acusaba al Gobierno de haber incluido "algunos cantos de sirenas". Andrés Torres Mora, portavoz del PSOE, señalaba también la ausencia de datos, como Eduardo Maura, de Unidos Podemos, que considera que el plan está "lejos de cumplir" con las expectativas. Para Carles Campuzano, del PDeCAT, la ausencia de cifras y fechas tope quita "todo el valor" al plan, que a su juicio ni merece ese nombre. La propuesta no ha recibido tampoco aplausos de la industria, por los mismos motivos. "Se trata de un plan de actuación, resumido. Pero detrás de cada frase hay documentos y trabajo", se defendió Benzo.

Los sindicatos consideran que "cualquier mejoría" debería pasar por dotar de más recursos al área, cosa que "no tendría mucho sentido esperar" después de haber observado las decisiones del Gobierno conservador desde 2011. Fue el PP el que dio el hachazo al Instituto en los presupuestos de 2013, cuando pasó a recibir 37,7 millones de euros, un 16% menos que el año anterior. Al año siguiente subió de nuevo hasta los 58 millones, pero en los últimos años la tendencia ha ido a la baja. 

Es la misma duda que surge ante la proposición de "fortalecimiento" del programa Platea, creado por el PP para sufragar la contratación de espectáculos por las entidades locales, muy mermadas por la crisis. El problema es que la iniciativa nació en 2013 con seis millones de euros, perdió un millón al año siguiente y desde entonces no pasa de los cinco. "Hace poco hemos visto cómo se congelaba por la 'no disponibilidad' de fondos, aunque ya se ha reanudado con la prórroga de los presupuestos. Esa es la importancia que el Gobierno da a Platea", denuncia UGT.

Nuevos centros sin presupuesto

Por ese mismo motivo sorprendió el anuncio de la creación de La Farmacia, definido como "Centro Nacional de Creación de las Artes Escénicas" dedicado a "generar nuevos espacios de investigación y exhibición de las artes escénicas en un contexto de vanguardia e innovación". Con esto, el Gobierno promete la fundación de un nuevo proyecto de producción y exhibición, aunque no se especifica si con carácter autónomo, como el Centro Dramático Nacional (CDN), o supeditado a otro centro.

El problema es que el propio CDN, núcleo de la creación teatral del Ministerio, tuvo en 2013 la mitad de presupuesto que en 2007, y apenas ha superado desde entonces los cuatro millones. "La creación de un nuevo centro sería una buena noticia, pero no sabemos cómo podrían hacerlo cuando los que ya existen están muy faltos de dinero", se preguntan fuentes del CDN que han pedido mantener el anonimato. Las mismas consideran "ofensivo" que el Gobierno se plantee dedicar una buena porción del presupuesto a La Farmacia cuando "ha desoído" las peticiones de los trabajadores.

Es difícil saber cuánto supondría la fundación del nuevo teatro, pero Las Naves de Matadero, gestionadas por el Ayuntamiento de Madrid con la misma finalidad, tienen un presupuesto anual de 1,2 millones. Sin contar con la adecuación del espacio, cosa de la que sí tendría que ocuparse el Gobierno central. 

El problema de las giras

Otro de los proyectos que genera dudas es el programa "escena en gira", que quiere "proyectar las artes escénicas y musicales en el extranjero, optimizar recursos y aumentar la efectividad de las giras de los centros artísticos del INAEM". La iniciativa toca uno de los puntos candentes con el Instituto, cuyos sindicatos forzaron en diciembre a la dirección a limitar la privatización de las giras. El CDN argumentaba en febrero de 2016 que no disponía "de la dotación técnica y presupuestaria suficiente que le [permitiera] girar con las obras programadas", por lo que cedía parte de la explotación en gira a empresas privadas a cambio de una mínima parte de la taquilla. "Esperamos que este programa no oculte una intención de explotar la privatización", dicen desde UGT. 

Tras una larga negociación, el INAEM se comprometió entonces a asegurar que al menos dos espectáculos del CDN y de la Compañía Nacional de Teatro Clásico giraran por tres ciudades del Estado cada año, y a especificar y publicitar los acuerdos con empresas privadas, cosa que no sucedía. Los sindicatos insisten que la limitación a las giras vienen de los escasos recursos para personal —al externalizar la gira, el INAEM se ahorraba complementos salariales y dietas de sus trabajadores— y que "mientras no se solucione eso, no se resolverá el problema". 

Otros proyectos, como la creación de un mapa de salas o un sistema estadístico para conocer la ocupación de los teatros públicos al minuto, parecen más factibles a las fuentes consultadas, aunque señalan que para eso "también hace falta más dinero". Los programas referidos a la educación, como la prometida "elaboración de un plan de Formación en Artes Escénicas", que quiere "complementar la enseñanza reglada en los niveles técnico y de gestión", es una antigua reivindicación del sector, que se considera discriminado dentro de la enseñanza pública. Pero necesitaría el apoyo de Educación, en un momento de gran convulsión en torno a la aplicación de la LOMCE. 

Por ahora, el punto que más interesa del plan es todavía la bajada del IVA cultural, que todos los sectores de la cultura reclaman desde su aumento al 21% en 2012. Esta promesa no incluye al cine ni a la música grabada, a los que el Gobierno ha dejado fuera de la reducción. La Federación Estatal de Asociaciones de Empresa y Danza ha considerado "injusta" esta diferenciación porque también "son cultura". Fernando Benzo volvió a insistir en el Congreso que el IVA cultural "no existe", refiriéndose a que los libros, por ejemplo, siguen tributando al 4%. El sector no parece estar de acuerdo. 

 

Isabelle Huppert: "El teatro siempre renace de sus cenizas"

Isabelle Huppert: "El teatro siempre renace de sus cenizas"

Más sobre este tema
stats