Cine español

Querejeta, el descubridor de talentos del cine español

Querejeta, el descubridor de talentos del cine español

Resulta un tópico afirmar que la historia del cine español no podría escribirse sin el nombre de Elías Querejeta. Pero en este caso el tópico se convierte en una verdad como una catedral porque la figura del productor guipuzcoano (Hernani, 1934-Madrid, 2013) está detrás de las carreras de directores como Antxon Eceiza, Carlos Saura, Víctor Erice, Fernando León de Aranoa, Emilio Martínez Lázaro, Montxo Armendáriz, Jaime Chávarri, Ricardo Franco o Gracia Querejeta. En una palabra, algunos de los realizadores más interesantes, admirados y reconocidos de las últimas décadas.

Con el título de Elías, vida mía: fotografías de una vida de cine, (que parafrasea el título de Elisa, vida mía, un filme dirigido por Saura),Elías, vida mía: fotografías de una vida de cineElisa, vida mía el museo donostiarra de San Telmo acoge, hasta el 8 de noviembre próximo, una muestra de la trayectoria de Elías Querejeta, tanto en su faceta artística como en su esfera privada. El fotógrafo Pedro Usabiaga, comisario de la exposición, no tiene dudas al destacar “el gusto y el talento de Querejeta para descubrir talentos del cine español”. “Tuvo mucho olfato”, añade Usabiaga, “para apostar por artistas de valía y, al mismo tiempo, fue un mecenas que mantuvo esos apoyos a lo largo de los años y de las carreras de sus directores, sus actores y sus técnicos”. A juicio del comisario y de la realizadora Gracia Querejeta, hija del productor, Elías fue un productor de cine a la americana que se implicaba en todo el proceso desde la escritura del guión hasta el rodaje y la promoción de las películas.

Querejeta, que fue jugador de fútbol de la Real Sociedad en sus años juveniles, se decantó pronto por el cine. De este modo comenzó a producir en los años sesenta y setenta, en la última etapa del franquismo, unas películas entonces llamadas de autor que rompían la monotonía, el conformismo y el provincianismo de una cinematografía marcada por la censura y por el adoctrinamiento de la dictadura. Así, de la factoría Querejeta surgieron filmes que lograron tal reconocimiento de premios en los grandes festivales que el franquismo no pudo prohibir algunas de aquellas películas que bordearon con calidad y valentía los límites de la época. Así se rodaron obras como El espíritu de la colmena, de Víctor Erice; Cría cuervos, de Carlos Saura; o La familia de Pascual Duarte, de Ricardo Franco. Pero el olfato de Querejeta no se agotó y siguió descubriendo, ya en democracia, a cineastas como Montxo Armendáriz (Tasio) o Fernando León (Familia) que más tarde han demostrado que las cualidades que vio el productor se confirmaron en unas filmografías amplias y relevantes.

Elías Querejeta (a la izquierda) y Montxo Armendáriz en los años 80. ARCHIVO FAMILIAR

“Elías fue por encima de todo un luchador”, señala el comisario de la exposición que no encuentra hoy herederos de la escuela de Querejeta. “Han cambiado las formas de rodar, las costumbres para ver el cine y los hábitos de los aficionados. Ahora bien, hay que decir alto y claro que Elías consiguió ver premiadas algunas de sus películas en los festivales más importantes del mundo como Cannes o Berlín. Podemos comparar con el cine español actual que se ve incapaz de colocar filmes en las secciones oficiales de esos certámenes”. Desde su profundo conocimiento del mundo cinematográfico, Usabiaga lamenta que el cine de autor que defendió Querejeta haya desaparecido o se haya diluido. “No veo hoy productores que rueden cronológicamente una historia o que concedan tiempo suficiente para los rodajes. Ahora se rueda cine con el mismo ritmo frenético que si fuera televisión”, agrega el fotógrafo.

Con el apoyo del Festival de Cine de San Sebastián, que celebrará su 63ª edición del 18 al 26 de septiembre, la exposición sobre Querejeta reúne 80 cuadros y más de un centenar de fotografías con un afán muy didáctico que pueda enganchar tanto a los aficionados veteranos como a las nuevas generaciones. “Se trata de un montaje”, explica Usabiaga, “que cuenta con un lado más culto para cinéfilos y otro aspecto más popular para un público sencillamente aficionado al cine. “Querejeta”, resume el comisario, “fue un referente durante décadas para los espectadores y un sinónimo de buen cine. Pero la gente más joven conoce mucho menos la aportación de Elías y sus realizadores a la historia con mayúsculas del cine español”.

75 años de ‘El gran dictador’: 10 curiosidades del clásico de Chaplin

Más sobre este tema
stats