REFORMA LABORAL

La asombrosa ‘fórmula Guindos’ para justificar la reforma laboral

Guindos usó una fórmula simple con una sola variable para calcular los despidos que evitó la reforma laboral

El Ministerio de Economía calcula que la reforma laboral ha evitado el despido de 225.800 trabajadores. Es la cifra que la titular de Empleo, Fátima Báñez, esgrime para avalar el éxito del primer año de aplicación de la Ley 3/2012. Y resulta de aplicar una fórmula econométrica que, según los expertos consultados, es un modelo tan “simple” y “discrecional” que no convencería “ni a un alumno de primer curso de Economía”.

La fórmula aparece en el informe de evaluación de la reforma laboral que Báñez presentó en el Congreso el pasado jueves y ahora está en manos de la OCDE para su supervisión. Se trata de un modelo que hace depender el empleo de una única variable: el PIB. Los técnicos de Luis de Guindos utilizan los datos de la serie histórica desde 1980 hasta la aprobación de la reforma, en el primer trimestre de 2012, y simulan qué habría pasado desde entonces hasta el primer trimestre de 2013 si todo hubiera continuado igual que en esos años anteriores. “No se tienen en cuenta los efectos de la recesión, que se intensificó en el primer trimestre de 2012, en otras variables como la productividad; ni el cambio de política económica, que supuso un brutal ajuste fiscal y recortes en el gasto público, además de subidas del IRPF y el IVA; ni la fuerte restricción del crédito”, explica José Ignacio Pérez Infante, de Economistas frente a la Crisis.

Es decir, los técnicos de Luis de Guindos proceden “como si [después de aprobada la reforma] los salarios hubieran crecido igual que en esos años, como si no hubiera habido ajustes, como si la política económica hubiera sido la misma, como si la banca hubiera seguido dando créditos igual que antes, etcétera”. Como si todas esas magnitudes hubieran permanecido constantes y la única variable fuera el PIB. Obviamente, no ha ocurrido así.

A Juan José Dolado, de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), la fórmula le causa “bochorno”. Echa en falta que excluya los costes salariales, que tienen una influencia notable en el empleo. Con la reforma laboral, explica, han bajado los salarios, lo que hace disminuir los despidos, y han caído los costes del despido, lo que los aumenta. “Y yo creo que ha tenido más efecto en las cifras del paro la reducción de los costes del despido”, apunta. Además, critica que no se haya tenido en cuenta la doble causalidad: no sólo el PIB influye en el empleo, sino que también el empleo afecta al PIB.

No tiene en cuenta el empleo público

El modelo de Economía excluye expresamente el empleo público, pese a que el propio informe reconoce que éste “afecta intensamente a la evolución de la economía española”. Es más, el informe asegura que “distorsiona intensamente el análisis de datos agregados de evolución de la ocupación total y el desempleo”. Incluso desoye su propia recomendación de cinco páginas más adelante cuando dice que la destrucción de empleo público –258.300 puestos de trabajo en los cuatro trimestres posteriores a la aprobación de la reforma– “debe ser tenida en cuenta a la hora de realizar cualquier análisis del impacto de la reforma laboral”.

Tampoco debe olvidarse que la Ley 3/2012 prohíbe expresamente a las administraciones públicas recurrir a las medidas de flexibilidad interna –suspensión de contrato y reducción de jornada– que la ministra elogia como alternativa al despido en las empresas privadas. Y las aboca, por tanto, al despido como única medida de ajuste de plantilla. Pérez Infante desaprueba la exclusión del empleo público; Dolado, en cambio, la considera correcta.

Aunque no es ésta la última ocasión en que la simulación contradice los argumentos del resto del informe. El documento cita una serie de “condicionantes” que deben tenerse en cuenta a la hora de leer sus resultados: la recesión, la contracción del crédito al sector privado y el proceso de consolidación fiscal. Precisamente las variables que ha obviado a la hora de elaborar su contrafactual: un acontecimiento o situación que no ha ocurrido, pero que pudiera haberlo hecho. Para los grupos parlamentarios de la oposición, los 225.800 despidos salvados por al reforma entran en el terreno de la "ucronía": una utopía aplicada a la historia, un relato de ciencia ficción en el que se dan por supuestos acontecimientos que no han sucedidoؘ, según la Real Academia.

Inercia sin productividad

Pérez Infante critica también el modelo de Guindos porque supone que la reforma laboral ha sido “neutra”. “No incluye”, coincide con Juan José Dolado, “ni el abaratamiento del despido que ha ocasionado y que ha aumentado el número de despidos, ni la devaluación salarial, también causada por la reforma y que reduce el consumo interno, lo que, a su vez, recorta el empleo”.

A su juicio, además, la fórmula adolece de un exceso de “inercia” respecto de lo sucedido en los cuatrimestres inmediatamente anteriores a la entrada en vigor de la reforma, cuando la recesión se desaceleró y también la destrucción de empleo. Por si fuera poco, todos los años desde 1980 “pesan” igual en el modelo “cuando, en realidad, en unos hubo expansión y en otros recesión”.

En esos periodos, añade Pérez Infante, la productividad por ocupado no se comporta igual. “La ecuación que relaciona la previsión de la variación del empleo con la variación del PIB no incluye expresamente la productividad por ocupado; es decir, supone que esa productividad es constante, y eso no es correcto”. En España, además es anticíclica: aumenta en las fases de recesión porque se destruye mucho empleo, y disminuye en las de expansión. Según este economista, el modelo “subvalora el descenso del empleo previsto para el periodo posterior a la reforma laboral” porque la productividad por ocupado ha crecido más entonces que desde 1980 hasta 2011”.

Otras simulaciones

El uso de estas simulaciones es un trabajo habitual entre los economistas. “Pero hay que tomar todo tipo de cautelas”, advierte Juan José Dolado, quien no las aprecia en el modelo del Ministerio de Economía. El experto de Fedea firmó en 2010 una simulación para el Centro de Estudios Monetarios y Financieros con otros tres economistas, donde se concluía que si España hubiera tenido los menores costes de despido de Francia, el paro habría crecido un 45% menos durante la recesión de 2009.

También el servicio de Estudios del BBVA hizo dos “experimentos contrafactuales”servicio de Estudios del BBVA en mayo. Pero lo trabajaron un poco más que el Ministerio de Economía el suyo. Utilizan cinco páginas y un anexo de cuatro páginas más –Economía lo reduce a un folio y dos más en un anexo–  para asegurar que, sin reforma laboral ni acuerdo de moderación salarial entre patronal y sindicatos, en 2012 se habrían destruido 60.000 empleos más de los 800.000 que desaparecieron. A medio plazo, aventuraban, las rebajas salariales evitarían hasta 300.000 despidos. Y si los sueldos hubieran bajado ya en 2008, el número de puestos de trabajo salvados habría sido de un millón.

Báñez presume del éxito de una reforma laboral que la oposición ve “campeona de la precariedad”

Báñez presume del éxito de una reforma laboral que la oposición ve “campeona de la precariedad”

Más sobre este tema
stats