La factura de la luz

Competencia sale al paso de Industria por alterar la realidad del precio de la luz

La CNMC multa a Cepsa con 2,5 millones por infracción muy grave

Mientras el ministro de Industria, José Manuel Soria, insiste en que el recibo de la luz no para de bajar gracias a sus políticas (3% en 2013 y 4,5% en 2014), organismos más alejados de la política diaria como el Instituto Nacional de Estadística (INE) o la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) desmienten las cifras. El INE estimó que el recibo de la luz subió el pasado año un 4,4%.

La torsión de los datos por parte Industria ha obligado a dar la cara al presidente de la CNMC, José María Marín. En un acto celebrado en el IESE, Marín salió al paso de la versión de Industria y puntualizó varias cuestiones: España tiene precios de la luz caros, entre los más altos de Europa; sufre una elevada concentración de empresas en el mercado doméstico de electricidad y el sector padece de falta de estabilidad financiera.

Nadie, excepto quizá Industria, ignora que la luz sube y que si no se toman medidas a corto plazo, la factura seguirá haciéndolo. En palabras del presidente de la CNMC, el sector eléctrico registra una escasa satisfacción de los usuarios, gran número de reclamacionesreclamacionesy una la elevada litigiosidad.

Protestas

El encarecimiento de las facturas de electricidad y gas, mientras aumentan las protestas por la extensión de la "pobreza energética", es un hecho. El miércoles, los precios mayoristas de la energía –que adelantan la tendencia que seguirá el recibo– se situaban en 65,34 euros MGW. En lo que va de mes, los precios han subido un 15% respecto de febrero pasado. En enero fue un 18%.

La escalada no es nueva, pero choca con los datos que ofrece el Ministerio de Industria, según destacan las organizaciones de consumidores. Según los estudios de Facua, la luz ha subido un 72,3% en sólo diez años, de forma que el usuario medio paga hoy 382,80 euros más al año que en 2004.

Industria lo niega y justifica la discrepancia con los datos del INE en las diferencias de metodología empleada. Para expertos como Jorge Morales de Labra (Plataforma por un Nuevo Modelo Energñetico) o Javier García Breva, ex director del IDAE y ex diputado, Industria retuerce los datos para "vender" caídas de precios donde hay subidas.

Familia con dos hijos

Industria toma como base de sus estudios a una familia con dos hijos y con una potencia contratada muy baja (3,3 kW) –el tipo más frecuente en España según el departamento– mientras que el INE incluye otros grupos en la estadística global como viviendas vacías o segundas residencias. Pero el cocinado de las cifras por Industria no frena la avalancha de datos que muestran cómo la luz se ha convertido en un problema para millones de familias. En páginas especializadas se suceden los cálculos que muestran la evolución de precios, con subidas entre 2007 y 2014 que son el cuádruple del IPC o del crecimiento de los salarios.

En la sesión de control de este miércoles al Gobierno del Congreso, Soria esgrimió una vez más que todas las medidas que ha adoptado en el sector energético han tenido como finalidad tres objetivos: una mayor seguridad en el sistema energético; una disminución y anulación del déficit eléctrico y gasista; y tener una sostenibilidad ambiental, económica y financiera.

Otra realidad

Poco o nada de eso se ha conseguido. García Breva destaca, por el contrario, otra realidad. "La combinación suicida de una gran sobrecapacidad eléctrica con un descenso de la demanda no se ha cuestionado en la reforma energética", explica, "sino que se ha realimentado con más sobrecapacidad gasistasobrecapacidad gasista e incentivos al consumo a través de aumentar los obstáculos al ahorro de energía, al autoconsumo y las fuentes renovables que entran a coste cero en el sistema".

El debate sobre la salud del sistema y sobre los precios está rodeado de confusión. Los usuarios, según reconoce Competencia, son los más perjudicados. En su informe sobre precios, la CNMC asegura haber detectado que "en muchos casos, la contratación de las ofertas de suministro de gas y electricidad se realiza sin que el consumidor comprenda todos los términos y condiciones de la oferta. Así en ocasiones, contrata un servicio que no se adecúa a sus necesidades o, en algunos casos, más caro del que ya tiene contratado".

Lectura del consumo

No son sólo consumidores domésticos. La confusión también afecta a las empresas, inquietas por los cambios en la forma de leer el consumo y facturarlo. El nuevo recibo, con facturación por horas y que debería estar listo en primavera, puede conllevar errores y, según temen, aumentar el deterioro de su imagen entre los consumidores.

Para acabar de complicar el panorama, el Tribunal de Justicia de la UE ha dictado una sentencia el pasado 23 de octubre en la que advierte de que los usuarios de luz y gas deben ser informados de las subidas tarifarias antes de que entren en vigor, algo que no ocurre en España. En el caso de la electricidad, con el modelo anterior, la tarifa de último recurso (TUR), los precios se publicaban en el Boletín Oficial del Estado (BOE), algo que ha dejado de hacerse con el PVPC.

Los cortes de luz por impago afectaron a más de un millón de familias en 2013, según Facua

Los cortes de luz por impago afectaron a más de un millón de familias en 2013, según Facua

Más sobre este tema
stats