PORTADA DE MAÑANA
Ver
El tope del gas y el escudo energético sitúan a España con el IPC más bajo de Europa

Movimientos en las grandes empresas

El empresario mexicano Carlos Slim impone su ley en FCC

Esther Koplowitz cierra el acuerdo que convierte a Carlos Slim en socio de referencia de FCC

El empresario mexicano Carlos Slim, aliado de CaixaBank, amigo del expresidente socialista Felipe González y una de las mayores fortunas del mundo, ha impuesto su ley en FCC, el grupo de infraestructuras y servicios que controlaba hasta ahora como primer accionista de la compañía Esther Koplowitz y Romero de Juseu. Slim, que será el accionista mayoritario, con más del 25% de las acciones, ha llegado un acuerdo con Koplowitz para invertir 650 millones que salvarán la delicada situación financiera de la empresaria (debe 1.100 millones a BBVA y Bankia) y permitirá a FCC ampliar capital.

Koplowitz deja de ser el accionista de referencia. La inversión de 650 millones de Slim le va a convertir en el primer accionista del grupo con el 25,63% de las acciones, por encima del 23,9% que la familia Koplowitz controlará a través de la sociedad patrimonial B1998. Esther Alcocer –hija de Esther Koplowitz– seguirá presidiendo el grupo.

El cambio de ciclo, algo a lo que se resistía la familia Koplowitz, se va a notar rápidamente. Koplowitz controlaba ocho de los 17 consejeros dominicales del grupo. Tras el acuerdo, Slim nombrará cuatro consejeros, Koplowitz otros cuatro y tres serán elegidos por una compañía cazatalentos como independientos.

Profesionalización

Es un cambio importante en el gobierno corporativo del grupo y "un paso fundamental hacia la profesionalización", según destacan fuentes de la dirección de FCC. Acaba una época en la que fue posible que un consejero independiente –caso del marqués de Castrillón Gonzalo Anes– se mantuviera en el cargo durante dos décadas.marqués de Castrillón

Slim ha sustituido al financiero George Soros como tabla de salvación de un grupo al borde la quiebra. El mexicano, buen conocedor de las oportunidades que brinda una España en crisis, ha alcanzado un acuerdo para comprar a la sociedad patrimonial de Koplowitz, los derechos de suscripción de acciones de la sociedad B1998.

A través de esta sociedad, Koplowitz controlaba el 50,1% de FCC. Al vender los derechos de B1998 en la ampliación de capital de FCC, la participación de Koplowitz se diluye. Con dinero por delante, Slim permite que Esther Koplowitz refinancie la deuda de 1.100 millones contraída por B1998 con BBVA y Bankia; desbloquea la ampliación de capital de 1.000 millones aprobada por FCC, fundamental para sostener el grupo y, de paso, estrecha más si cabe la relación con la CaixaBank de Isidro Fainé. Caixa participa en un 5% en la sociedad B1998 de Koplowitz, lo que supone el control de un paquete del 2,5% de las acciones que, en un futuro próximo, puede acabar también en manos del empresario mexicano.

Cinco años de permanencia

El acuerdo, con un horizonte mínimo de permanencia de cinco años para Slim, despeja el horizonte a corto plazo para Esther Koplowitz. La empresaria podrá pagar a BBVA y Bankia los intereses de los préstamos contraídos con B1998. Pero a medio plazo, el horizonte es más sombrío. FCC no está en condiciones de ganar lo suficiente como para repartir dividendos, lo que facilitaría a Koplowitz amortizar el principal de la deuda que mantiene con los bancos.

El cambio, que fuentes del grupo califican de "accionarial y radical en lo que se refiere al gobierno corporativo", abre nuevas expectativas para FCC (788 millones de pérdidas en el tercer trimestre y fondos propios negativos). "México es una prioridad", explican en la dirección de FCC, y Slim equivale a abrir nuevas oportunidades de negocio.

Para filiales de FCC, como la cementera Portland Valderrivas, que soporta también un problema de deuda importante, la entrada de Slim supone aire frresco. Puede ser la tabla de salvación. FCC concedió un crédito de supervivencia hace unos meses a Portland. Con ese apoyo (20 millones de euros), Portland ha logrado un año de vida –hasta julio de 2015–, cuando debe cerrar la refinanciación de un pasivo que ronda los 1.000 millones de euros.

Bill Gates, desplazado

Con la entrada de Slim, otro multimillonario bien conocido, Bill Gates, pasa a ocupar la tercera plaza por participación en FCC. Gates adquirió hace un año un 6% del capital social de FCC por un importe de 113,54 millones de euros.un 6% del capital social

El cofundador de Microsoft y una de las principales fortunas del mundo entró en FCC a través de sociedades y fondos de su propiedad. Lo hizomientras la compañía española abordaba un plan estratégico para reducir su endeudamiento y volver a beneficios.

En concreto, el empresario estadounidense compró al grupo la práctica totalidad de las acciones propias que tenía en autocartera, un paquete de 7,63 millones de títulos, representativos del 6% de su capital, según informó FCC a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).La operación se cerró a 14,865 euros por acción, muy lejos del precio que ha pagado Slim (9,75 euros por título), con un decuento sobre la cotización del 36%.

Esther Koplowitz cierra el acuerdo que convierte a Carlos Slim en socio de referencia de FCC

Esther Koplowitz cierra el acuerdo que convierte a Carlos Slim en socio de referencia de FCC

Más sobre este tema
stats